Historias de la cuarta ronda de la FA Cup

Shrewsbury Town fans celebrate after the FA Cup match against Liverpool at Montgomery Waters Meadow, Shrewsbury.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
26/01/2020

Un repaso a lo más destacado de la cuarta ronda de la FA Cup, el equivalente a los dieciseisavos de final:

El Shrewsbury visitará Anfield…

Nada más arrancar el segundo tiempo, un centro al área del Liverpool se convirtió en un desafortunado gol en propia meta de Donald Love, futbolista del Shrewsbury Town. De esta forma, el equipo de Premier se ponía por 0-2 ante el conjunto de tercera y cualquier hipotética sorpresa parecía desvanecerse. El Liverpool había dominado el juego antes del descanso, con un centro del campo en el que Fabinho y Pedro Chirivella le daban salida al balón y el joven de 18 años Curtis Jones contaba con un rol más ofensivo. Los reds se habían adelantado cuando Chirivella le dio un gran pase al espacio a Jones y este finalizó con compostura. Los dos jugadores de la Academy ya habían lucido su talento en el derbi ante el Everton en la ronda anterior, un encuentro que ganaron gracias a otro gol de Jones. Este once del Liverpool, compuesto por algunos de los menos habituales y también por jugadores como Fabinho o Matip, que vienen de lesión, estaba cumpliendo con su labor. Aun así, el Shrewsbury había tenido un par de llegadas a la contra en el primer tiempo, incluyendo un mano a mano que el guardameta Adrián San Miguel salvó con el pie. El nuevo marcador tras el descanso podía sugerir que aquellas ocasiones del conjunto local pasarían a ser anecdóticas. Pero no fue así; los reds bajaron su nivel y el Shrewsbury logró meterse en el partido de penalti. Diez minutos después, igualaron el duelo al aprovechar la segunda jugada de un balón largo. Ambos goles fueron obra del delantero escocés de 24 años Jason Cummings, que había entrado desde el banquillo. Cuando el árbitro señaló el final del encuentro, la grada local celebró con júbilo el inesperado resultado e incluso hubo invasión de campo. Jugar el replay en Anfield será todo un acontecimiento para la hinchada de este equipo de la parte baja de League One.

…pero no jugará ante el mismo Liverpool

Jürgen Klopp no se ha cortado a la hora de hacer rotaciones en la FA Cup. Ante el Everton ya había alineado un equipo repleto de jugadores de la Academy. Klopp evitó recibir ninguna crítica por no tomarse la competición en serio, pues su equipo estuvo a la altura de las circunstancias. En casa del Shrewsbury presentó un once similar y solo al final, cuando necesitaba evitar el replay, recurrió a Alex Oxlade-Chamberlain, Mohamed Salah y Roberto Firmino. Han sido unos meses intensos para el Liverpool, que se fue a jugar el Mundial de Clubes a Catar y también tuvo que hacer frente a varias lesiones. Por eso, con el regreso de la Champions League a la vuelta de la esquina, lo último que desearían sería tener que jugar un partido extra de FA Cup. El empate final lo obliga, pero Klopp ya ha anunciado que el primer equipo del Liverpool no disputará ese encuentro. De hecho, ni siquiera él se sentará en el banquillo de Anfield cuando el Shrewsbury les visite la semana que viene. Esta es la primera temporada en la que los equipos de Premier tendrán un parón invernal. No habrá un fin de semana sin partidos, sino que se dividirá una jornada entre el segundo y el tercer fin de semana de febrero. Es decir, la mitad de los equipos jugarán un finde y la otra mitad el siguiente. De este modo se garantiza que todos los equipos tengan unos días de descanso y que las televisiones puedan ofertar partidos durante las dos semanas. Klopp ha justificado la decisión de no jugar el replay apuntando que ellos van a respetar ese parón invernal y que por lo tanto no planean ni entrenar ni jugar la semana que viene. “Tenemos que respetar el bienestar de los jugadores, necesitan descansar”. Algunos de los jóvenes que han disputado estas dos rondas quizás sí que formen parte del equipo, pero el resto de la convocatoria la completarán jugadores del filial y en el banquillo se sentará su entrenador, Neil Critchley. El Liverpool ya resolvió así el rompecabezas que supuso que los cuartos de final de la Copa de la Liga coincidiesen con su compromiso en el Mundial de Clubes. Perdieron por 5-0 ante el Aston Villa. Para el Shrewsbury será una oportunidad de oro para superar una nueva ronda.

