Arsenal-Nápoles: una bala de dos contra la prioridad absoluta

Aaron Ramsey of Arsenal during the Premier League match at St. James's Park, Newcastle
Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782
15/09/2018

Resulta complicado valorar la primera temporada de Unai Emery en el Arsenal. Por la dificultad de asumir el cargo después de Wenger y por lo que significa cambiar hábitos y costumbres que llevaban instalados en el campo de entrenamiento desde hacía más de veinte años, casi formando parte del paisaje. Y porque no se sabe muy bien dónde debe situarse la expectativa. ¿Debería ser tan exigente como aquella que enterraba al alsaciano cada año que no lograba un título y que se descolgaba de la pelea por la Premier antes de Navidad? Si es así, Unai también se encontraría en el blanco de la crítica, ya que la Europa League es el único trofeo al que aún opta. ¿O bastaría, simplemente, con pedirle que mejore las sensaciones de los últimos años de depresión (rara depresión, dicho sea de paso, teniendo en cuenta que Wenger levantó tres FA Cups y tres Communy Shields en las cinco temporadas finales de su reinado)? Si ese es el baremo, Emery puede presentar un dato irrefutable: a falta de seis jornadas para el final, ya ha igualado la puntuación en Premier de la última campaña de Wenger (63). Pero debería ganar cuatro partidos aún para equipararse con la de la penúltima (75), un registro que increíblemente no supuso la clasificación para la Champions. Al final, eso es lo que determinará la nota final para el de Hondarribia: un billete para la máxima competición de clubes del próximo curso. Y tiene dos balas. Una, en la Premier, donde pugna en una apretadísima pelea con el Chelsea, el Tottenham y el Manchester United por dos plazas aún libres. La otra, en la Europa League, donde sólo le valdría levantar el título y aún le separan tres piedras duras en el camino. La primera, el Nápoles de Ancelotti.

La derrota en Goodison el pasado domingo le hizo caer de ese preciado top-4, pero el calendario es menos temible que el de otros aspirantes. Se acabaron los duelos directos para el Arsenal en liga y su suerte se va a dirimir en los compromisos frente a Watford, Wolverhampton, Leicester y Burnley (fuera) y ante el Crystal Palace y el Brighton (en casa). Mucha visita a aspirante a la séptima plaza, pues. Nada inabordable, pero tampoco nada que pueda sortearse priorizando la Europa League. Esa es una de las grandes ventajas del Nápoles en el cruce: ellos sí se van a centrar absolutamente en el torneo continental ya que su segunda posición en la liga parece garantizada. Unai es famoso por su capacidad para rotar, cambiar los onces y los sistemas y gestionar las plantillas en varios frentes. Esa habilidad deberá potenciarla al máximo en un tramo final de temporada que decantará la balanza entre el aprobado justo y el notable en su primer curso londinense.

Arsenal manager Unai Emery (Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd)
Unai Emery lleva 29 victorias, 7 empates y 11 derrotas en partidos oficiales desde que asumió el banquillo del Arsenal. (Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd)

De hecho, al Nápoles está empezando a pesarle la intrascendencia de sus partidos ligueros. En la última semana ha sumado un punto de seis posibles: cayó en Empoli por 2-1 y empató en casa frente al Genoa pese a jugar una hora con superioridad numérica. Tras su gran victoria en Roma a finales de marzo (1-4), el cuadro partenopeo vio asegurada su presencia en la próxima Champions y bajó la guardia, consciente de que era en la Europa League donde podía alcanzar la gloria. Regresar a Inglaterra supone, además, una especie de revancha. Allí, aunque fuera en Anfield y no en el Emirates, se truncó su trayectoria en la máxima competición continental en la fase de grupos. Una derrota por 1-0 en la última jornada en un duelo ajustado en el que Milik pudo empatar perfectamente en los instantes finales les apeó de un torneo que ahora ve cómo los de Klopp se instalan entre los grandes favoritos. El Liverpool, observado hoy como un temible gigante, pudo caer esa noche y había perdido ya en San Paolo en la ida. En Nápoles están convencidos de que podrían estar ahora soñando con las semifinales de la Copa de Europa y pretenden reafirmar esa creencia mostrándoselo a la misma Inglaterra que les vio llorar.

