Historias de la tercera ronda de la FA Cup

Tom Pope of Port Vale heads his sides first goal despite the attention of Taylor Harwood-Bellis of Manchester City during the FA Cup match at the Etihad Stadium, Manchester
Picture by Matt Wilkinson/Focus Images Ltd 07814 960751
04/01/2020

Tras el intenso período navideño, este fin de semana se jugó la célebre tercera ronda de la FA Cup, en la acceden los equipos de Premier League y Championship y la expectación aumenta. Pero como viene siendo habitual en los últimos años, la primera gran cita copera del año ha llegado acompañada de suspiros nostálgicos. Hubo un tiempo en el que alzar la FA Cup al cielo de Wembley era una hazaña a la altura de ganar el título liguero. Ahora, los equipos de primera y segunda viven tan preocupados por sus respectivos objetivos ligueros —como entrar en puestos Champions o ascender a la Premier, dos logros que implican ingresos muy por encima de los que aporta el éxito en la FA Cup— que para muchos de ellos la competición más histórica no es una prioridad. Algunos entrenadores rotan como si de un cambio de guardia se tratase y ciertas aficiones se lo piensan dos veces antes de llenar el estadio. Antes, un encuentro de FA Cup era una ocasión muy especial, independientemente de quién fuese el rival. Ya no. Cada vez se apela más tímidamente a la magia de la copa, the magic of the cup, aquella expresión empleada para capturar la energía única que transmiten estas eliminatorias a todo o nada. Quizás esa magia todavía reine en las rondas anteriores, donde cada año algún equipo de non-league protagoniza su cuento de hadas particular (como el caso del Chichester City en la presente temporada). En la tercera ronda, en cambio, es distinto. Pero el interés por la copa no puede morir, como nos recuerdan algunas de estas historias:

El gol de Pope

Qué sería del fútbol inglés sin su elemento cómico. La historia más divertida de esta ronda se sirvió en el campo del Manchester City, pero se empezó a cocinar en junio. Tras ver por televisión la derrota de Inglaterra ante los Países Bajos en la Nations League, Tom Pope, delantero del Port Vale, escribió el siguiente tweet en referencia al nivel defensivo de su selección: “Sé que soy un jugador de League Two, sé que él juega en la selección, sé que cobra 150.000 libras por semana y sé que es un millón de veces mejor jugador que yo, pero me encantaría jugar ante John Stones cada semana. Marcaría 40 goles por temporada”. El siguiente orden de acontecimientos pareció estar guionizado: al Port Vale le toca el Manchester City en el sorteo, Stones es titular en la defensa y Pope en la delantera y este último marca al rematar un centro. Por si no fuese suficiente, después del partido, Pope volvió a echarse una risa en Twitter: “Me gustaría decir que se me fue la cabeza al decir que marcaría 40 goles por temporada [ante John Stones]… más bien serían alrededor de 50”. Aunque Stones vio el gol de primera mano, el marcador de Pope en realidad era el canterano Harwood-Bellis y el guardameta Claudio Bravo puso de su parte. Pero poco le importaba eso a Pope, igual que poco le importaba a los 8.000 aficioandos del Port Vale (agotaron las entradas que se les habían asignado) desplazados a Manchester que su equipo acabase siendo derrotado por 4-1. El caso es que habían celebrado por todo lo alto ese gol y ya nadie les quitará ese momento. Quizás sea un buen resumen de cómo se presentan las dosis de la magia de la copa a día de hoy. Después del partido Pope también confesó que Stones no parecía dispuesto a hablar con él. “Fue un poco incómodo”, dijo. Benjamin Mendy, en cambio, le estaba esperando en la puerta del vestuario para sacarse una foto con él y compartirla en el grupo de WhatsApp de la plantilla del City.

La remontada del Tranmere

El Watford presentaba nueve cambios en su once, pero al descanso ya vencía por 3-0 al Tranmere Rovers, equipo de la parte baja de League One. Parecía un ejemplo de cómo los clubes de Premier pueden utilizar estas eliminatorias para darle un fin de semana de descanso a sus jugadores más habituales sin sufrir mayores consecuencias. Hasta que en el segundo tiempo el Tranmere marcó en dos acciones a balón parado y terminó de igualar el marcador de penalti en el 87’. El fondo visitante, con 4.000 aficionados desplazados desde Merseyside (el Tranmere es vecino del Liverpool y del Everton), desbordaba alegría. El empate supone que se jugará un replay en la casa del Tranmere, un Prenton Park que seguramente estará lleno. Las rotaciones de Nigel Pearson, técnico del Watford, pudieron haber pasado desapercibidas, pues muchos otros entrenadores le dan el mismo trato a la copa, pero perder una ventaja de tres goles ante un equipo que sufre en tercera división le puso en el punto de mira. Aun así, Pearson se mantuvo firme en su manera de plantear el encuentro: “La liga es nuestra prioridad y no me voy a disculpar”. Tras Javi Gracia y Quique Sánchez Flores, Pearson es el tercer entrenador que ocupa el banquillo de Vicarage Road en lo que va de temporada. El Watford, penúltimo a dos puntos de los puestos de permanencia, centra todos sus esfuerzos en mantenerse en la Premier y no sorprendería que Pearson volviese a dar descanso a sus titulares en el replay, que tendrá lugar el próximo martes. El Tranmere también pelea por no descender, pero recibir a un equipo de Premier en casa será todo un acontecimiento para ellos. 

