Cuatro alicientes de la ida de semifinales de Europa League y Conference

London Stadium (West Ham). Foto: daniel0685 bajo licencia Creative Commons 2.0.

Semifinal entre dos equipos con aspectos en común

West Ham United – Eintracht Frankfurt (jueves, 21:00)

A West Ham United y Eintracht de Frankfurt sólo les quedan dos partidos para alcanzar una final europea y tres para obtener un título continental que tiene doble premio, toda vez que ganarlo te da un billete para la UEFA Champions League 2022-23. Por ello, y sabiendo que son las primeras semifinales europeas para el West Ham desde la Recopa de 1976 y que Die Adler pueden clasificarse para su primera final continental desde 1980, será importante ver hasta qué punto son capaces ambos equipos de ser ellos mismos y de no verse intimidados por la gran responsabilidad que comporta disputar un partido así. Además, hay otros argumentos que nos hacen plantearnos hasta qué punto podrán ser ambos equipos fieles a su plan habitual. En el caso del West Ham, las bajas en defensa condicionan el planteamiento de Moyes, teniendo la posibilidad de perder un hombre arriba con tal de reforzar un poco más la retaguardia. Tal y como ya sucedió el pasado fin de semana en Stamford Bridge, donde los hammers estuvieron a escasos minutos de sacar un 0-0, podría ser que esta noche los londinenses vuelvan a disponerse con un 3-4-2-1 en que dos laterales de origen, como Ben Johnson y Aaron Cresswell, se vean obligados a actuar como centrales exteriores, flanqueando a un Craig Dawson que es el único zaguero central que se mantiene sano. Ahora mismo, Issa Diop acaba de caer lesionado, Angelo Ogbonna está en los compases finales de la recuperación de la rotura de ligamento cruzado sufrida en noviembre y Kurt Zouma continúa en el dique seco a pesar de que Moyes ha revelado que está cerca de volver de su lesión de tobillo. En el ataque, las opciones son diversas para Moyes, aunque Antonio y Bowen son fijos, así que dando por hecho que salga con tres centrales, dos carrileros y doble pivote, habrá que ver si decide incluir a un centrocampista más como Manuel Lanzini o si Pablo Fornals, con tendencia a partir desde el perfil izquierdo, podría formar una línea de dos mediapuntas junto a Bowen para partir por detrás de Antonio. En el caso del Eintracht, las ausencias de Jakić y N’Dicka obligarán a Oliver Glasner a mover ficha, pareciendo claro que Rode sustituirá al croata y que Hasebe entrará en el lugar del central francés. La buena noticia es que regresa Djibril Sow, pieza muy importante en el medio campo por su capacidad para presionar y para abarcar terreno. Decía David Moyes en la previa de este encuentro que el West Ham y el Eintracht son parecidos, y lo cierto es que podríamos ver a ambos equipos con un esquema prácticamente igual. La eliminatoria, eso sí, puede tener un punto de dificultad añadida para el Eintracht si la comparamos con los cuartos ante el Barça, y es que su presión puede ser algo menos efectiva ante un equipo como el West Ham, que no tiene ni en la posesión ni en la salida de balón desde atrás dos de sus principales rasgos como equipo. Ambos son también dos equipos muy potentes al contragolpe y a balón parado, y en el caso del West Ham deberá tener especial cuidado con la cobertura de la frontal del área, debido a que el Eintracht es verdaderamente especialista en marcar goles en las segundas jugadas que se originan de las acciones de estrategia. En cuanto a la comparación de amenaza exterior, la sensación es que los de Glasner (que están invictos en el torneo con cinco victorias y cinco empates) son superiores para el partido de hoy, debido a que cuentan con sus dos primeras espadas: Knauff y Kostić, situación que difiere con la del West Ham, que quizá deberá “sacrificar” a sus carrileros ubicándolos como centrales exteriores. Es un duelo entre dos equipos clásicos de sus respectivos países, dos clubes que tienen en común la pasión con la que afrontan esta Europa League debido a las décadas de travesía por el desierto que han sufrido y que ya se vieron las caras en una semifinal europea hace 46 años: en esa Recopa de 1976, salió vencedor el West Ham, que luego sucumbiría en la final ante el Anderlecht. Conociendo la invasión que protagonizaron los hinchas del Eintracht en el Camp Nou en la anterior ronda, el West Ham se blindó anunciando que daría de baja a aquellos abonados que revendieran sus carnés a los aficionados del Eintracht, así que el London Stadium debería ser una caldera en favor del West Ham, que únicamente ha dado al club alemán algo más de 3.000 entradas, correspondientes al 5% de la capacidad del estadio al que obliga la UEFA. J.N.

