Un pequeño diablo rojo para el Anderlecht

Verschaeren Anderlecht

En tiempos de crisis surgen oportunidades. Y nada mejor que emerger en un momento de máxima dificultad para que un joven talento se gane el cariño de la grada para siempre. Es lo que ha ocurrido en los últimos meses con Yari Verschaeren, un habilidoso canterano del Anderlecht que se ha convertido en una de las mejores noticias del club de Bruselas en los últimos tiempos. En un curso gris en el que el equipo malva ni siquiera se clasificó para disputar competición europea (por primera vez en en más de 50 años), Verschaeren fue la nota de color.

Este menudo extremo derecho que suele jugar en la banda izquierda es un futbolista muy escurridizo en el regate. Es rápido en carrera y desequilibra mediante el cambio de ritmo, pero también es ágil y flexible para superar rivales y provocar faltas. Lleva la pelota pegada a la bota derecha pese a que todavía es un liviano futbolista de 18 años que puede ganar en potencia para resistir mejor las embestidas y sacar aún más partido de las aceleraciones que le permite su bajo centro de gravedad. Su habilidad para rajar en conducción también le puede convertir en un futbolista moldeable al carril central, pues atesora un notable potencial para recibir perfilado y jugar en un eje de 360º grados, sin la necesidad de la línea de cal como referencia. En el primer partido oficial del curso 2019-20, actuó como interior derecho, alejado del mediocentro, para intentar recibir entre líneas, a medio camino entre la defensa y el centro del campo rival.

Verschaeren. Foto: www.rsca.be
Verschaeren. Foto: www.rsca.be

Verschaeren no solo es un jugador desequilibrante, sino que con 18 años demostró personalidad para tirar del carro en momentos de dificultad. Esta temporada empieza con un estatus distinto, casi de estrella, en el club de Bruselas que ahora entrena Vincent Kompany en un rol que compagina con la labor de jugador e incluso viene de ser el futbolista más joven en participar en el Europeo sub-21 de este verano. En el torneo celebrado en Italia incluso marcó un golazo en el último partido de la fase de grupos. Su explosión no se veía venir a tenor de su desempeño en las categorías inferiores de Bélgica (era suplente en la sub-17 semifinalista del Europeo de Inglaterra en 2018), pero con confianza y continuidad ha demostrado que pronto estará preparado para protagonizar un traspaso importante si mantiene el nivel de sus primeros meses en la élite.

Foto de portada: www.rsca.be

Related posts

Deja un comentario

*