Naufragio

Ernesto Valverde head coach of Athletic Bilbao during the La Liga match at Mestalla, Valencia
Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291
28/02/2016

Naufragó el Athletic Club en su visita a Bélgica de forma sorprendente, en un partido clave para el desarrollo de un grupo mucho más apretado de lo que se podía esperar en el inicio. El Genk incomodó al Athletic en un encuentro parejo, de pocas ocasiones, en el que poco a poco el club vasco se fue desesperando hasta zambullirse en la inoperancia en el segundo tiempo. Jugaron los belgas a cerrar espacios por dentro, anular el peligro de Aduriz con la presencia física del gambiano Colley y desplegarse con la calidad de Susic, el recorrido y criterio de Alejandro Pozuelo y la velocidad de Bailey. El eléctrico extremo jamaicano demostró por qué es el futbolista más cotizado del elenco belga, pues cada vez que recibía el balón transmitía la sensación de que podía firmar una jugada totalmente decisiva. No apareció con excesiva regularidad, pero sí lo suficiente para meter el miedo en el cuerpo del Athletic y participar en el 1-0 con un disparo cuyo rechazo terminó cazando Brabec en el área pequeña.

Genk 2 (Brabec 40′, Ndidi 83′)

Athletic Club 0

Genk vs Athletic - Football tactics and formations

El gol encajado justo antes del descanso hizo muchísimo daño a los de Valverde, que jamás se repusieron a la diana belga. Ya empezó con mal pie la reanudación en el momento en el que Aduriz lesionó a Buffel jugándose perfectamente la segunda amarilla, en una imagen de impotencia atípica en el minuto 50′ de juego. El Athletic se topó una y otra vez con la consistencia de Ndidi en la medular y la fortaleza de Colley, y únicamente Muniain se salió del guion ofreciéndose entre líneas y bajando a recibir demasiado atrás para entrar en contacto con el esférico. El “10” rojiblanco fue una de las pocas noticias positivas del partido, pues dio cierta continuidad a su buen rendimiento ante la Real Sociedad el pasado fin de semana. Dentro del mal tono general, también resultó ilusionante la actuación de Yeray Álvarez. El joven central de Barakaldo fue, con diferencia, el mejor futbolista del club vizcaíno. Yeray dio un recital de lectura de juego y anticipación, exhibiendo unas virtudes excepcionales: se anticipó a los delanteros rivales en al menos una decena de ocasiones, en unas acciones tan llamativas visual y estéticamente como claves para su equipo. La velocidad de Yeray para adelantarse al  oponente permitió al Athletic salir varias veces con ventaja, y asimismo apagar media docena de fuegos. Lamentablemente, se marchó lesionado, en camilla, en los últimos minutos.

La lesión de Yeray fue el colofón de una noche muy negativa, poco después de que Ndidi anotara el 2-0 definitivo con un zapatazo desde la frontal que se marchó teledirigido a la escuadra derecha de la portería defendida por Iago Herrerín. Tras la primera vuelta de la fase de grupos, el Athletic es colista, pero está solo un punto por detrás del segundo y a una victoria del líder. Sin embargo, los malos resultados cosechados en las visitas a Sassuolo (3-0) y Genk (2-0) pueden penalizarle si el grupo sigue tan ajustado.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*