Un ataque abrumador para reinar en Asia

Razvan Lucescu Manager of PAOK during the Greek Cup Final at Olympic Stadium, Athens
Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019
11/05/2019

Al-Hilal se volvió a proclamar campeón de la Champions asiática 19 años después. El equipo saudí aplastó a Urawa Red Diamonds en la final a doble partido y no concedió apenas opciones al conjunto japonés para plantar cara a un equipo que impuso su exuberante superioridad técnica. La autoridad de Al-Hilal fue absoluta después de varias temporadas acariciando el título y se edificó a partir de la calidad pura de su cuarteto ofensivo. En 2014 y 2017 perdió la final, pero caer derrotado nunca fue una opción para una institución que cuenta con el desequilibrio de Sebastian Giovinco, André Carrillo, Salem Al-Dawsari y Bafétimbi Gomis en el último tercio.

Al Hilal - Football tactics and formations
Alineación de Al-Hilal tanto en la ida como en la vuelta de la final de la Champions League asiática.

La naturaleza ofensiva del combinado dirigido por el preparador rumano Razvan Lucescu abrumó a Urawa Red Diamonds tanto en el partido de ida como en el de vuelta hasta el punto de poder asegurar que el resultado global de 3-0 favorable a los saudíes (1-0 en la ida, 0-2 en la vuelta) se quedó extraordinariamente corto a tenor del caudal de ocasiones generadas por el flamante campeón. Consciente de que su sistema defensivo es endeble, su portero poco fiable y los centrales no demasiado autoritarios, Al-Hilal basa sus opciones de triunfo en imponer un guion de partido en el que sus atacantes disfruten. Al-Dawsari y André Carrillo son extremos tremendamente desequilibrantes en el uno contra uno, superiores a sus respectivos pares en casi todos los encuentros que disputan en el continente asiático. Giovinco, libre entre líneas, aporta creatividad para devolver paredes y filtrar pases para quien se desmarque al espacio y Gomis supone una referencia siempre útil en el interior del área. Los extremos pisan línea de fondo y buscan al ariete francés, que también sirve de diana en el juego directo si los centrales se ven atosigados por la presión. Aunque Gomis no siempre es letal en el remate, únicamente con el tridente de jugadores de tres cuartos Al-Hilal genera un buen puñado de ocasiones de gol clarísimas por partido. Por cantidad y calidad de los envíos, alguna siempre termina culminando Gomis, máximo artillero de la Champions asiática con once dianas en 14 partidos. Si no es el día del francés, ya acabará marcando otro de sus compañeros.

Bafetimbi Gomis of Swansea City during the Barclays Premier League match at the Liberty Stadium, Swansea, UK. Picture by Mike Griffiths/Focus Images Ltd +44 7766 223933 01/05/2016
Bafetimbi Gomis ha sido el máximo artillero de la Champions asiática con 11 goles. Foto: Focus Images Ltd.

Asimismo, el juego exterior de Al-Hilal se ve reforzado por el perfil de los laterales del combinado saudí. Tanto Al-Burayk como Al-Shahrani son futbolistas alocados, muy ofensivos, que se incorporan permanentemente en ataque. Ofrecen alternativas a los extremos del club azulado, obligan a los rivales a recular para perseguirles y contribuyen a que los adversarios defiendan muy atrás. Repiten esfuerzos y centran sin cesar -no siempre de forma precisa-, por lo que refuerzan el discurso de equipo que bombardea el área. Si Al-Hilal debe retroceder y defender en campo propio, la historia cambia, pues se trata de laterales impulsivos. Pierden la posición, se ven atraídos con facilidad por la pelota y no destacan en las tareas de contención salvo por su velocidad. Sin embargo, su presencia es muy importante para la estructura de ataque de Al-Hilal, como también lo ha sido el concurso de Otayf y Al-Faraj en la medular. El doble pivote, formado por dos futbolistas internacionales con Arabia Saudí, se basta para gestionar los tiempos de los partidos. Al-Faraj destaca por su golpeo con la zurda, capaz de encontrar compañeros entre líneas si se le deja jugar plácidamente, y Otayf desempeña un rol algo más posicional para compensar los movimientos de los laterales.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

El acoso al que Al-Hilal suele someter a sus rivales al atacar con tantos efectivos y la calidad de los futbolistas que resuelven las jugadas en el área contraria han sidos los principales argumentos del flamante campeón de la Champions asiática. Al-Hilal representará al continente en el próximo Mundial de Clubes, en el que también participará Al-Sadd en condición de anfitrión (campeón catarí), en un torneo que puede exponer sus puntos débiles. La abrumadora calidad de Giovinco, Al-Dawsari, Carrillo y Gomis puede permitirle generar ocasiones de gol de la nada e incluso marcar en los momentos en los que menos cómodo se encuentra sobre el terreno de juego, pero la entidad de sus futuros rivales debería mostrar las costuras de un sistema defensivo que se deshilacha con facilidad. La portería a cero en el doble enfrentamiento ante Urawa Red Diamonds es muy representativa, pues el cuadro japonés apenas tuvo oportunidades para desplegarse porque le estaban atacando todo el tiempo, pero sin el control del balón Al-Hilal es un equipo más endeble. La defensa es caótica, los jugadores de mayor talento a nivel ofensivo no siempre contribuyen en las tareas de contención y Al-Maiouf no transmite seguridad bajo palos. El guardameta saudí duda en los centros laterales, toma decisiones arriesgadas y no siempre maquilla sus lagunas con paradas espectaculares producto de su agilidad. Sin embargo, la abrumadora superioridad del cuarteto ofensivo ha camuflado estos defectos y ha marcado diferencias a lo largo de la Champions asiática.

Sebastian Giovinco pictured during Italy training at Coverciano, Florence Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 01/09/2014
El internacional italiano Sebastian Giovinco es una de las grandes estrellas de Al-Hilal. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*