Partido Polish Boyfriend: Poder y sueños rotos en la liga más corrupta de Europa

Albania

La Federación albanesa de fútbol ha vivido estos días un proceso electoral a la presidencia que ha acabado con denuncias. Dos organizaciones contra la corrupción han señalado que el proceso está lleno de dudas y sombras, con el presidente Armand Duka, líder de la Federación durante los últimos 16 años, presionado para que abandone el poder… sin suerte: ha ganado otra vez. Los rivales de Duka eran Bashkim Fino, que fue primer ministro, y Shpetim Hala, que ha sido árbitro y periodista. Hala solamente consiguió 4 votos. Fino, 24. Y el presidente Duka siguió en el cargo con 28. Aunque a Duka lo acusan de crear diferentes asociaciones regionales de fútbol, dividiendo las ya existentes en otras más pequeñas porque en las elecciones además de votar los clubes de Primera y Segunda también lo hacen las Federaciones. Así se aseguró votos favorables, pues en estas federaciones ha puesto gente de confianza en el cargo. Los opositores afirman que son Federaciones fantasma con poco trabajo. Incluso el presidente de uno de los clubes más históricos, el Flamurtari, ha presentado una queja formal y amenaza con denunciar las elecciones en caso de que no se ponga orden. Las elecciones llegan justo cuando la UEFA medita tomar medidas contra el equipo más potente del país, el Skenderbeu Korçë, con una sanción de 10 años sin competir por sus diferentes casos de corrupción, pactando resultados.

El reto de Duka debería ser que Albania deje de tener el dudoso privilegio de hospedar la que es definida como la liga más corrupta de Europa. Y no lo decimos nosotros, lo dice Febernet, la principal asociación que lucha contra la corrupción en el deporte. Además, se investiga dónde acabó el dinero enviado por la UEFA para que se construyeran unos campos de césped artificial que nunca se han construido. Pese a todo, Duka sigue mandando.

Precisamente esta semana vuelve la liga albanesa y en pocos días se enfrentarán el Flamurtari con el Skenderbeu. El Flamurati anda por la mitad de la tabla. Es un club que vive del pasado. Con su base en el puerto de Vlorë, asaltado por millares de albaneses que escapaban de la pobreza cuando se derrumbó el comunismo, es un club famoso por jugar en los 80 en dos ocasiones contra el Barça en la UEFA. En 1986 empató 0-0 en el Camp Nou y 1-1 en casa. Y en 1987 ganó por 1-0, aunque cayó goleado después en Barcelona por 4-1. Pese a todo, solamente tienen 4 copas y una liga. Si históricamente se sentían víctimas de los clubes de Tirana, mejor conectados con el poder, ahora se quejan de este Skenderbeu de Korçë, ciudad del interior, un club sin demasiada historia (una liga en los años 30) que con el apoyo de su ayuntamiento ha ganado cinco campeonatos consecutivos. La última temporada fue sorprendido por el Kukësi, aunque esta ya vuelven a ser líderes con 15 puntos sobre el segundo clasificado.

El Skenderbeu se ha convertido en el equipo de moda y ha llegado a jugar fases de grupos de la Europa League. Aunque su ascenso no ha sido un cuento de hadas. Estos días la hinchada se ha manifestado en las calles de la ciudad porque el club sabe que la UEFA los investiga. La prensa publicó un informe del máximo organismo del fútbol europeo que recomienda dejar al club fuera de Europa 10 años por su participación en “la red más grande de corrupción en grandes ligas”. La sanción aún no es oficial, y el club sigue caminando hacía su séptima liga consciente de que, quizás, no llegará a la previa de la Champions el próximo verano.

