El United se mete en semifinales por los pelos

LASK y Manchester United han cruzado sus caras en los dieciseisavos de la Europa League. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.

Hubo que esperar a que llegara el cansancio para que lo hicieran también las ocasiones, y en la ida y venida ganó el United. Hubo que esperar a la prórroga porque lo que no hubo fue forma de batir a Karl-Johan Johnsson. Pese a que el Copenhague es un equipo que lleva la dinámica en competiciones domésticas, llegaba a los primeros cuartos de final europeos de su historia después de frustrar al Celtic e Istanbul Basaksehir por el camino, con una defensa sólida y salidas explosivas. Estuvieron a punto de hacerlo también con el Manchester United, pero aparecieron Juan Mata para filtrar balones al área y Bruno Fernándes para convertir un penalti provocado tras un pase del centrocampista español a Anthony Martial.

Manchester United 1 (Fernandes (p.) 95′)
Copenhague 0

Manchester Utd vs Copenhague - Football tactics and formations

Ole Gunnar Solskjaer alineó cuatro hombres en la retaguardia. Por delante suyo, Fred, siendo el ancla de un centro del campo eminentemente creativo. Él tuvo la misión de colocarse entre los centrales para dar salida al esférico, con los laterales adelantando su posición, Bruno Fernandes camuflándose entre los delanteros. Junto al portugués, Anthony Martial, Marcus Rashford y Mason Greenwood trataron de moverse por el entramado defensivo danés a la espera de recibir el esférico de Paul Pogba. Apenas tuvo ocasión de encontrar a sus compañeros, que tuvieron que conformarse con intentarlo desde la frontal del área.

Todos lo hicieron. Rashford fue el primero con un derechazo desde el vértice del área que fue directo al cuerpo de Johnsson. La ocasión más clara hasta el momento. Un minuto después Greenwood sí pisó área arrancando desde la derecha después de un balón rifado el portero rival, pero el futbolista de 18 años lo hizo demasiado pronto, en fuera de juego. Marcó Mason con un tiro cruzado, pero el VAR desestimó la acción correctamente. Al igual que sucedió a los once minutos de la reanudación, cuando Rashford salió rápido para cazar el rechace de Greenwood, que disparó al poste. De nuevo, demasiado temprano.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Los mancunianos no encontraban la manera de pisar el área del Copenhague. Cuatro futbolistas formaban en la retaguardia, con los dos medios centros, Zeca y Stage, bajando a echar una mano incrustándose entre los centrales para formar una defensa hasta seis jugadores, ocupando cualquier recoveco libre en el área y desbaratando las acciones del United solo cuando más peligrosas se intuían. La segunda titularidad desde marzo de Nicolai Boilesen terminó a los quince minutos, cuando se lesionó y fue sustituido por Pierre Bengtsson. Hombre por hombre, no tuvo mayor problema Solbakken al respecto.

Salieron presionando los daneses, que crearon dificultades a la defensa mancuniana para generar las ocasiones más claras durante la primera hora de juego. Sin disparar a puerta, el Copenhague amenazaba más convincentemente que el Manchester United. Pasaron los minutos y ganaron en confianza los daneses, y la confianza genera desparpajo. Rasmus Falk se disfrazó de Fernando Redondo para darse un autopase con el talón poco antes de llegar a la línea de fondo y entrar así al área entre dos rivales. Guillermo Varela, el exdefensor uruguayo del United, llegó desde atrás para recibir de Falk y fallar la ocasión.

En el tramo final del partido aumentó la intensidad, el número de ocasiones y el prestigio de Karl-Johan Johnsson. El meta danés mantuvo a su equipo vivo, respondiendo sensacionalmente a las preguntas que le planteaba el Manchester United. En el minuto 83, voló para sacar a mano cambiada un derechazo de Martial desde lejos.

Bruno Fernandes transformó el penalti que dio el pase el United. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd
Bruno Fernandes transformó el penalti que dio el pase el United. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd

Siempre desde lejos. Ole Gunnar Solskjaer dio entrada a Juan Mata, el segundo máximo asistente de la competición (5), para solventar el problema haciendo de las suyas. Filtró un primer balón a Martial en el tercer minuto de la prórroga. El delantero francés se plantó ante Johnsson, que le ganó el mano a mano. Siguió la jugada y Mata volvió a recibir cerca del área, y volvió a ofrecer el esférico su compañero una segunda vez, y Martial fue derribado por Bjelland en cuanto entró en contacto con el esférico. Bruno Fernandes marcó desde los once metros para convertirse en el máximo goleador de la competición (7). El portugués cambió su rutina habitual en los penaltis -una carrera lenta y un salto justo antes de golpear- y marcó.

Sin nada que perder más que las propias fuerzas, el Copenhague se lanzó bravo en busca del empate, dejando espacios que el United trató de aprovechar. Nuevo recital de Johnsson para evitar goles de Fernandes, Martial o de Mata. Incluso Lindelöf tuvo la suya a la salida de un córner pero no acertó con el remate final. Los daneses encerraron al United en su campo en los cinco minutos finales, más por actitud que por juego. Sin Falk ya sobre el césped, ni Pep Biel, ni Mohamed Daramy. Los dos últimos fueron sustituidos por Brian Oviedo y Mikkel Kaufmann. No pudo hacer nada el delantero de 19 años, ni tampoco William Bøving, un centrocampista de 17 años. Ningún jugador de Staale Solbakken registró un disparo entre los tres palos en los 120 minutos de juego. Ninguno.

Karl-Johan Johnsson realizó trece paradas, un récord en la competición. Solo hubo un disparo que no pudo blocar, el penalti de Bruno Fernandes. Ese único gol da el pase al Manchester United a las semifinales de la Europa League, aunque sembrando dudas sobre su pegada. Tratarán de despejarlas el domingo, cuando se midan al ganador de la eliminatoria entre el Sevilla y el Wolverhampton Wanderers.

Foto de portada: Russell Hart/Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Mención especial a Jonas Wind. Delantero de los espigados, pero con colmillo en área rival y muchísimo juego fuera de ella. Uno de esos ‘falsos torpes’ que tanto entran por el ojo. El mejor socio que encontraba Falk entre líneas. Mucha fantasía con esos dos juntos. Mucho que rescatar del Copenhague de Solbakken a pesar de las estadísticas de disparos de uno y otro equipo.

Deja un comentario

*