Carlo Ancelotti (Foto: Antonio Polia/Focus Images Ltd)
Carlo Ancelotti derrotó al Arsenal por un global de 10-2 la última vez que se midió a él en competición europea. (Foto: Antonio Polia/Focus Images Ltd)

Hablando de recuerdos, a Carlo Ancelotti el duelo ante el Arsenal de Emery le traerá los mejores y los peores de su época como técnico del Bayern. Le endosó al cuadro londinense un humillante 10-2 en los octavos de final de la Champions 2016-17, pero fue el técnico vasco el que se sentaba en el banquillo del PSG cuando un duro 3-0 acabó con su reinado bávaro en la fase de grupos de la pasada campaña. El Ancelotti de Nápoles ha sorprendido con algunas decisiones tácticas que se han alejado de su habitual tendencia a no revolucionar en exceso los sistemas allí donde va. Aunque no deja de jugar con un 4-4-2 bastante clásico, romper el 4-3-3 que parecía idóneo para que convivieran juntos Mertens e Insigne y retrasar la posición de Hamsik hasta que el eslovaco perdiera protagonismo y decidiera marcharse a China se pueden considerar auténticos golpes de efecto que agitaron la coctelera partenopea. Ahora, el extremo italiano, el atacante belga y un renacido Milik (16 goles en liga esta temporada) se disputan dos puestos en un esquema algo asimétrico en el que Callejón abre el campo por la derecha y Zielinski tiende mucho más a juntarse con Fabián en el juego interior.

Lorenzo Insigne Foto: Antonio Polia/Focus Images Ltd)
Lorenzo Insigne no tiene garantizada su titularidad en el 4-4-2 de Ancelotti. Foto: Antonio Polia/Focus Images Ltd).

Partiendo de la base de que es prácticamente imposible acertarle un once a Unai Emery, el hecho de que el Nápoles sitúe a dos delanteros centros en la parte alta de su dibujo nos empuja a creer que el preparador guipuzcoano repetirá con la línea de tres centrales y dos carrileros largos. Tras una derrota en Goodison en el que las ausencias de Torreira por sanción y Xhaka por lesión le obligaron a formar con la pareja Guendouzi-Elneny en el medio, Unai podrá volver a contar con el uruguayo y probablemente también con el suizo, que pese a llegar tocado se espera que pueda participar. Koscielny se encuentra en una situación similar y Bellerín sigue siendo la principal baja de larga duración de los londinenses. En el Nápoles, ni Albiol ni Diawara no han podido viajar.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Arsenal-Nápoles, jueves 11 a las 21:00h

Napoles vs Arsenal - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Buen día. Ante todo felicitaciones por su excelente trabajo. Como seguidor del Arsenal, pienso que más bien se infravalora el trabajo de Unai esta temporada. Como dice Raul, con Wenger el Arsenal tenía mucha tendencia a fallar en los partidos importantes, a dejar de competir. Por eso no peleaba la Premier y jugaba cada vez peor en las eliminatorias en Champions. Esta temporada vs Top 6 en Premier: 3 victorias, 3 empates (todos partidos que se pudieron ganar) y 4 derrotas (2 en los 2 primeros partidos oficiales con Emery en agosto contra City en casa y Chelsea de visitante). Con Emery se ha competido mejor en los partidos importantes y ayer eso se volvio a ver vs Napoles, porque Emery se adapta a los rivales y prepara mucho los partidos (con Wenger siempre habia un solo plan). Ademas, Emery ha logrado esto con una plantilla que no eligió y que muchos consideran la peor del Top 6, con 3 lesiones de larga duración en jugadores jovenes que habian mejorado mucho con el (Bellerin, Holding y Welbeck) y con poca capacidad de decisión en aquellos aspectos fuera de la cancha (el gran contrato a Ozil y la no renovación de Ramsey no fueron decisiones suyas). Wenger lo controlaba todo en el Arsenal, y aunque en los últimos años recibió algunos malos tratos y críticas exageradas, era justo considerar que luego del movimiento al Emirates, especialmente luego de 2013 cuando se fichó sin restricciones, el Arsenal debió haber ganado mas que 3 FA Cup. Eliminados siempre en 8vos de Champions, perdiendo la Premier más accesible de la historia (la que ganó el Leicester) y compitiendo cada vez menos en los partidos importantes no se corresponde con lo que se esperaba al mudarse de Highbury y con la vara que el mismo Wenger en sus mejores años en el Arsenal.

Deja un comentario

*