Inter-Bayer Leverkusen: contrastes desde el alto voltaje

Head coach of Borussia Dortmund, Peter Bosz during the UEFA Champions League match at Signal Iduna Park, Dortmund
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
26/09/2017
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-EIB-170926-0103.jpg

Si algo tienen en común los dos contendientes de la mejor eliminatoria de cuartos de la Europa League, con permiso del Wolves-Sevilla, es la sacudida energética a la que someten a sus adversarios. Partiendo de ese denominador común, de la contagiosa electricidad, se bifurcan sus caminos estilísticos. El Leverkusen, con Peter Bosz a la cabeza, proyecta el alma valiente e inconformista de su entrenador. Esto se traduce en mover el balón hasta encontrar recepciones interiores satisfactorias, rodar con paciencia de un lado a otro, ensanchar el campo al máximo con laterales que ejercen de carrileros y juntar el mayor número de jugadores de buen pie en la zona ancha.

Por su parte, el Inter, que también pretende salir con claridad desde atrás y llevar la iniciativa, no se muestra tan radical en el despliegue de su propuesta. Conte, con su personalidad arrolladora, confiere a sus equipos un halo de pragmatismo y de adaptación constante al medio. El Inter es un equipo camaleón que cuenta con muchos trajes distintos en el armario. Tiene de contragolpe, presión arriba asfixiante, bloque bajo y expansión, ataque organizado, estrategia para desatascar, y posesiones largas o cortas en función del contexto. El abanico es ingente. Además, puede encontrar el gol a partir de vías totalmente opuestas y a la vez complementarias: desde una secuencia de 18 pases hasta un simple envío largo de Bastoni para la carrera de Lukaku.

El Inter juega y respira al ritmo que le ha impregnado Antonio Conte. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd
El Inter juega y respira al ritmo que le ha impregnado Antonio Conte. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd

En lo que se diferencian claramente es en la contundencia en las áreas. El relato es claramente favorable al Leverkusen, y más sin la capacidad gobernadora del mejor Sensi en el centro del campo. Pero el principio y final pertenecen al Inter, un equipo de armadura y también de espada. Con tan solo respirar, amenaza. Lukaku y Lautaro forman un binomio que rezuma contundencia e intimidación. Ya no solo por sus características físico-técnicas o la facilidad con la que pueden ver puerta, sino por su grado de autonomía. Se autoabastecen solos. En las series apocalípticas, serían los típicos personajes que lograrían sobrevivir diez temporadas. Lautaro, aunque no llegue al 1’80m, tiene una formidable capacidad para aguantar de espaldas y darle todo el tiempo del mundo a Lukaku para que llegue desde atrás abrasando el césped. Es un perfecto facilitador: fija y suelta en el momento más adecuado. Y si baja revoluciones en la segunda mitad, aguarda Alexis Sánchez en el banquillo. Ahí es nada.

Antonio Conte: “Avanzar en Europa es muy importante y representa una oportunidad para ganar experiencia. Estoy tranquilo cuando veo a los chicos con estas ganas, este deseo y esta determinación. El equipo sigue mejorando y nos estamos convirtiendo en un equipo duro. Veo a todos los que participan en el proyecto contentos con lo que hacemos”.

Aunque inferior en virulencia, el Leverkusen tampoco se podría considerar un equipo estéril. La sola presencia de Havertz y Diaby también puede lograr un efecto parecido al de la dupla Lu-La. El primero es un fuera de serie en cuanto a sensibilidad para jugar y ocupar espacios, especialmente cuando se sitúa de falso 9 con licencia para entrar y salir de las zonas calientes. En cambio, Diaby representa la percusión. Sin descuidar la delicadeza, es capaz de ir también a la ruptura con muchas dosis de potencia y electricidad. Sin embargo, a nivel defensivo, es donde el Leverkusen sufre más, también como producto de su alta exposición con balón.

Kai Havertz es el hombre más determinante en las filas del Bayer Leverkusen. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd
Kai Havertz es el hombre más determinante en las filas del Bayer Leverkusen. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd

Por eso, no es descartable que Bosz, teniendo en cuenta la baja por sanción de Aránguiz y las dudas de Bellarabi y Amiri, opte por una defensa de tres con Tapsoba, Sven Bender y Tah o Dragovic. De esta forma, conseguiría un efecto espejo con la formación del Inter y contaría con un efectivo extra en defensa para auxiliar los emparejamientos con Lukaku y Lautaro. El Leverkusen es, al fin y al cabo, un equipo imprevisible. No solo en cuanto a su disposición inicial, sino también a la hora de definir el rol de sus polifacéticos jugadores. Bosz cuenta con muchas opciones: Weiser o Lars Bender como lateral o carrilero, Palacios o Baumgartlinger como mediocentro, Demirbay como pivote o mediapunta, Wirtz o Bailey en un costado, Havertz de falso 9 o con Volland por delante. Incógnitas que tan solo podrá despejar un irónico Bosz en rueda de prensa: “Jugarán once, eso seguro”. Eso sí, por plan de partido, encajaría buscar superioridad atrás con tres centrales más dos carrileros liberados, y dos extremos muy rápidos que compensen la ventaja que daría Havertz a la hora de caer y relacionarse con los pivotes por dentro. Pero en absoluto se puede descartar un más recurrente 4-2-3-1.

Peter Bosz: “Nuestra filosofía de juego es la de querer practicar un fútbol de ataque, un fútbol ofensivo, un fútbol atractivo, para marcar muchos goles. Esa es nuestra visión. En general, los equipos italianos defienden muy bien, aunque el Inter es diferente: intentan presionar alto y construir desde atrás. Eso nos da una cierta oportunidad. Tenemos lo que se necesita para derrotar al Inter, pero necesitamos una actuación brillante sin cometer apenas errores porque un fallo nos podría penalizar mucho”.

Pocas variaciones se esperan en un Inter que apenas modificará aquello que le ha funcionado. Barella y Gagliardini suelen interpretar bien las alturas por dentro, Brozovic es un hombre escoba formidable, De Vrij está en un momento dulce de fiabilidad, Bastoni divide bien en las salidas y los inesperados carrileros han sorprendido por su agresividad, impacto ofensivo y alto rendimiento. A principio de temporada, se confiaba en Candreva, Asamoah o Biraghi, y luego en Moses tras su llegada invernal, pero las posiciones han sido arrebatadas con justicia por un tremendo comodín defensivo como D’Ambrosio, y un inglés con ganas de vivir otra juventud, Ashley Young. Se espera un duelo apasionante entre dos equipos de distinto proceder, unidos por la electricidad de sus piezas y la personalidad contagiosa de sus técnicos.

Alineaciones probables: Inter-Bayer Leverkusen, lunes 10 a las 21:00h

Inter vs Away team - Football tactics and formations

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de Portada: EXPA Pictures/Focus Images Ltd 

Related posts

2 comments

Genial artículo!
Cada vez me gusta más el estilo de Fermín, en Play Fútbol, en la web MI, Twitter, etc.
Sería interesante que fuera ganando protagonismo en el mundo MI y, tal vez, apareciendo en algún podcast.
A seguir así cracks!
Un saludo.

jaja! Gracias por tus palabras, Valentín, eres muy amable. Y celebro que te gusten los artículos. Un fuerte abrazo!

Deja un comentario

*