Chelsea-Eintracht Frankfurt: el último esfuerzo

Chelsea fans reacts as Eden Hazard of Chelsea takes a corner kick during the Premier League match at Stamford Bridge, London
Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919
05/05/2019

El Eintracht visita Stamford Bridge justo de fuerzas. Jovic al margen, a sus individualidades más destacadas les comienza a pesar la carga de minutos acumulada durante la temporada (Gacinovic, Rode, Rebic, Kostic o Haller). No se trata de un agotamiento puramente físico, que también, pues los alemanes vacían su tanque de gasolina en cada choque y el curso se les está haciendo demasiado largo en ese sentido, sino también psicológico. La gran revelación de la Europa League ha perdido brillantez: sus futbolistas deciden más tarde y peor, al equipo le cuesta mantener la regularidad dentro de los propios partidos y tanto el juego como los resultados han terminado por resentirse en el momento crítico. Cuartos en la Bundesliga, los hombres de Hütter han viajado a Londres tras sufrir un duro varapalo en forma de goleada: 6-1 ante el Bayer Leverkusen. Más allá de lo abultado del tropiezo, la derrota obliga al Eintracht a vencer sus dos próximos partidos si quiere depender de sí mismo para mantener su ‘plaza Champions’ tras acumular cuatro encuentros consecutivos sin conocer la victoria (dos puntos de doce posibles). Mainz 05 y Bayern, quien sabe si este último jugándose el título o ya con el trofeo de campeón entre sus brazos, se cruzarán a corto plazo en el horizonte del más balcánico de todos los equipos punteros del fútbol germano. Entre medias, la plantilla se obliga a hacer un último esfuerzo: tratar de apear del camino a Bakú a un Chelsea poderoso cuando escucha el himno de la Europa League. Los blues acumulan 16 partidos seguidos sin perder en la segunda competición continental, y esta vez podrán manejar un marcador favorable (1-1) gracias al valor doble del tanto anotado por Pedro en el Commerzbank-Arena.

El cuerpo técnico alemán espera poder recuperar a Haller, baja por molestias abdominales en la ida del cruce, y contar también con los servicios del ‘tocado’ Rode. Asimismo, el regreso del croata Rebic tras cumplir un partido de sanción se antoja determinante para aumentar la capacidad de sorpresa al espacio del Eintracht. Por lo demás, no se esperan novedades significativas respecto al once inicial alineado hace siete días. El único matiz puede llegar en la composición de la delantera. En Frankfurt, Hütter fortaleció el centro del campo, ubicando a Hasebe por detrás de sus dos interiores, Rode y Gelson Fernandes; en parte porque tampoco contaba con excesivos recursos en ataque más allá del portugués Paciencia, correcto en el rol de revulsivo. Si la intención es mantener el plan, porque el marcador no invita a otra cosa, dos son las opciones: o bien prescindir de Gacinovic y fiarlo todo a las incursiones ofensivas de Kostic y Da Costa para nutrir de balones a Jovic y Rebic, o bien retrasar unos metros a Gacinovic, lo que implicaría debilitar el centro del campo desde una óptica puramente defensiva. Esto último se antoja arriesgado por el escenario y las características del rival, pero nada ha sido descartado de antemano según lo apuntado por la prensa más próxima al club.

Pedro of Chelsea during the Premier League match at Stamford Bridge, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 05/05/2019
Pedro, en el último partido de la Premier 2018/19 en el Bridge (Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd).

Enfrente, el Chelsea disfruta de días de paz tras asegurar su presencia en la próxima edición de la Liga de Campeones a través de la Premier League. La irregularidad del Manchester United y el Arsenal en la recta final del curso ha permitido a los blues certificar matemáticamente su clasificación para la disputa de la máxima competición continental a falta de una única jornada para bajar el telón de la campaña, todo un alivio para un Sarri al que ya se le pregunta en sala de prensa por los planes del club de cara a la temporada 2019/20, la capacidad de la entidad para gestionar –si no prospera el recurso presentado– la prohibición de fichar jugadores impuesta por la FIFA hasta finales de enero de 2020 por infracciones relacionadas con el traspaso y la inscripción de 29 futbolistas menores de 18 años o la más que previsible salida de Hazard, el futbolista más talentoso de cuantos dirige el técnico italiano. El extremo belga se acerca al Real Madrid. Sin embargo, antes de finiquitar el año futbolístico y ponerse a pensar en los objetivos del siguiente, el conjunto londinense dispone de una oportunidad fabulosa para plantarse en Bakú, sede de la gran final. Solo este Eintracht rebelde se interpone en el camino de un equipo capaz de ir avanzando rondas mientras regulaba al máximo sus esfuerzos. Manejando los tiempos y las cargas de sus principales estrellas, el Chelsea ha presumido de fondo de armario para abrirse paso en una competición secundaria a tenor de cómo la han enfocado desde el primer día.

