Al Hilal-Urawa Red Diamonds: la disciplina japonesa contra el ímpetu saudí

Ramón Díaz - rogeriotomazjr

Hace doce meses, Kazuki Nagasawa jugaba en un equipo de media tabla de la segunda división japonesa. Urawa Red Diamons había cedido a este futbolista, de 24 años, a una categoría inferior para que se foguease y recuperara la confianza perdida en su desembarco en el fútbol europeo. En 2013, Nagasawa había fichado por el Colonia, que entonces militaba en la 2.Bundesliga. Llegó a debutar con la primera plantilla y formó parte del regreso a la élite del balompié teutón, pero en la Bundesliga participó con cuentagotas. En el último curso solo disputó un partido: jugó como titular frente al Hoffenheim y lo cambiaron al descanso. También entraba en las convocatorias de la DFB Pokal, pero poca cosa más. Era hora de cambiar de aires y volver a su país, donde todo costó más de la cuenta. Sin embargo, apenas un año después de estar jugando partidos anónimos en la segunda división japonesa, Kazuki Nagasawa apunta al once titular de Urawa Red Diamonds en la final de la Champions League Asiática. Raro sería que no jugara de la partida pocos días después de debutar con la selección absoluta.

La suerte de Nagasawa cambió el pasado verano. El Urawa Red Diamonds, en una campaña tremendamente decepcionante, relevó a su entrenador. En apenas unos meses el cuadro de Saitama había pasado de competir por la liga -perdieron la final y se les escapó la posibilidad de disputar el Mundial de Clubes en favor de Kashima Antlers- a pelear por la permanencia. El serbio Mihailo Petrovic fue sustituido por Takafumi Hori, exjugador de los Reds en los noventa, y pronto decidió apostar por Nagasawa. El ex del Colonia solo había participado en un encuentro hasta entonces en el año 2017. En agosto, nada más llegar Hori, se estrenó como titular. Pocos meses tardaría en llamar la atención del seleccionador de Japón, Vahid Halihodzic, tras liderar a Urawa Red Diamons a la final de la Champions asiática diez años después del último título continental de los rojos. La primera final desde 2008 con la presencia de un club japonés. Fino en la conducción, activo en la construcción del juego y preciso en el golpeo, Nagasawa es uno de esos jugadores que rápidamente entra por los ojos.

“Nunca he jugado en Oriente Medio y estoy convencido que el ambiente será muy distinto. Necesitamos jugar en el partido de ida como si estuviéramos en Japón”.

Kazuki Nagasawa a la AFC.

Japanese fans poses for a photo during the AFC Asian Cup match at Melbourne Rectangular Stadium (AAMI Stadium) Melbourne, Australia Picture by Frank Khamees/Focus Images Ltd +61 431 119 134 20/01/2015
Nagasawa se ganó la llamada de la selección absoluta de Japón. Podría colarse en la lista del Mundial. Foto: Focus Images Ltd.

Tras perder la final de la liga hace cosa de un año, Urawa Reds dispone de una nueva oportunidad para clasificarse para el Mundial de Clubes. Este fin de semana disputa la ida de la final de la Champions asiática frente a Al Hilal, todo un clásico del campeonato. El cuadro saudí ha ganado el título en dos ocasiones, la última en el 2000, y jugará la final por sexta ocasión en su historia. Nadie ha disputado más finales continentales que Al Hilal. Tampoco nadie ha perdido tantas como los saudíes, tres veces subcampeones. El equipo dirigido por el argentino Ramón Díaz es el conjunto más sólido del torneo: se ha plantado en la final tras encadenar doce partidos sin perder y solo ha encajado once dianas. Ramón Díaz, campeón de la Libertadores con River Plate en 1996, puede sumar su segundo título continental en Asia.

Omar Khribin, la estrella emergente del fútbol sirio

Si 2017 cambió la vida de Kazuki Nagasawa, también multiplicó las expectativas en torno a Omar Khribin, delantero sirio de 23 años. Khribin fichó por Al Hilal en enero y desde entonces promedia un gol cada 94 minutos con su nuevo club. Khribin se ha hecho famoso al protagonizar dos de las mejores historias del fútbol asiático en los últimos meses. Por un lado fue una de las estrellas de la selección de Siria que cayó ante Australia en la repesca asiática, previa al repechaje frente a Honduras. El delantero de Al Hilal anotó 10 goles en el proceso mundialista (entre 2015 y 2017). Por otra parte, Khribin se hinchó a marcar goles con el elenco saudí y brilló en las eliminatorias más oportunas, con cinco dianas en las semifinales contra Persepolis de Irán. El ariete sirio ha sido un elemento fundamental en la campaña continental de Al Hilal hasta el punto de que es el máximo artillero de la Champions League Asiática con nueve goles, los mismos que el brasileño Hulk (Shanghai SIPG).

