Seis alicientes de la última jornada de la fase de grupos de la Europa League

El Kuban

Krasnodar es el último obstáculo del Getafe

Getafe–Krasnodar (jueves, 18:55)

Muy posiblemente, el duelo más estimulante de la sexta jornada de la Europa League se juega en el Coliseum Alfonso Pérez. Es un duelo a vida o muerte, un enfrentamiento directo, en el que además las cuentas son muy claras. El 1X beneficia al cuadro azulón, mientras el Krasnodar se mete en los dieciseisavos si gana en el desplazamiento a la Comunidad de Madrid. Aun así, Bordalás fue claro con el mensaje que quería mandar antes del encuentro y aseguró en la rueda de prensa que jamás había afrontado un partido “con la mentalidad de empatar” e insistió que el partido del jueves “no será una excepción”. Se enfrentan dos equipos en dinámica positiva, que han escalado posiciones en sus respectivas competiciones domésticas y que atesoran potencial para ir superando eliminatorias a partir de invierno. El Getafe espera sacar partido de su fortaleza defensiva para capear la dinamita del Krasnodar y castigarle tanto con su juego directo más habitual como en acciones de contragolpe. Los de Bordalás encadenan tres victorias consecutivas, cinco partidos sin perder y en cuatro de dichos encuentros han dejado la portería a cero. Además, ya saben lo que es ganar al Krasnodar, a quien derrotaron en Rusia por 1-2. Precisamente ese partido fue el único que perdieron los toros, que se han marchado al parón de invierno en la segunda posición de la liga tras empatar a uno ante el CSKA el pasado fin de semana. El Krasnodar ha recuperado las sensaciones de inicio de curso, previas al batacazo ante Olympiacos en la última ronda previa de Champions, y además ha recuperado a Gazinskiy tras pasar medio año en el dique seco. El Krasnodar fue capaz de ganar al Basilea en Rusia en la última jornada, un resultado que fuerza al combinado helvético a derrotar al Trabzonspor si quiere terminar líder en el grupo, en un choque en el que el delantero Ari marcó el gol de la victoria antes de marcharse expulsado en el descuento. Es la baja más destacada junto a las lesiones ya conocidas de Manuel Fernandes y Remy Cabella.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Los últimos flecos de los deberes del Arsenal

Standard–Arsenal (jueves, 18:55)

El Arsenal afronta la última jornada de la Europa League sin haber sellado todavía la clasificación a los dieciseisavos de final. Sin embargo, tiene el pase a la siguiente ronda tremendamente encarrilado. Podría quedar eliminado únicamente si se da una carambola de proporciones mayúsculas. Los gunners lideran su grupo con 10 puntos, uno más que el Eintracht Frankfurt y a tres de distancia del Standard de Lieja, a quien golearon en Londres por 4-0 y a quienes se enfrentan este jueves. Si el Eintracht gana en casa ante el Vitória de Guimaraes, el Standard solo podría eliminar al Arsenal si se impone por cinco goles de diferencia. En caso de producirse un triple empate (victoria del Standard y empate el Eintracht en Frankfurt), al Standard le bastaría ganar por 3-0 para pasar… y entonces el equipo que caería eliminado sería el representante alemán. Solo una derrota gunner por 9 goles de diferencia o más le eliminaría en ese supuesto (lo suficiente para que el balance de goles del Arsenal en los duelos directos empeorara el del Eintracht). Así pues, aunque el Arsenal todavía no esté clasificado, Ljunberg podrá introducir rotaciones. En cierta medida está obligado, pues Holding, Bellerín, Tierney, Pepé y Xhaka se pierden el encuentro por lesión y Mustafi causa baja por sanción. El Standard se juega meter presión al Eintracht, aunque incluso una victoria ante el Arsenal podría resultar insuficiente en la mayoría de los supuestos.

Standard de Liege's Felipe Avenatti and Arsenal's Gabriel Martinelli battle for the ball during the UEFA Europa League match at the Emirates Stadium, London Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858 03/10/2019
La goleada del Arsenal en el primer encuentro ante el Standard (4-0) complica las opciones del elenco belga en caso de empate a puntos. Foto: Focus Images Ltd.

Copenhague y Malmö, tan cerca y tan lejos

Copenhague–Malmö (jueves, 18:55)

Apenas media hora de tren separa las ciudades de Malmö y Copenhague, situadas en países distintos pero particularmente cercanas gracias al puente de Oresund, una construcción de 7845 metros de longitud que conecta a ambas localidades mediante cuatro carriles de carretera y dos líneas ferroviarias. Ese es el camino que recorrerán miles de hinchas del Malmö para alentar a su equipo en la capital danesa en la sexta jornada de la Europa League, a la que ambos clubes se plantan con opciones de acceder a las rondas eliminatorias. El Copenhague lidera el grupo con nueve unidades, mientras la victoria in extremis del Malmö ante el Dynamo Kyiv le mantiene vivo en el grupo a un punto de distancia. El vencedor del enfrentamiento directo se clasificará para los dieciseisavos, mientras que el perdedor debería quedar fuera a tenor de la lógica: el subcampeón ucraniano se mide en casa a un Lugano ya eliminado que todavía no ha ganado ningún partido en esta fase de grupos de la Europa League. Al Copenhague le vale el empate para pasar, pero no así al Malmö si el Dynamo cumple con los pronósticos y derrota al Lugano. Los suecos pueden jugar los dieciseisavos de final de la Europa League por segunda edición consecutiva, aunque en este caso disputarían las eliminatorias ya sin Markus Rosenberg. El capitán del Malmö ya ha anunciado su retirada y no tiene previsto echarse atrás incluso para participar en un par de partidos a modo de epílogo. “El último partido fuera de casa en Suecia, el último partido en casa… Ahora es realmente el último, se hace extraño”, confesó Markus Rosenborg a SVT esta semana