Jürgen Klopp es uno de los varios entrenadores de la Premier League que han lamentado el alto número de partidos que sus equipos han de disputar. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.
Jürgen Klopp es uno de los varios entrenadores de la Premier League que han lamentado el alto número de partidos que sus equipos han de disputar. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.

Guardiola y los replays

Pep Guardiola fue noticia en la previa de esta jornada de FA Cup: en rueda de prensa sugirió que se podrían eliminar los replays para reducir el número de partidos al que están expuestos los jugadores de élite en Inglaterra. Igual que Klopp, Guardiola ya se había pronunciado en múltiples ocasiones sobre lo muy saturado que está el calendario del fútbol inglés. Sin ir más lejos, una semana antes de estas últimas declaraciones, el técnico del Manchester City había dicho que eliminar la Copa de la Liga sería una solución al problema. Cuando le volvieron a preguntar por el mismo asunto, añadió otras ideas. Sus palabras exactas fueron: “Quizás podríamos cancelar los replays o tener menos equipos en la Championship y en la Premier League y jugar menos jornadas”. La Copa de la Liga está menos arraigada en la cultura de fútbol inglesa, pero cuando se trata de la FA Cup, la competición con más tradición, comentarios como el de Guardiola despiertan toda clase de respuestas. Desde el punto de vista de los equipos grandes, como el Liverpool o el Manchester City, jugar un replay es toda una inconveniencia. Pero para los más modestos supone la oportunidad de vivir una experiencia única y de obtener unos ingresos que pueden cambiar la situación de su club. Afortunadamente para Guardiola, su equipo no tendrá que pasar por un replay. Con un once más experimentado que el que empleó Klopp, este domingo el City ganó por un cómodo 4-0, con doblete de Gabriel Jesus, a un Fulham que se había quedado con un hombre menos a los seis minutos de juego. El miércoles se enfrentarán al Manchester United en la vuelta de las semifinales de la Copa de la Liga después de haber ganado por 3-1 en la ida.

Lo Celso convence al Tottenham

Esta ronda de la FA Cup nos ha dejado una jugada maravillosa, obra de Giovani Lo Celso. El Tottenham estaba intentado sacar el balón, pero el Southampton parecía haber conseguido arrinconar a Serge Aurier con su presión. El lateral derecho entonces se la dio en corto a Lo Celso, que en seguida tenía a James Ward-Prowse encima. Lo Celso, en un gesto de gran inteligencia, protegió el balón, se giró por el lado opuesto e inició una carrera vertical de aires maradonianos, dejando a cinco jugadores del Southampton por el camino. Ya en campo opuesto, cedió para Érik Lamela y este abrió el balón para Heung-Min Son, que adelantó a los suyos. Los aficionados del Tottenham después se llevaron una decepción cuando el Southampton provocó el replay al empatar en el 87’ con un gol de Sofiane Boufal. Pero para consuelo de los spurs está el gran fútbol de Lo Celso. El rosarino llegó al club procedente del Real Betis en una cesión con opción de compra y ahora Mourinho ya ha confirmado que el Tottenham tiene intención de ejecutarla. “El chico ha hecho que para el club sea fácil tomar la decisión de ejecutar la opción de compra”, afirmó Mourinho tras el encuentro en St. Mary’s. Lo Celso llegó lesionado y le costó entrar en el equipo, pero ahora que ha encontrado regularidad se ha ganado el puesto. “Ha progresado muchísimo”, añadió Mourinho. La inminente marcha de Christian Eriksen no hace sino añadirle importancia a Lo Celso, que comparte algunas de las principales cualidades del danés: calidad, visión de juego y polivalencia. Ante el Southampton ya desprendía detalles de su enorme calidad partiendo desde la derecha. Cuando entró Lamela, Lo Celso pasó a jugar en el medio y fue entonces cuando protagonizó esa impresionante jugada.