El rápido punta sirio, punzante en los desmarques de ruptura, agresivo en sus movimientos a portería y letal a la hora de armar el disparo con ambas piernas, se siente particularmente cómodo en contextos que le brindan espacios. Se lo intentará negar Urawa Red Diamonds en la final tras neutralizar a uno de los equipos de mayor talento del continente asiático como el Shanghai SIPG de André Villas Boas, comandante de los Oscar, Hulk, Elkeson y Akhmedov, futbolistas de tronío en la confederación asiática. Sin embargo, Khribin no es la única amenaza para el cuadro japonés. El elétrico extremo saudí Al Dawsari, otro diablo si puede correr, y el brasileño Carlos Eduardo son otros dos jugadores con un peso relevante en Al Hilal. Sobre todo es llamativo el caso del brasileño ex del Oporto y del Niza, que ha marcado contra todos los rivales a los que se ha enfrentado su equipo en la Champions asiática. Autor de siete dianas a lo largo de la competición continental, Carlos Eduardo parte desde la banda derecha pero aparece en zonas interiores para hacer daño emergiendo en posiciones de remate.

AL Hilal - Football tactics and formations
Ejemplo de once de Al Hilal, tomado de la ida de la semifinal frente a Persepolis. El centrocampista Al Abid se ha perdido varios partidos por lesión y también ha jugado algunas veces Al Khaibri, menos habitual.

Cinco internacionales japoneses

Urawa Red Diamons llega a la final con el aval de ser un equipo ordenado tácticamente, que se siente cómodo con el balón en los pies para ejecutar su plan de ataque. Mientras Al Hilal es un conjunto algo más impetuoso y enérgico, que no rehuye al intercambio de golpes si siente que puede salir beneficiado, Urawa Reds opta por escenarios de mayor control. Ese rigor táctico le permitió neutralizar a Shanghai SIPG y luego cuenta con futbolistas de buen pie para combinar y asentarse en campo rival. En su plantilla, Urawa cuenta con cinco integrantes de la última lista de la selección absoluta de Japón. Fue una convocatoria algo alternativa (sin Honda, Kagawa, Shibasaki, Muto, Okazaki), pero no deja de ser un reconocimiento al buen hacer del bloque. Sobre todo en la faceta defensiva. Nishikawa es un portero de garantías, Wataru Endo actúa con corrección en el lateral derecho, Makino es un central o lateral zurdo que llegó a jugar en Europa con el Colonia, Koroki ha alcanzado por lo menos la docena de dianas en liga en las últimas cinco temporadas (lleva 20 este curso) y de Kazuki Nagasawa ya hemos hablado largo y tendido al inicio.

Urawa Red Diamonds - Football tactics and formations
Once de Urawa Red Diamonds en la ida y la vuelta de las semifinales.

Merece una mención especial el desempeño del veteranísimo Yuki Abe, titular en cuatro partidos en el Mundial de Sudáfrica. Mediocentro reconvertido a central con 36 años, rayó a gran nivel en las semifinales y es el único superviviente del equipo campeón en 2007, cuando Urawa Red Diamonds ganó la Champions frente a Sepahan. Por otro lado, también se han ganado un elogio Aoki, mediocentro posicional muy inteligente; Kashiwagi, un fino interior al que le gusta pisar el área contraria; y el extremo brasileño Rafa Silva son otros miembros destacados de la escuadra nipona. Partiendo desde la banda derecha, Rafa Silva es un jugador importante porque pisa zona de remate y compensa con movimientos agresivos lo que puede ser la falta de contundencia de su equipo en la faceta ofensiva. Al Hilal tiene más prestigio e historia detrás y cuenta con algunos futbolistas que atraviesan un estado de forma muy dulce, capaces de marcar las diferencias en cualquier momento, pero quizás el nivel medio de la plantilla nipona es superior. El contraste de estilos de la final promete espectáculo en un doble enfrentamiento de difícil pronóstico.

Final de la Champions asíatica:

Ida: sábado 18 de noviembre, 17:15h, Al Hilal-Urawa Red Diamonds.

Vuelta: domingo 25 de novimebre, 11:15h, Urawa Red Diamonds-Al Hilal.

Foto de portada:  rogeriotomazjr

Related posts

1 comments

Muy bueno. Los vi en la vuelta de las semifinales contra Shanghai SIPG y en fase de grupos contra Seoul. Me gusta mucho Kashiwagi, me parece con diferencia el jugador con mas talento del equipo. Aunque antes tenían un lateral derecho muy bueno, que creo que ha salido a Alemania durante la temporada. Espero que sean igual de salidos en la ida y a ver si hay suerte para conseguir entradas para la vuelta. Un saludo!

Deja un comentario

*