Arthur, un aliciente más para ver a Gremio

Arena do Grêmio - emanuele spies

Gremio jugará las semifinales de la Copa Libertadores ocho años después. El club gaúcho superó a Botafogo gracias a una diana de Lucas Barrios en una jugada a balón parado que desequilibró un cruce íntegramente brasileño. El remate del delantero paraguayo mantiene vivo el sueño del Rei de Copas, que aspira a ganar su tercera Copa Libertadores. Descolgado en la lucha por el Brasileirao, segundo clasificado a diez puntos de Corinthians, la gloria continental se ha convertido en el gran aliciente de los de Porto Alegre, el único equipo de su país que sigue vivo en el torneo. Solo Barcelona le separa de la gran final.

Dentro de un equipo que propone un fútbol ofensivo y que ve portería con facilidad ha asomado la cabeza un joven centrocampista que está llamando la atención de todos quienes se acercan a ver cómo juega Gremio. Luan es la gran estrella del equipo en tres cuartos, Lucas Barrios pone los goles y Pedro Rocha aportaba desequilibrio antes de que lo fichara el Spartak de Moscú, pero Gremio también merece la pena por Arthur, un menudo centrocampista que se ha consolidado este año como titular en el elenco gaúcho. Arthur es un jugador liviano de gran calidad técnica y que no para de ofrecerse en la base de la jugada. Interviene en todos los ataques, pide el balón y lo distribuye con pocos toques. Participa constantemente para armar el juego y en cada partido demuestra una personalidad llamativa. No se arruga y está en permanente movimiento. Además de su precisión en el pase corto, Arthur también se atreve a incorporarse al ataque. Es ágil en los giros y esto le permite eliminar a los rivales mediante la conducción para luego soltar un pase peligroso cerca de la zona de tres cuartos. Arriesga de vez en cuando, pero pierde pocos balones comprometidos e imprime ritmo a la circulación en un continente en el que de forma habitual se juega de forma con mayor parsimonia. Físicamente Arthur no es un jugador que aplaste a sus adversarios en la medular, pero es agresivo sin el balón para recuperar el cuero cuanto antes. Ahora que se ha puesto de moda, su lenguaje corporal recuerda al del eslovaco Lobotka.

Arthur tiene 21 años y hasta 2017 apenas había participado en la primera plantilla de Gremio. Había sido internacional sub-17 con Brasil y había disfrutado de algunos partidos de Brasileirao, con cuentagotas, pero esta ha sido la temporada de su explosión. Se ha hecho con la manija en la medular del segundo clasificado de la liga brasileña y está cuajando buenos partidos en la Copa Libertadores, aunque todavía le falta madurar para ganar aún más consistencia. De momento ya ha llamado la atención de Tite, que lo ha convocado para verle de cerca en los dos próximos partidos de la selección brasileña. Y las semifinales de la Copa Libertadores serán un escaparate magnífico para seguir disfrutando de este pequeño centrocampista.

Foto de portada: emanuele spies bajo licencia Creative Commons 2.0.

Related posts

Deja un comentario

*