Giovani Lo Celso se ha ganado a la afición del Tottenham y a Mourinho. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.
Giovani Lo Celso se ha ganado a la afición del Tottenham y a Mourinho. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.

Aguanta el equipo de cuarta

Como al principio entran clubes de hasta décima división y poco a poco se van incorporando equipos de más arriba, siempre es entretenido ver cuáles son los conjuntos más pequeños que resisten en cada eliminatoria de la FA Cup. En la tercera ronda ya cayeron los dos últimos equipos de non-league (categorías por debajo del fútbol profesional), por lo que en esta cuarta ronda el equipo de menor división era el Northampton Town, de cuarta. El viernes por la noche, en uno de los primeros duelos de esta fase, recibieron la visita del Derby County, equipo de segunda en el que ahora juega Wayne Rooney (que disputó los 90 minutos), además de ser parte del cuerpo técnico. El encuentro terminó en empate a cero, y eso que el Northampton pudo haber dado la sorpresa cuando un tiro de su delantero Vadaine Olive dio en el larguero. Como sucede con todos estos equipos más modestos, jugar un replay es toda una bendición en términos de emoción para la grada y de apoyo para las arcas.

El Tranmere pasa de la épica a la goleada

Era una postal para nostálgicos. Caía la tarde en Prenton Park, en el barrio de Birkenhead, desde donde Liverpool se divisa al otro lado del ancho río Mersey. El Tranmere Rovers recibía la visita del Manchester United sobre un terreno de juego que parecía sacado de la cinta VHS de un duelo de copa del siglo pasado. Los jugadores del United tenían que adaptarse a un campo con algunos rincones embarrados por los que el balón iba botando cual conejo. A pesar de las rústicas condiciones y por muchas dudas que hayan despertado últimamente, los hombres de Ole Gunnar Solskjær dejaron el trabajo hecho antes del descanso. Maguire, Dalot, Lingard, Jones y Martial fueron los autores de un cómodo 0-5 con el que terminó el primer tiempo y Greenwood selló el marcador en la segunda parte desde el punto de penalti. De este modo terminó la aventura copera del Tranmere, que apenas tres días antes había logrado derrotar al Watford en la prórroga. Ese replay se debería haber jugado la semana anterior, pero por difícil que parezca, el campo estaba en todavía peores condiciones. Y para haber forzado ese replay, el Tranmere había tenido que sobreponerse a un 3-0 en contra en casa del Watford. Ese inesperado empate le permitió soñar a este equipo de tercera con la posibilidad de recibir al United. Así fue y gracias a ello obtuvieron un premio económico que les ayudará a reforzar al equipo ahora que tienen que centrarse en la lucha por la permanencia. Pero no cabe duda de que hubiesen preferido abandonar la competición con un resultado más liviano.

Artículo relacionado: ‘Los murales de Birkenhead’

El casero recoge las llaves del inquilino

Fue quizás el duelo de circunstancias más extrañas. El sorteo emparejó al Coventry City con el Birmingham City. No es un derbi porque no comparten una rivalidad destacable aunque ambas ciudades estén a media hora en coche. Lo curioso es que fue la hinchada del Coventry, que era el equipo local, la que tuvo que desplazarse a Birmingham para presenciar el encuentro. El dueño del Coventry, que tanto descontento ha generado entre los aficionados, no logró llegar a un acuerdo el pasado verano con los propietarios del estadio en el que jugaban. Se quedaron sin campo y la Football League les exigía encontrar uno que cumpliese con sus requisitos o si no serían expulsados de la competición. Entonces acordaron compartir St. Andrew’s, la casa del Birmingham. Ambos clubes se partieron las entradas, pero de todas formas la afición del Coventry ocupó la zona local y los aficionados del Birmingham vivieron la extraña experiencia de ver un partido lejos de su asiento habitual. Para colmo, el encuentro terminó en empate a cero, por lo que se volverán a ver las caras en el mismo estadio, esta vez con el casero como local. 