Eintracht vs West Ham - Football tactics and formations

La modernidad versus la tradición en Leipzig

RB Leipzig – Rangers (jueves, 21:00)

Hace tan sólo 10 años, el RB Leipzig era un completo desconocido en el mundo del fútbol. En la temporada 2011/12, después de un empate contra el Wolfsburgo II en la Regionalliga Nordost (cuarta división del fútbol alemán) el equipo perdió su oportunidad de ascender, terminando la liga en el tercer puesto. Unos meses más tarde, en la temporada 12/13, Ralf Ragnick llegó al club como director deportivo. Esta noche, el Leipzig sale al campo estando a dos partidos de su primera final continental. Y llega al enfrentamiento contra el muy tradicional Rangers como favorito. Eso sí, quizás un poco debilitado por las ausencias de Willi Orban, Kevin Kampl y Mohamed Simakan, que están suspendidos. Amadou Haidara es duda. El domingo pasado, los de Domenico Tedesco sufrieron su primera derrota en 15 partidos, un 1-2 contra el Union Berlin. El excelente fútbol colectivo adoptado por los equipos Red Bull ayuda a potenciar las individualidades; esta temporada no es exagerado decir que Christopher Nkunku es uno de los mejores jugadores del continente: lleva 30 goles y 20 asistencias en 46 partidos. El 21 de mayo, el Leipzig se enfrentará al Freiburg en la final de la Copa de Alemania. Tres días antes, el equipo espera estar en la final de la Europa League en el Ramón Sánchez Pizjuán. El Rangers, que jugó su última final europea en 2008 (Copa de la UEFA contra el Zenit), tratará de impedir tal hazaña. Y, como motivación, puede recordar su enfrentamiento con el Borussia Dortmund en la competición. Sin embargo, hay que decir la verdad: el desordenado Dortmund de Marco Rose no inspira la misma confianza que el Leipzig de Tedesco. “¿Puede el diezmado equipo de Ibrox provocar otra sorpresa europea?”, se preguntaba Tom English en la BBC. Y es que a la ausencia del máximo goleador del equipo en la temporada—Alfredo Morelos (19 goles)— se ha sumado la de Kemar Roofe (16), su sustituto. Ianis Hagi, Filip Helander y Aaron Ramsey también son bajas. Sin opciones, el delantero centro de Giovanni van Bronckhorst para el partido debe ser el zambiano Fashion Sakala. Los Gers prácticamente se despidieron de la posibilidad de ganar la liga cuando cayeron en casa en el Old Firm (1-2) el 3 de abril. También perderían el siguiente partido, en los cuartos de la Europa League, en Portugal, contra el Braga (1-0). Pero desde entonces el equipo ha respondido: consiguió dos victorias en liga, venció a los portugueses en el Ibrox por 3-1 y se vengó del Celtic (1-2) en la semifinal de Copa. L.D.

Leipzig vs Rangers - Football tactics and formations

Un cruce que suena a Champions

Leicester City – AS Roma (jueves, 21:00)

Ni es la mejor temporada del Leicester ni la Roma está ahora mismo en posiciones de Liga de Campeones en la Serie A, pero por nivel de plantillas e historia reciente de los clubes, un Leicester-Roma suena a partido de la máxima competición continental. Sin embargo, es una semifinal de la UEFA Europa Conference League, el flamante tercer torneo en el escalafón europeo. Con el empuje de su afición, que hace todo lo posible para llevar en volandas al equipo en todas las noches europeas del King Power Stadium, el Leicester debería ser quien llevase el peso del partido, mientras la Roma de Mourinho es fiel a su idea de ser más reactiva si juega fuera de casa en una eliminatoria continental. Sin ser una temporada satisfactoria para el Leicester, la sensación es que es un equipo más capaz de alternar distintos planes de partido, toda vez que en el ciclo Rodgers hemos conocido a unos foxes capaces de tener el control del balón, a la par que les hemos visto grandes actuaciones replegando y saliendo al contragolpe. El Leicester, de cara a este partido, tiene un once bastante claro en que la gran duda es ver quién ocupa la posición de extremo derecho. Hay hasta tres candidatos: Marc Albrighton, Ademola Lookman y Ayoze Pérez, todos ellos representando perfiles opuestos. Por otro lado, Rodgers tiene la importante ausencia de Wilfried Ndidi, muy importante para el equipo en el medio campo. Regresa Boubakary Soumaré, que también ha tenido problemas con las lesiones y que sólo suma 11 minutos desde el pasado mes de febrero, pero el hecho de que acabe de recuperarse de esos problemas físicos le dará pie a juntar (tal y como sucedió en ambos partidos ante el PSV) a tres jugones en medio campo, como Tielemans, Maddison y Dewsbury-Hall, piezas idóneas para dominar con balón y someter a la Roma, que no tendrá remilgos en defender durante largas fases del partido con tal de proyectar en transición a sus carrileros, de descolgar a Henrikh Mkhitaryan y Lorenzo Pellegrini con sus conducciones y de aprovechar la potencia de Nicolò Zaniolo, que se perdió el partido del pasado fin de semana ante el Inter por lesión y que apunta a titular. Si el autor de un hat-trick en la vuelta de cuartos contra el Bodø/Glimt no puede llegar, su lugar lo ocuparía Sérgio Oliveira y Mkhitaryan podría ser el acompañante de Abraham en el frente de ataque. El inglés, en su primera temporada fuera de las islas, es uno de los hombres de la Conference: suma 8 goles y es el máximo goleador del certamen junto a Cyriel Dessers, también semifinalista con el Feyenoord. Es cierto que la Roma viene de una derrota dolorosa en Serie A ante el Inter, porque los nerazzurri no dieron sensación de ser tan superiores en el juego como luego reflejó el marcador, pero tanto los de Mourinho como los de Rodgers alcanzan esta semifinal en dinámicas de resultados positivas. La Roma, antes de caer en el Meazza, sólo sumaba una derrota en los trece partidos anteriores, mientras que el Leicester solamente ha perdido tres de sus últimos catorce encuentros. La previa ha venido marcada, entre otras cosas, por el bonito gesto de Mourinho de visitar y dejar una corona de flores en la estatua de Vichai Srivaddhanaprabha, el ex propietario del Leicester fallecido por un accidente de helicóptero a finales de 2018, justo después de presenciar un partido de los foxes. Será la primera vez que ambos equipos se enfrenten en su historia en partido oficial. J.N.

