Un suizo y una leyenda en Rosario

Maxi Rodríguez Argentina Newell's - Focus

Este artículo iba a estar centrado en la figura de Dylan Gissi, pero en el último minuto todo cambió. Mientras veía el clásico de Rosario, que estuvo más abierto de lo que venía siendo habitual y gozó de oportunidades muy claras de gol pero caminaba hacia el 0-0, la sequía goleadora me inclinaba a centrarme en un imponente central suizo que disputaba su segundo partido con la camiseta de Rosario Central. Sí, un suizo en el fútbol argentino.

Dylan, que pasó en categorías inferiores por Basilea y Atlético pero a sus 25 años ha tenido poca continuidad como profesional (23 partidos en Olimpo y 34 en el Montpellier B), fue una de las notas positivas de un conjunto de Coudet que no acaba de alcanzar el nivel del primer semestre de 2016 y mostró un poderío físico notable unido de una correcta salida de balón. En un plantel que ha perdido a Donatti (se fue al Flamengo) y tiene aún a Pinola lesionado, Gissi se presenta como el nuevo líder de una línea defensiva que buscar recuperar fiabilidad y que además necesita de unas condiciones especiales: Central suele presionar muy arriba y su físico permite hacerlo de manera segura.

Hay que reconocer que si se tratara de un futbolista sudamericano quizás su actuación no me habría llamado tanto la atención, pero desde aquí quiero aplaudir el espíritu atrevido y aventurero que poseen tanto él como su hermano Kevin: juega actualmente en el Rampla Juniors uruguayo y ha pasado por clubes como Servette, Alcoyano, Jürmala y Badalona.

Trayectoria de Dylan Gissi.
Trayectoria de Dylan Gissi.

Pero volvamos al principio del texto. ¿Por qué no he escrito solo sobre Gissi? Porque en el último minuto del partido Maxi Rodríguez decidió hacer un poquito más grande su figura ya legendaria en Rosario y anotar un gol que rompe una racha negativa de ocho años para Newell’s.

El capitán leproso, acostumbrado a hacer muchos goles importantes a lo largo de su extensa carrera, anotó en el descuento el que ya ha considerado como uno de los tantos más especiales de su vida. A la salida de un córner que él mismo ejecutó desde la izquierda, la pelota regresó a sus botas ya dentro del área y con un disparo raso puso fin a diez partidos sin ganarle a Rosario Central. Casi por primera vez desde la salida del Tata Martino, Newell’s se siente superior -es segundo con nueve puntos más que su máximo rival-.

“Este gol lo grité más que el de México en el Mundial 2006. Cuando sos más pibe no tomás conciencia de algunas cosas. Este gol a Central quedará en la historia como aquel y uno que le hice a Holanda”, dijo Maxi después del partido.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*