El entrenador que eliminó al equipo del que es presidente en la Copa checa

cerveny-kostelec / Foto: Jan Jankovič (dominio público)

La primera ronda de la Copa checa ha deparado una situación prácticamente inédita en un cruce que, de cualquier otra forma, hubiese pasado desapercibido entre las decenas de partidos que se juegan cada día de julio. Hace una semana, el sorteo del primer turno emparejó al FC Hradec Kralove de la segunda división con un club amateur como el Cerveny Kostelec, de la quinta categoría del fútbol checo. O lo que es lo mismo: Karel Havlicek, el entrenador del equipo de segunda división, debía enfrentarse al equipo de quinta en el que juega en sus ratos libres. Un club que el propio Havlicek preside.

Karel Havlicek colgó las botas de forma profesional a inicios del siglo XXI y se involucró con un club familiar como el Cerveny Kostelec, de una localidad que apenas supera los 8.500 habitantes. Havlicek compaginó la presidencia de un equipo de la quinta división con el trabajo en las categorías inferiores en el Hradec Kralove, donde era entrenador. Y cuando era posible, se escapaba para jugar con el Cerveny Kostelec, donde ejercía de defensa cada vez que se vestía de corto.

Sin embargo, la mala dinámica del Hradec Kralove en la primera división del fútbol checo acabó con la destitución del entrenador del primer equipo. Y el club recurrió a Havlicek, hombre de confianza del Hradec. Con pasado como futbolista en la entidad y con una dilatada trayectoria en su fútbol formativo, a los 48 años Havlicek asumió las riendas de la plantilla de cara las tres últimas jornadas de la temporada, ya en pleno mes de mayo. El Hradec ganó dos de los tres partidos en los que Havlicek se sentó en el banquillo, pero perdió la categoría. Sin embargo, el club mantuvo la confianza en su nuevo entrenador.

Paradojas del destino, Karel Havlicek arrancó hoy su primera temporada completa al frente de un equipo profesional midiéndose al club en el que juega en sus ratos libres y del que también es presidente. Con su nuevo rol en el Hradec Kralove, su intención era solo jugar en caso de emergencia absoluta con el Cerveny Kostelec, pues los años pasan factura y Havlicek anda cerca de cumplir el medio siglo. Aun así, este emparejamiento de Copa será uno de los mejores momentos de la historia reciente de un club que milita en la quinta categoría del fútbol checo y que ya celebró como un gran éxito la victoria en la ronda previa ante un equipo de la cuarta división en la tanda de penaltis, un partido que Havlicek no disputó. “Acudieron unos 450 espectadores en el duelo ante el Dvor Kralove, así que espero que cerca de un millar vean el partido ante el Hradec”, vaticinó Havlicek antes de la eliminatoria. Al final, los hinchas del modestísimo Cerveny Kostelec sufrieron la enorme diferencia entre ambos clubes: el Hradec se clasificó para la siguiente ronda gracias a un contundente 1-7.

“Soy el único que no puede perder”, dijo Havlicek antes del partido. No se equivocó.

Foto de portada: Jan Jankovič (dominio público)

3 comments

No entiendo como muchos no prestan atención a las copas -y a la vez lo agradezco por tema underground-. Nos dejan cada historia. Espectacular.

Deja un comentario

*