Arsenal-Valencia: la última escala camino a Bakú

Crece la presión sobre los hombros de Unai Emery. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.

Cuando la temporada entra de lleno en la primavera, el margen de error se reduce a la más mínima expresión y las segundas oportunidades desaparecen hasta el curso que viene, cada partido se convierte en un parto. Cada punto liguero cuesta sudor y lágrimas, el vértigo se apodera de los equipos teóricamente superiores cuando se miden a rivales que juegan con la desesperación propia de quien puede caer en el abismo si no cumple con sus objetivos y emergen los futbolistas con mayor capacidad para lidiar con la presión. En momentos en los que tiemblan las piernas en cada control, o en los que la portería se encoge cuando el delantero apunta entre los tres palos antes de disparar, los más serenos -y también los más inconscientes, por otro lado- son quienes suelen marcar las diferencias. Los necesitan tanto Arsenal como Valencia en un tramo de temporada en el que pesan las piernas, la cuesta arriba se hace dura y un rápido vistazo hacia abajo puede hacer entrar el vértigo a cualquiera: ambos encadenan varias derrotas ligueras que han comprometido sus opciones de acceder a la Champions a través de la competición de la regularidad a la par que se encuentran a dos partidos de regresar a una final europea tras más de diez años de ausencia.

Desde que superó la puntuación lograda por Arsène Wenger en su última temporada en el club gunner, el Arsenal no ha vuelto a ganar. El conjunto londinense afronta la ida de la semifinal en una situación delicada tras perder tres encuentros seguidos en los que ha desaprovechado los pinchazos del desgastado Tottenham, el espeso Chelsea o el desmoralizado Manchester United. Crystal Palace, Wolverhampton y Leicester no solo derrotaron al Arsenal en las últimas semanas, sino que todos le marcaron tres goles y desnudaron varias de las carencias de un equipo demasiado tierno en defensa. Las acciones a balón parado y la defensa de los centros laterales sigue causando estragos en la retaguardia londinense, que por otro lado ha mostrado una cara bastante fiable cuando ha jugado ante su afición en la Europa League. Desde el primer encuentro continental ante el Vorskla Poltava, cuando ya goleaba por 4-0, el Arsenal no ha recogido la pelota del fondo de la portería defendida por Petr Cech en el Emirates. Remontó las eliminatorias ante BATE y Rennes y encarriló el exigente cruce contra el Nápoles, en encuentros exuberantes en ataque. Los picos de juego del Arsenal han llegado de forma puntual, pero en sus puntos álgidos es un equipo eléctrico, que produce una cantidad de ocasiones abundante y que cuenta con un ramillete de delanteros letales en el remate. Cuando ha imprimido un ritmo alto, de presión elevada, recuperaciones en campo contrario y disparos cada dos minutos, el Arsenal ha avasallado.

Lorenzo Insigneputs a good chance over the bar during the first leg of the UEFA Europa League quarter-final match at the Emirates Stadium, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 11/04/2019
Cech no encaja un gol en el Emirates en Europa desde la primera jornada de la fase de grupos. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, el año pasado el Arsenal ya cayó en las semifinales de la Europa League tras una campaña bastante convincente en la segunda competición continental. Y, sobre todo, cayó ante un equipo que reunía una serie de características comunes con su rival de este año. El Valencia, pese a sus dos derrotas seguidas en La Liga, es un adversario que se siente cómodo sin el balón. No se pone nervioso cuando su contrincante lleva la iniciativa e incluso le cede el dominio territorial para invitarle a exponerse y castigar a la contra. A diferencia de Rennes o Nápoles, el Valencia goza de mayor poso para resistir las oleadas gunners manteniendo un rostro impasible mientras espera su turno de réplica. No se desespera, especialmente en una eliminatoria a 180 minutos, sino que aguarda su momento como el depredador que tantea el momento oportuno para atacar a su presa.

“Espero un partido muy difícil, nos enfrentamos a un rival que tiene capacidad, talento, velocidad con transiciones muy rápidas, ante cualquier robo en mitad de campo contrario atacan rápidamente la línea defensiva buscando los espacios, los dos delanteros suman casi cincuenta goles en lo que llevamos de temporada, Özil es un grandísimo pasador, tienen futbolistas de gran capacidad, muy buen entrenador y un estilo definido”. Marcelino García Toral.