Lesionado en los primeros minutos del choque ante el Watford disputado el pasado domingo, Kanté se perderá la visita del Eintracht al Bridge. El pulmón del Chelsea en la medular dejará su plaza a un futbolista de corte más ofensivo, ya sea Kovacic o Barkley. Su baja es un golpe importante para Sarri, pues la energía del centrocampista galo y su extraordinario trabajo en labores defensivas mermarán la sala de máquinas del principal favorito al título continental. La ausencia de Kanté obligará a Loftus-Cheek a dar otro paso al frente. El inglés ha sido uno de los futbolistas destacados por su entrenador en las horas previas a la resolución de la eliminatoria. El míster napolitano ha elogiado la progresión del espigado centrocampista londinense, así como el crecimiento de jugadores como el lesionado Hudson-Odoi o el propio Barkley en una temporada convulsa en muchos tramos de la misma por la incapacidad blue de aguantar el tiránico ritmo de puntuación impuesto por el Manchester City y el Liverpool en su competición doméstica. Ahora, el panorama se aclara para el Chelsea: a solo unos metros de batirse por la gloria europea en Azerbaiyán, con Hazard en perfectas condiciones físicas, el campeón de la Europa League 2012/13 no quiere despistes ni sorpresas.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Chelsea-Eintracht Frankfurt, jueves 9 a las 21:00h

Chelsea vs Eintracht - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

5 comments

Siempre incide Axel -algo con lo que estoy de acuerdo- que la continuidad de entrenadores (y, en general, proyectos) se debe evaluar sobre una base de sensaciones y no de resultados.

Lo digo porque en el caso del Chelsea se puede dar que los objetivos “numericos” se cumplan con creces: clasificacion para la Champions League via Liga (seria injusto exigirles mas a Sarri) y Europa League (esto ya se vera). Pero aun asi, yo creo que la continuidad de Sarri hay que debatirla con calma, porque esas sensaciones son preocupantes.

En primer lugar, porque es evidente que Sarri no ha conseguido implantar su estilo en el Chelsea. Ese es el principal “debe” de Sarri en esta primera temporada. El Chelsea va consiguiendo resultados aceptables, pero lo que vemos sobre el cesped esta muy lejos esta muy lejos de lo que le gusta a Sarri. Algo que se personifica en la figura de Jorginho.

Claro que, se podria argumentar, que “estas cosas llevan tiempo”. Que el futbol italiano es diferente al ingles, y que los procesos de adaptacion requieren a veces incluso de mas de una temporada. Hay claros ejemplos: Klopp y Guardiola, sin ir mas lejos, han construido unos equipos de futbol realmente fabulosos, y a los dos les ha llevado bastante tiempo. Los dos “fracasaron” (usando este termino que tanto gusta en el mundo del futbol del siglo XXI) en su primera temporada. Pero es que hay una diferencia importante: los dos han tenido la posibilidad, y por supuesto el dinero, de ir a por las piezas que necesitaban en el mercado. Y esos jugadores han sido fundamentales en la mejora de sus equipos (Allison, Van Dijk, y Salah, por ejemplo en el Liverpool). Sarri, por la sancion, no podra sumar a nadie. Y no solo eso, sino que casi con total seguridad perdera a su elemento diferencial en ataque. Y parece dificil que asi consiga implantar su futbol.

El segundo “debe” es que no ha sabido potenciar sus piezas individuales. Que jugador del Chelsea es mejor ahora que hace doce meses? De los once titulares, solo se me ocurre uno que ha evolucionado bajo el mando del italiano (y tampoco ha sido un caso espectacular): Antonio Rudiger. Es un bagaje pobre. Incluso hay jugadores que, con Sarri, han rendido bastante por debajo de su potencial o de lo que se esperaba de ellos: Kante, Kovacic, Alonso, Willian. Si marcha Hazard, Kante es el unico jugador de clase mundial que quedaria en el Chelsea, y los Blues no se pueden permitir un esquema que minimize sus virtudes.

Asi que, all in all, cuesta encontrar motivos razonables para pensar que el Chelsea pueda alcanzar cotas elevadas en las proximas temporadas con Sarri en el banquillo. La verdad es que tambien cuesta imaginar a un Chelsea grande con otro entrenador, porque la situacion es futbolisticamente algo delicada (una plantilla con debilidades importantes sin Hazard y sin fichajes). Pero creo que en el nuevo contexto otro tipo de entrenador encajaria mejor que Sarri.

PS. Disculpas por no utilizar acentos, es un teclado ingles.

En la primera “media temporada” de Klopp en el Liverpool llego a una final de Europa League con un equipo que estaba muerto cuando llego y al que metió en Champions, en la segunda llego a otra final, de Champions League, esta vez. Impacto inmediato se queda corto para definir lo de Klopp en Liverpool.

La mala suerte de Klopp es que jugase la final contra el Madrid y el Sevilla, que tienen por costumbre ganar la mayoría de las que juegan. Una suerte de fracaso curiosa.

Estoy en bastante desacuerdo.

Klopp llega a un equipo que tenia 13 puntos en 8 partidos de Premier League, y consigue 47 puntos en 30 partidos. La media es practicamente la misma. Y, despues de haber sido el manager durante el 80% de la temporada, el equipo acaba 8o. Si, es cierto, mete al equipo en la final de la Europa League, pero con todos los repetos -y lo digo hoy, que mi equipo juega unas semifinales de esta competicion- la Europa League es una competicion menor (para un equipo de la talla del Liverpool). Para un manager sin la trayectoria de Klopp, muy probablemente hubiese sido insuficiente para continuar en el cargo. Se me ocurren varios ejemplos. Sin ir mas lejos, Benitez en el Chelsea,

Hoy en dia el Liverpool tiene 94 puntos en 37 jornadas de Premier League, y se ha clasificado para la final de la Champions League tras haberse enfrentado al PSG, al Napoles, al Bayern, al Oporto, y al Barcelona. Me parece que la evolucion del Liverpool desde la llegada de Klopp hasta ahora ha sido enorme, y ha sido progresiva. Cada temporada de Klopp, el equipo ha mejorado significativamente con respecto a la anterior.

Del equipo de esas primera temporada al de hoy hay un mundo.

Responder a theblues Cancelar respuesta

*