Los aficionados del Birmingham City fueron la hinchada visitante en su propio estadio. Foto: Tom Smith/Focus Images Ltd.
Los aficionados del Birmingham City fueron la hinchada visitante en su propio estadio. Foto: Tom Smith/Focus Images Ltd.

Al Newcastle se le resiste la misma ronda

Como aquel que siempre abandona el bar antes que nadie, el Newcastle lleva 14 años dejando la FA Cup sin superar esta cuarta ronda (y eso que los equipos de Premier y Championship no entran hasta la tercera ronda). Este año ya empezaron dubitativos al no pasar del empate a uno en su encuentro en casa del Rochdale, equipo de la parte baja de League One, a principios de mes. En el replay en Newcastle vencieron por un amplio 4-1 y para esta ronda el sorteo les volvió a emparejar con un equipo de tercera, el Oxford United. Jugaban en St. James’ Park y parecía que finalmente podrían romper la racha. Steve Bruce, que llevó al Hull City a la final en Wembley en 2014, alineó un equipo fuerte. Aun así, el encuentro terminó en empate a nada y el Newcastle tendrá que desplazarse a Oxford para poder aprobar esta asignatura pendiente.

Los jóvenes del Arsenal resuelven su eliminatoria

A los cinco minutos, el Arsenal ya se había adelantado en Bournemouth. Joe Willock (20 años, en esta ocasión ejerciendo como 10, pero también puede jugar más atrasado) se giró de maravilla protegiendo un balón y avanzó hasta la frontal, donde se la dio al extremo izquierdo Gabriel Martinelli (18 años) y este abrió para el lateral que le doblaba, Bukayo Saka (18 años, jugaba de extremo; ahora lleva varios partidos de lateral y ha demostrado que puede valerse en esta posición), que controló y con un potente disparo encontró la red por el palo corto. Una jugada excitante para el aficionado gunner, igual que lo sería la del segundo gol: Eddie Nketiah (20 años, esta fue su primera titularidad después de haber regresado de su cesión en el Leeds United de Marcelo Bielsa) se la deja de cara a Willock, este abre a la izquierda y Saka pone un centro que Nketiah no desaprovecha. El Arsenal ya disfruta de estos jóvenes talentos. Mikel Arteta elogió la actuación de su equipo y puso especial énfasis en Nketiah: “Estuvo genial. Estaba en la banda y tres segundos después estaba en el medio y llegaba para marcar. Esto me demuestra que anotará muchos goles. La manera de la que trabajó sin balón fue excelente”. El Bournemouth apretó más durante el segundo tiempo y llegó a recortar distancias en el 93’. Todavía se jugaron siete minutos más de añadido, pero no hubo más goles y por lo tanto el Arsenal certificó el pase a la siguiente ronda. La peor noticia para los del norte de Londres fue la sustitución de Mustafi, que se marchó lesionado. El defensor central ha sido objeto de muchas críticas desde su llegada al club, pero este lunes por la noche en Bournemouth, la grada visitante llegó a corear su nombre después de que sacase bien el balón con algunos pases que rompieron líneas en el primer tiempo. A los gunners también les debió de gustar el fútbol de Dani Ceballos, que entró desde el banquillo. Desde que se recuperara de su lesión, el futbolista español cedido por el Real Madrid no está formando parte de los planes de Arteta, pero esto quizás cambie en las próximas jornadas.

Bukayo Saka marcó un gol y dio una asistencia jugando como lateral izquierdo. Foto: Jeremy Landey/Focus Images Ltd.
Bukayo Saka marcó un gol y dio una asistencia jugando como lateral izquierdo. Foto: Jeremy Landey/Focus Images Ltd.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*