Quizás el Valencia pueda echar de menos a un ex del Arsenal que se perderá el choque por sanción. Francis Coquelin vio la cartulina amarilla en la vuelta ante el Villarreal y no podrá regresar al estadio en el que se dio a conocer en el fútbol europeo. La sanción del mediocentro galo, unida a la lesión de Kondogbia, limita las opciones de Marcelino en la medular. Lo más posible es que opte por repetir con Wass de acompañante de Dani Parejo en el doble pivote, un movimiento que abriría la puerta de la titularidad a Piccini o Roncaglia en el lateral derecho. La presencia del italiano será una incógnita hasta las horas previas al partido, así que seguramente el argentino sea el futbolista más preparado para completar la línea defensiva. Otra opción, más remota, sería centrar la posición de Parejo, devolver a Wass al lateral y apostar por un extremo más vertical en la banda derecha. En la izquierda, Guedes amenazará a Maitland-Niles, aún tierno para afrontar noches como las de este jueves, o a Mustafi, que ha sufrido siempre que le ha tocado ejercer de lateral derecho. Una versión notable en la medular de Parejo, si se convierte en inmune a la presión gunner, activará en zonas peligrosas tanto a Rodrigo como a Guedes. Aún más conflictivas son las bajas del Arsenal. Siguen lesionados Ramsey, Denis Suárez, Héctor Bellerín, Rob Holding y Danny Welbeck, mientras Monreal es duda. La ausencia del galés, bisagra para que el cuadro gunner pueda mutar de piel sobre la marcha, es particularmente sensible.

Gonçalo Guedes of Valencia CF during the UEFA Europa League match at Mestalla, Valencia Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 19/02/2019
Gonçalo Guedes está terminando la temporada en buena forma. Foto: Focus Images Ltd.

El Arsenal es el último obstáculo del Valencia para regresar a su primera final europea desde que ganó la Copa de la UEFA en 2004 de la mano de Rafa Benítez. Sus últimos cuatro verdugos, además, compartían nacionalidad con el conjunto ché. El Atlético de Madrid lo apeó en las eliminatorias de la Europa League en 2010 y 2012, el Sevilla lo hizo en 2014 y el Athletic Club fue quien se cruzó en su camino en 2016. Los dos últimos cruces se decantaron por la cantidad de goles marcados a domicilio, aunque la más dolorosa fue la eliminación de 2014. En dos ocasiones el Valencia se ha quedado a las puertas de la final, pero en 2014 fue un gol en el descuento el que le apeó del partido decisivo. El Arsenal no es un equipo español, pero lo entrena Unai Emery, verdugo valencianista en el recuerdo europeo más amargo de la última década cuando el extécnico ché dirigía al Sevilla.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Arsenal-Valencia, jueves 2 a las 21:00h

Valencia vs Arsenal - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Marcelino ha reservado bastante a Guedes en liga sabiendo que es su gran baza ofensiva. Es curioso cómo está pasando de puntillas el hecho de que el Valencia, en su centenario, se ha plantado en la final de copa y está en semis de Europa League. En liga están a 3 puntos de meterse en Champions. Para mí, un éxito rotundo, y más viniendo de donde vienen, que parece que se olvida. Mérito enorme de Marcelino, guste o no.
Aunque se den un batacazo y no consigan ningún título, creo que esto es lo que se le pide al Valencia, que compita ahí, que llegue lejos, que sea un hueso. En el verano de 2017 no lo era, ahí está la clave.

ya te digo yo que para mí no está pasando de puntillas…jejeje. Temporada absolutamente histórica. Remontadas de infarto, semifinales, viajes por europa, “derbis” ganados… aunque se acabe sin ganar nada ha sido tremendo. Demasiados años sin estas grandes noches, prefiero esto aunque acabemos 5os y sin títulos que la “estabilidad” de los años de QSF y Emery

Nos encontramos a 2 técnicos expertos en eliminatorias. No sabría decir qué equipo pasará, solo me extrañaría que fueran partidos de muchos goles

Responder a samutmb Cancelar respuesta

*