Cuando las rotaciones hacen honor a la copa

Con un gran número de jugadores lesionados, tras un frenético mes de diciembre con Mundial de Clubes incluido y apenas un par de días después de otro trabajado triunfo en liga, Jürgen Klopp tampoco se cortó a la hora de introducir a jugadores menos rodados. Igual que Pearson, Klopp realizó nueve cambios en su alineación con respecto a su anterior encuentro de Premier, pero en su caso el equipo estuvo a la altura de las circunstancias de principio a fin. El novedoso once de respondió, con actuaciones destacadas de jugadores menos habituales como Neco Williams, Pedro Chirivella o Curtis Jones, que marcó un gol sensacional para darle el triunfo a su equipo. El técnico alemán no podía estar más contento: “He visto una actuación sensacional de un once no muy experimentado, con muchos jugadores que estaban jugando por primera vez en un escenario como este”, dijo tras el encuentro. En este encuentro, las rotaciones habían hecho honor al prestigio de la copa. También brilló Adam Lallana, que reclama más protagonismo ahora que las opciones de Klopp están más limitadas, y debutó el fichaje japonés Takumi Minamino, procedente del RB Salzburgo. En la otra cada de la moneda estaba Carlo Ancelotti. El experimentado técnico italiano no había hecho tantas rotaciones como Klopp. “Sabíamos que el Liverpool alienaría a jugadores frescos y que sería un partido de alta intensidad, así que creo que la fuimos derrotados porque no pudimos mantener esa intensidad durante el segundo tiempo”, valoró Ancelotti. 

Curtis Jones marcó el gol de la victoria en el derbi ante el Everton. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.
Curtis Jones marcó el gol de la victoria en el derbi ante el Everton. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.

‘Take a minute’

El seguidor del fútbol inglés se habrá fijado que en esta ronda todos los encuentros empezaron un minuto más tarde de lo que sería su horario convencional. Los partidos de las 13:15 arrancaron a las 13:16; los de las 16:00, a las 16:01; los de las 20:45 a las 20:46… Probablemente ya conozca la respuesta porque la habrá leído en algún medio o en las redes sociales o la habrá escuchado en la retransmisión de alguno de los encuentros. Esa era la intención de la FA cuando decidió llevar a cabo la iniciativa ‘Take A Minute’ como parte de la campaña Heads Up, que promueve la concienciación de la salud mental. “Retrasar el pitido inicial 60 segundos es una idea simple, pero sirve para que nosotros y las organizaciones benéficas vinculadas a Heads Up podamos lanzar un mensaje muy importante sobre la salud mental”, afirmó Mark Bullingham, director ejecutivo de la FA, en un comunicado. La idea era que los aficionados se tomaran un minuto para reflexionar sobre su salud mentad y que supiesen que, en caso de necesitar ayuda, podrían solicitarla de forma sencilla a través de los servicios que ofrece ‘Every Mind Matters’, el proyecto de la seguridad social británica que colabora con la campaña Heads Up. “Sabemos que se suele evitar hablar de esto, así que es importante que usemos el fútbol como un vehículo para enfatizar la importancia de la salud mental”, leía el comunicado de Bullingham.

Un Leeds con cara de Premier

Marcelo Bielsa ha generado un gran interés en Inglaterra desde su llegada al Leeds United, un grande venido a menos, al principio del curso pasado. Con cierta regularidad, su nombre aparece entre las noticias deportivas más destacadas o protagoniza un momento que causa sensación en las redes sociales. Desde aquella noticia sobre cómo puso a sus jugadores a recoger basura para que apreciasen cuánto ha de trabajar un aficionado para pagar su entrada, hasta algunos divertidos momentos con su traductor en sus entrevistas con la prensa, pasando por su ya icónica imagen sentado sobre un cubo azul o la polémica alrededor del llamado spygate (cuando el Derby County de Frank Lampard denunció que el Leeds hubiese mandado un espía a observar su sesión de entrenamiento; Bielsa no solo lo reconoció, sino que convocó una rueda de prensa en la que expuso sus exhaustivos métodos de trabajo). El Leeds había estado cerca de ascender la temporada pasada y su afición estaba volcada con Bielsa. Pero la segunda división todavía mantenía los partidos de su equipo lejos del gran foco. Este duelo de FA Cup ante el Arsenal ha puesto su atractiva propuesta de fútbol en boca de todo el país. El primer tiempo de dominio del Leeds en el norte de Londres causó sensación, pero el Arsenal supo responder en la segunda parte y el equipo de Mikel Arteta acabó venciendo por 1-0. A pesar de la derrota, el Leeds parece encaminado a que su fútbol, y no solo el nombre de su entrenador, acapare gran atención semana sí, semana también, pues se encuentran en puestos de ascenso directo a la Premier. 

El Leeds United de Marcelo Bielsa cayó por la mínima en su visita al Arsenal. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.
El Leeds United de Marcelo Bielsa cayó por la mínima en su visita al Arsenal. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*