Una opción histórica para el fútbol húngaro

Ludogorets–Ferencvaros (jueves, 21:00)

La última vez que el Ferencvaros superó con éxito la Navidad en una competición europea se plantó en la final de la Recopa de 1975. Este jueves el gigantesco club húngaro tiene la oportunidad de revivir un éxito de unas dimensiones que hasta hace poco parecían inasumibles para las nuevas generaciones de seguidores del fútbol magiar. Este curso el Ferencvaros disputa por primera vez la fase de grupos de la Europa League -sí había alcanzado esta ronda en la antigua Copa de la UEFA- y ahora puede seguir progresando si logra superar al Ludogorets, que empezó el torneo con mucha fuerza pero se ha ido diluyendo por el camino. Nunca un equipo húngaro ha superado la fase de grupos de una competición UEFA, sea de la Champions League cuando ha superado las rondas previas ni de la Europa League en las últimas temporadas en las que el Videoton ha comparecido bajo distintas nomenclaturas. El Ludogorets se meterá en los dieciseisavos de final si gana o empata en casa contra el Ferencvaros, aunque en Bulgaria no las tienen todas consigo tras los últimos precedentes en Europa. Búlgaros y magiares se cruzan por cuarta vez en 2019, ya que el Ferencvaros eliminó al Ludogorets en la primera ronda previa de Champions a medidos de julio. Por aquel entonces ya logró ganar por 2-3 en Razgrad, un resultado que le valdría también para arrebatarle la segunda posición del grupo al rival de este jueves. Y aunque los búlgaros se impusieran en Budapest por 0-3 en la segunda jornada, sus últimos resultados en Europa han sido malos: perdieron en el doble enfrentamiento contra el Espanyol y pudieron perder en Moscú ante el CSKA en un enfrentamiento que terminó en empate a uno.

El Groupama Aréna es el estadio del Ferencváros, la nueva casa de Unai Melgosa.
El Ferencvaros sueña con seguir jugando en Europa en la segunda mitad de temporada. Foto: Jaume Naveira.

Las aspiraciones europeas del líder de la Bundesliga

Borussia Mönchengladbach–Istanbul Basaksehir (jueves, 21:00)

El Borussia Mönchengladbach se encuentra en disposición de terminar 2019 por todo lo alto. Ocupa la primera posición de la Bundesliga y también de su grupo en la Europa League, pero le queda apuntillar el buen trabajo realizado hasta ahora con buenos resultados en los momentos decisivos. Afronta la sexta jornada de la segunda competición continental con la moral por las nubes tras remontar el choque del pasado sábado ante el Bayern, que le consolida en el liderato de la liga alemana, pero no puede permitirse un tropiezo ante el Istanbul Basaksehir si quiere seguir vivo en Europa. El combinado turco está obligado a ganar a un conjunto en una dinámica fabulosa, que ha ganado seis de los últimos siete partidos. De hecho, desde el aparatoso tropiezo en casa ante el Wolfsberger (0-4) de la jornada inaugural de la Europa League, que puede quedar definitivamente en un accidente, el Gladbach solo ha perdido en dos ocasiones contra el Borussia Dortmund (Bundesliga y Pokal) y ante el Union Berlin. Los de Rose, además, pueden aprovechar un contexto de partido a priori propicio: el Basaksehir es quien está obligado a ganar, por lo que la velocidad de los Embolo, Pléa o Marcus Thuram a la contra puede despedazar al cuadro otomano. El Istanbul Basaksehir actualmente pugna por el segundo puesto en la liga turca, competición en la que no pierde desde agosto, pero asimismo se ha pegado dos tortazos ante la Roma en la Europa League (4-0 en Italia y 0-3 hace un par de semanas en Estambul).

El grupo donde todo es posible

Oporto–Feyenoord y Rangers-Young Boys (jueves, 21:00)

Parecía el grupo de la muerte y ha cumplido con las expectativas. El Grupo G de la Europa League es el único en el que todavía siguen vivos los cuatro clubes en liza. Todos pueden pasar, todos pueden caer eliminados. Y todos dependen de sí mismos si ganan su último partido, aunque el Rangers es el único a quien el empate también le permite acceder a la siguiente ronda sin importar lo que suceda en el otro partido. El Rangers deberá reponerse del mazazo que supuso perder la final de la Copa de la Liga contra el Celtic el pasado fin de semana, aunque Steven Gerrard confía en el estado de forma de Alfredo Morelos para batir en Ibrox al Young Boys. El delantero colombiano ha marcado en los últimos cuatro partidos europeos y espera repetir ante el elenco suizo, que lamenta las ausencias de Camara, Gaudino, Lauper, Lustenberger, Sierro y Sulejmani. Para el otro encuentro, disputado en Portugal, el Feyenoord viaja sin Jorgensen y sin demasiada fe en poder dar la sorpresa aunque sí ha mejorado su dinámica y ha levantado el vuelo en la Eredivisie desde el aterrizaje de Advocaat.

Ibrox decidirá
Ibrox será uno de los escenarios donde se definirá la última jornada de la Europa League. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*