El fútbol albanés pasa por uno de sus mejores momentos. Foto: Edu Ferrer Alcover.
El fútbol albanés está cuestionado por la UEFA. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Sería la segunda sanción, pues en la temporada 2016/17 ya fueron sancionados a un año sin competir cuando se documentó que el club había pactado resultados en la liga. El club presentó un recurso y acabó jugando la fase de grupos de la Europa League, sabiendo, eso sí, que la condición era que el caso se seguiría investigando. Y por lo que parece, se han encontrado más pruebas. En la UEFA, se habla de vínculos con el crimen organizado y de hasta 53 partidos del club, tanto amistosos como partidos de liga o competición europea, con la sombra de las apuestas ilegales en el periodo entre los años 2010 y 2016. Los partidos investigados en Europa, según publicó ‘The Guardian’, incluyen una goleada contra el Sporting de Portugal en la que se registraron apuestas raras con 4-0 a favor de otro gol portugués, con la defensa albanesa defendiendo mal. Y acabó llegando el gol. O un partido de previa de Champions contra el Crusaders de Irlanda del Norte de 2015. El club ganó la ida por 4-1 y ganaba por 1-2 en Belfast en la vuelta cuando se registraron muchas apuestas a favor del club local. De repente, el Skenderbeu empezó a defender mal y el Crusaders ganó el partido. Uno de sus jugadores, el portero Sean O’Neill, llegó a poner en Twitter: “Si la UEFA no investiga este partido, alguna cosa no funciona”. El presidente del Skenderbeu entre los años 2010 y 2012, Agim Zego, ha afirmado que el club está limpio, incluso amenazado con presentar denuncias, mientras su nombre aparece en el centro de la polémica, pues llegó a la presidencia en enero del 2010. Y los resultados extraños se dieron a partir de ese mismo año. Con Zego, al club llegaron los títulos de liga, y a la vez las dudas. En 2012, el Ayuntamiento, máximo accionista del club, apostó por otro presidente, Ardjan Takaj, quien con el apoyo del político Ridvan Bode permitió que el Skenderbeu siguiera creciendo.

Hasta que la UEFA dijo basta en 2016. Y Armand Duka, el presidente de la Federación, se vio obligado a tomar cartas en el asunto. Así, investigaron algunos partidos y le quitaron el título de liga de la temporada 2015/16. Además, les pusieron una sanción de 12 puntos en la temporada 2016/17 claves para que perdieran la liga en manos del Kukësi. Curiosamente, todos los partidos posteriores al verano del 2016 parecen limpios, según el informe filtrado por la UEFA.

El club, pues, vive días raros. Será campeón aunque no sabe si será sancionado. En espera de ver cómo prospera un recurso para recuperar la liga del 2016, el Skenderbeu intenta limpiar su imagen antes de jugar contra un Flamurtari que la temporada pasada recibió una sanción de 6 puntos por no cumplir con las obligaciones económicas. El club de Vlorë sueña con ser grande, como en los 80, sin tanto dinero y cansado de ver que el poder sigue en Tirana o en Korçë. Por eso quería un cambio en la Federación. Y en eso ahora está de acuerdo con el Skenderbeu.

Sábado 31 de marzo, 17:00h, Flamurtari-Kukesi

La victoria en las elecciones de Armand Duka no ha gustado a los dos clubes. Cabe destacar que la mayor parte de equipos albaneses tienen a sus ayuntamientos como gestores o propietarios, cosa que provocó que más de 15 alcaldes votaran en las elecciones a la Federación. En 2015, una coalición de izquierdas barrió en las elecciones y ganó en casi todas las alcaldías, aunque en 2016 uno de los partidos de la coalición pasó a la oposición, cosa que provocó que el Partido Socialista no pudiera hacer piña contra Duka. Lo explicamos: Duka tiene un hermano, llamado Agron, que fue ministro socialista. Pero Agron Duka abandonó el partido y se pasó al Partido Democrático. Los socialistas, pues, querían un cambio en la Federación, un cargo con poder. Y su candidato era el ex primer ministro Bashkim Fino, elegido por la región de Korçë. Pero como la coalición de izquierdas se rompió, Duka ha salvado el pellejo, provocando el enfado de un Skenderbeu que estaba convencido de tener mejor trato con Fino como presidente.

El año será largo en Albania, pues Duka medita presentar un recurso ante la UEFA. Según alega, la norma que determina que la política no puede llegar a las Federaciones nacionales parece rota tras las elecciones federativas. Y Albania sigue sin poder escapar de la fama de tener una liga corrupta como pocas.

Foto de portada: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

Una lástima que en una zona con tanto potencial futbolístico como los balcanes sigan estando tan presentes problemas como la corrupción que impiden que países como Albania puedan, de verdad, progresar.

Deja un comentario

*