Billy Gilmour ilusiona a Stamford Bridge

Billy Gilmour, el joven mediocentro que se ha ganado a Stamford Bridge. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

Los jugadores estaban en el túnel de vestuarios cuando la cámara se fijó sobre el rostro más juvenil de la fila del Chelsea. “Gran noche para el joven de 18 años Billy Gilmour”, comentaba Gary Lineker desde el estudio de la BBC en Stamford Bridge. “Es un partido muy importante para él”. Iba a ser titular en un duelo de FA Cup ante el Liverpool. Gilmour apenas había disputado nueve minutos en Premier, entrando desde el banquillo en dos jornadas distintas. En la ronda anterior de la FA Cup jugó los minutos finales en el triunfo por 1-2 ante el Hull City. En la Copa de la Liga completó el partido entero cuando vencieron por un amplio 7-1 al Grimsby Town (cuarta división) y también fue titular en la derrota por 1-2 frente al Manchester United. Es decir, la afición del Chelsea ya había podido hacerse una idea de su talento. Pero nada como una sensacional actuación frente al líder de la Premier para confirmar sospechas: es totalmente lícito que los Blues se emocionen con el emerger de este mediocentro escocés.

Gilmour, nacido en Glasgow en 2001, era la gran promesa del Rangers. A los 15 años ya estaba entrenando con el primer equipo. Pero nunca llegaría a debutar con el club de su infancia. Cuando cumplió los 16, Gilmour firmó por el Chelsea. Tras dos temporadas de formación con el equipo sub-18 y el filial, Frank Lampard ha empezado a tenerle en cuenta este año. Esta semana apostó por él en un encuentro exigente y Gilmour respondió con creces. Su entrenador quedó encantado: “Una actuación increíble para un jugador tan joven”, afirmó Lampard. “¿Quiere el balón en toda clase de posiciones y en todo momento? Sí. ¿Sabe ofrecerse y escoge las opciones de pase adecuadas? Sí. ¿Mete la pierna? Sí. Hace todo bien y además es humilde. Su familia, con sus abuelos, han bajado a verle desde Escocia, y vaya partido ha hecho”.

Billy Gilmour impresionó con y sin balón. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
Billy Gilmour impresionó con y sin balón. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

Desde el principio del encuentro, Gilmour jugó con una compostura propia de un jugador con mucha más experiencia. Como añadiría Lampard, el joven escocés “es bajo de estatura, pero tiene una personalidad enorme”. Se ofrecía para pedir el balón y tomaba las decisiones adecuadas, siendo capaz de identificar cuándo podía girarse y romper líneas. En defensa, sabía leer la jugada y anticipar las intenciones del rival. Pese a su menuda condición física, ganó un par de duelos por arriba y tampoco se lo pensó dos veces a la hora de ir fuerte al cruce (“disfruto de un buen tackle”, reconoció Gilmour a los medios del club con su marcado acento de Glasgow y una sonrisa pícara). El lazo a su magnífico partido lo puso en la recta final, cuando engañó a Fabinho con su cuerpo y le superó con un caño que encendió al estadio.

Gilmour primero jugó con Mateo Kovacic y Barkley, siendo este último el mediocentro más ofensivo. Kovacic se retiró lesionado y entró Mason Mount. Más tarde, Willian también cayó lesionado y Jorginho entró en su lugar, desplazando a Mount a una banda. Gilmour supo adaptarse a las distintas situaciones del partido y se mostró cómodo tanto cuando ejerció de único mediocentro de contención como cuando estuvo más arropado. Ahora Lampard puede celebrar la incorporación de esta nueva opción para sus planes en la medular. Gilmour podría volver a tener protagonismo este mismo fin de semana, cuando el Chelsea recibirá al Everton. N’Golo Kanté sigue lesionado, Kovacic podría no haberse recuperado y Jorginho está sancionado. De mantener el buen nivel demostrado ante el Liverpool, es probable que Steve Clarke le incluya en sus planes para el playoff que la selección escocesa afrontará a finales de este mes.

El Chelsea celebra su 2-0 ante el Liverpool. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
El Chelsea celebra su 2-0 ante el Liverpool. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

Entre los elogios que recibió Gilmour estuvieron los de Cesc Fàbregas, que cuando le preguntaron en Twitter qué le había parecido su partido, el ex del Chelsea respondió: “Fantástico. Tiene personalidad con balón, toma decisiones inteligentes, siempre se está ofreciendo bien para recibir y además cuenta con ese punto de agresividad que es muy importante, sobre todo en la Premier League”. Fàbregas es precisamente uno de los jugadores en los que Gilmour más se ha fijado en su desarrollo. En el Chelsea incentivan a los jóvenes de su cantera a estudiar el juego de futbolistas que se desempeñan en su posición. Un vídeo del club de 2017 mostraba a Gilmour, entonces juvenil, repasando cortes de jugadas de Fàbregas. “Analizo su juego e intento integrar algunos aspectos a mi forma de jugar”, explicaba Gilmour. “Me fijo en sus pases, en cómo mueve el balón rápido, en cómo aprovecha los espacios y hace que el campo sea más grande”.

El rendimiento de Gilmour fue lo más destacado de una noche generalmente positiva para los Blues, más allá de las bajas por lesión. El Chelsea venció por 2-0 al Liverpool y avanzó así a los cuartos de final de la FA Cup. El partido arrancó en un contexto de igualdad en el que ambos equipos se disputaron el control, hasta que el Chelsea se adelantó a los 13 minutos: el Liverpool tuvo una pérdida en la salida ante la presión del conjunto local, Willian disparó desde el borde del área y Adrián San Miguel no estuvo seguro bajo los palos. En la otra portería regresaba al once Kepa Arrizabalaga, apartado en liga, y respondió con una triple parada en uno de los acercamientos del Liverpool que quizás podría reabrir el debate sobre su titularidad.

Kepa Arrizabalaga no es titular en liga. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
Kepa Arrizabalaga no es titular en liga. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

El Liverpool venía de haber perdido su primer partido en los que va de liga por 3-0 ante el Watford. Tras esta nueva derrota, se ven en su momento más complicado de la temporada. En liga, antes del partido ante el Watford, habían logrado triunfos ajustados ante Norwich y West Ham y en Champions habían perdido por 1-0 en su visita al Atlético de Madrid. Este martes en Londres, después de que el Chelsea se adelantara y moderara su presión, volvieron a mostrar limitaciones creativas ante un equipo con un bajo bloque defensivo y de nuevo fueron vulnerables en defensa. Los Blues marcaron el segundo en una rápida transición ofensiva liderada por Barkley, que avanzó sin que ningún defensor del Liverpool impidiera su progreso y acabó encontrando portería. Mount pudo ampliar la ventaja en un disparo de falta que le dio al travesaño y Olivier Giroud también se topó con el larguero. Este sábado se enfrentarán el Bournemouth y dentro de una semana recibirán al Atlético en Anfield.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Alan Stanford/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*