Roma vs Leicester City - Football tactics and formations

Noche histórica en Rotterdam

Feyenoord – Olympique de Marseille (jueves, 21:00)

“Estamos ansiosos por ganar, la mayoría de nosotros nunca ha jugado un partido como éste”, dijo Orkun Kökçü en la rueda de prensa previa al partido de esta noche. Y tiene sentido. La última vez que el Feyenoord jugó una semifinal europea fue hace exactamente 20 años, en la temporada 2001/02. En aquella ocasión, los neerlandeses vencerían al Inter para llegar a la final, en la que se alzarían con el título ante el Dortmund. Desde entonces, la espera. “Bajo un sol radiante, De Kuip, el estadio del club en Rotterdam, que suele estar repleto, apenas se llenaba a la mitad”, escribió Rory Smith en el New York Times sobre el primer partido del Feyenoord en la competición, contra el Drita kosovar. Pero nueve meses después la historia era diferente. “El Feyenoord recibió al Slavia de Praga en el partido de ida de los cuartos de final de la Conference League. De Kuip estaba abarrotado”. Así será también esta noche. Pese a haber perdido en verano a Steven Berghuis, su mejor jugador, a manos de su eterno rival, el Feyenoord está realizando una buena temporada a las órdenes de Arne Slot. Además de la calidad creativa de Kökçü, el equipo tiene bastante nivel en ataque con el mediapunta Guus Til (21 goles en 43 partidos) y el extremo izquierdo Luis Sinisterra (22 goles en 43 partidos). El capitán Jens Toornstra, sin embargo, será una ausencia clave. “Un rival del nivel de la Liga de Campeones”, dijo Slot sobre el Marseille. Y efectivamente, los de Jorge Sampaoli —que van segundos en la Ligue 1— deberían estar en la máxima competición continental la próxima temporada. Viven un momento magnífico: 10 victorias en los últimos 11 partidos. Y llegan a Rotterdam sin bajas. La última vez que el OM jugó una final europea fue hace poco tiempo: en la Europa League contra el Atlético de Madrid, en 2018, bajo el mando de Rudi Garcia. Dmitri Payet era el gran nombre de aquel equipo; cuatro años después, lo sigue siendo: lleva 16 goles y 13 asistencias en 43 partidos este curso. Además de él, Sampaoli ha potenciado a jóvenes jugadores como William Saliba, Mattéo Guendouzi, Boubacar Kamara y Pape Gueye. Si a esto le añadimos nombres de talento como Gerson, Cengiz Ünder y Arkadiusz Milik, tenemos el mejor equipo de Francia, aparte del PSG. No hay duda de que los marseillais saldrán al ataque desde el principio. Un buen resultado en los Países Bajos supondría un gran paso para conquistar una plaza en la final en el partido de vuelta ante más de 65.000 personas en el Vélodrome. L.D.

Feyenoord vs Marseille - Football tactics and formations

Textos de Lucas Duque (L.D.) y Jaume Naveira (J.N.). Foto de portada: daniel0685 bajo licencia Creative Commons 2.0.

Deja un comentario

*