Un peón y dos genios

El marcaje a Omar Abdulrahman condicionó la eliminatoria. Foto: Jazraw.

Jeonbuk Motors salió vencedor del primer asalto de la final de la Champions League asiática, en un partido marcado por el desempeño de los futbolistas llamados a inclinar la balanza. El equipo surcoreano fue capaz de remontar ante Al Ain gracias a la calidad de su jugador franquicia, Leonardo. El extremo brasileño, autor de 10 tantos en la Champions, asumió la responsabilidad en los momentos más delicados, en especial después del 0-1: firmó las dos dianas de Jeonbuk y asistió en varias ocasiones a sus compañeros, que desperdiciaron la oportunidad de ampliar una ventaja escasa a tenor de la dinámica del encuentro en la recta final. El combinado local consiguió incomodar a los emiratíes, que no pudieron imponer su intención de correr al espacio, al controlar el ritmo al que transcurría el choque.

Jeonbuk Motors 2 (Leonardo 70′, 77′)
Al Ain 1 (Asprilla 63′)

Jeonbuk Motors centró gran parte de sus esfuerzos en minimizar el impacto del mejor futbolista rival sobre el césped del Jeonju World Cup Stadium. Las opciones de ganar el título continental pasaban por borrar del mapa a Omar Abdulrahman y hacer creer a aquellos que se sentaran a verle jugar por primera vez que era un jugador sobrevalorado, hinchado por una maquinaria mediática ansiosa por construir un nuevo ídolo asiático. Con esta finalidad, el técnico surcoreano, Choi Kang-Hee, ordenó un férreo marcaje individual sobre el emiratí, que ejerció de falso nueve como en la vuelta de la semifinal contra Al Jaish. Sacrificó un peón a cambio de eliminar a la reina del tablero y la jugada surtió el efecto deseado. A lo largo del primer tiempo, Omar Abdulrahman siempre recibió de espaldas a puerta con un contrincante pegado al cogote. Choi Chul-Soon lo persiguió en todo momento, a todas partes. Omar se movía constantemente en busca de aire, de un espacio para respirar y acariciar la pelota, ni que fuese lejos de la portería, pero nunca logró deshacerse de su sombra, que no le permitía girarse.

Jeonbuk Motors vs Al Ain - Champions Asiatica - Football tactics and formations

Esta decisión táctica condicionó por completo el ataque de Al Ain, incapaz de acercarse con peligro sobre la portería local. Los extremos Caio y Danilo Asprilla, llamados a compensar los movimientos de Omar con rupturas que atacaran el espacio liberado por el falso delantero, tampoco lograron zafarse de los pegajosos laterales surcoreanos. Así Jeonbuk fue inclinando la balanza, con un rival que no le agredía y la latente amenaza de sus mejores futbolistas. Le costó encontrar a Leonardo en el primer tiempo, del mismo modo que tampoco activaron al gigantesco delantero Kim Shin-Wook, de casi dos metros de altura. A pesar de contar con una referencia muy superior a los rivales en el apartado físico, el ariete local apenas apareció antes del descanso. La nota de color la aportó Lee Jae-Sung, fino centrocampista zurdo. Jae-Sung superó líneas y eliminó rivales gracias a su conducción de balón, siempre elegante, y filtró varios envíos peligrosos. Sus acciones, junto a una falta en el interior del área que el colegiado señaló fuera, se convirtieron en los únicos elementos de emoción del primer tiempo. Pocos podíamos esperar que un partido que apuntaba al 0-0 final cambiaría tanto después del descanso.

Ante todo, Jeonbuk y Al Ain dejaron de vivir tan encorsetados y los espacios negados en el primer tiempo se abrieron en el segundo. La intensidad en la marca a Omar Abdulrahman empezó a decaer, pues Choi Chul-Soon no siempre podía llegar a tiempo a tapar al talentoso atacante emiratí, ni tampoco entraba siempre con la misma agresividad. Combinando un pequeño bajón en la vigilancia y la personalidad del capitán visitante, que siempre pidió el balón, Al Ain vivió sus mejores minutos en el arranque de la segunda parte. Omar Abdulrahman frotó la lámpara y el partido le concedió tres oportunidades para cumplir sus deseos. En la primera, puso a prueba al portero local por primera vez con un remate con la derecha. Luego, dejó solo a Danilo Asprilla ante el meta con un pase de fantasía que el extremo colombiano echó a perder con un mal control. Al tercer aviso llegó el gol. Omar cayó a la banda derecha, atrajo a varios rivales y soltó el esférico para Asprilla, que esta vez no perdonó dentro del área. Lo más difícil parecía hecho.

La reacción de Jeonbuk Motors fue ejemplar. La estrella de los surcoreanos, Leonardo, dio un paso al frente con el tanto en contra, recibió el balón con mayor frecuencia y empezó a marcar la diferencia. Poco después del 0-1, el brasileño se sacó de la chistera un remate fantástico a la escuadra. El ex de AEK agarró la pelota en la frontal, se abrió un espacio y soltó un misil imparable para Eisa. Su mayor incidencia vino acompañada de la participación de un actor secundario inesperado, el veteranísimo Lee Dong-Gook. El delantero surcoreano de 37 años, ex de Werder Bremen y Middlesbrough, agitó el encuentro en el segundo tiempo y participó en la jugada del penal. Dong-Gook centró al área en busca de la cabeza de la referencia local, Kim Shin-Wook, pero un defensa emiratí impidió el cabezazo del surcoreano con un agarrón. El penalti lo transformó Leonardo para culminar la remontada.

Jeonbuk Motors vs Al Ain - Champions Asiatica - Football tactics and formations

Al Ain movió un par de fichas en busca del segundo tanto, pero la introducción de Douglas en punta para retrasar a Omar Abdulrahman no cuajó. Choi Chul-Soon pasó a jugar en el centro del campo y siguió persiguiendo al talentoso atacante zurdo para impedir que entrara en juego con facilidad. Además, el equipo emiratí, noqueado por los dos goles, se partió más de la cuenta y concedió bastantes facilidades en defensa. Leonardo las explotó, pero sus compañeros no aprovecharon sus pases para rematar la eliminatoria. El 2-1 supone una ventaja merecida para Jeonbuk, pero asimismo deja la final totalmente abierta para el desenlace en los Emiratos Árabes Unidos. Leonardo permanecerá en los libros de historia, pero sus goles no hubiesen sido posibles sin el trabajo oscuro de Choi Chul-Soon.

Partido de vuelta: sábado 26 de noviembre, 15:25h

Foto de portada: Jazraw bajo licencia Creative Commons 3.0.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*