El trampolín de Lainez

General view of the stadium pictured ahead of the UEFA Nations League match at the Estadio Benito Villamarin, Seville
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222
15/10/2018

Desde que debutó con el primer equipo de Club América, con 16 añitos, Diego Lainez insinuó que no era un chico cualquiera. Cabeza arriba, pelota pegada a la bota izquierda y aceleración a punto para cambiar de ritmo en cualquier momento con el desparpajo propio de quien revoluciona su entorno a su paso sin darse cuenta de las consecuencias que provocan sus actos. Lainez tardó muy poco en hacerse un hueco en las alineaciones de las Águilas y cuando cumplió los 17 años confirmó lo que apuntaba en el Mundial sub-17 disputado en la India. México cayó en la primera ronda eliminatoria, en octavos de final, pero Lainez evidenció que era uno de los mejores futbolistas de su edad en todo el mundo en un torneo entre talentos nacidos a partir del 2000. Volvió loca a Inglaterra, a la postre campeón, en un partido de la fase de grupos y desbordó con una facilidad pasmosa a lo largo de dicho campeonato. Lainez respondió a las expectativas que generó su irrupción en el fútbol profesional en un contexto internacional que le situaba aún más en el escaparate, pero debía confirmarlas a lo largo de un periodo más amplio de tiempo.

Pese a su juventud, Lainez ha actuado en varias posiciones a lo largo de su corta carrera. Con Club América empezó jugando como interior, en el centro del campo del sistema de tres centrales y dos carrileros que proponía Ricardo La Volpe, con tendencia a caer al sector derecho. Sin embargo, la referencia más fiable seguramente sea la selección mexicana en los torneos de categorías inferiores como el mencionado Mundial sub-17, el torneo CONCACAF sub-20 o el torneo de Toulon del pasado verano. En varios equipos en los que Lainez era la principal estrella, el primer futbolista al que el entrenador colocaba sobre la hoja de alineaciones, el canterano de las Águilas era casi siempre extremo izquierdo. Extremo izquierdo tanto de pie como de ubicación sobre el césped, pues se abría a la banda para recibir y explotar el uno contra uno, su principal virtud. Lainez conduce la pelota con elegancia y precisión y el cuero rara vez se aleja de su bota izquierda, que maneja a su antojo. Cuando juega abierto, Lainez espera, recibe y desborda. A partir de ahí puede regatear intentando progresar por dentro o ganar la línea de fondo y centrar al corazón del área, pues atesora un buen golpeo. La derecha, claramente su pierna menos hábil, la usa poco, por lo que rara vez sorprende hacia su perfil menos natural. Aun así, aunque todo el mundo sospeche cuál será su próximo movimiento, Lainez es lo suficientemente hábil para driblar y cambiar de ritmo en el momento idóneo para zafarse de su marca.

Manager Quique Setien of Real Betis during the Pre-season Friendly match at the Vitality Stadium, Bournemouth Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 03/08/2018
Quique Setien deberá pulir el talento de Diego Lainez. Foto: Focus Images Ltd.

Quizás por este motivo resulta interesante la evolución posicional de Lainez a lo largo de los últimos meses. El canterano de América empezó la última edición del campeonato Apertura de la Liga MX jugando en la banda derecha, una demarcación que le permite explotar su conducción con la pierna izquierda con otros fines. Desde la derecha, su regate queda enfocado hacia el carril central. Si elimina a uno o dos rivales, puede disparar o asistir a sus compañeros en posiciones interiores. Es una posición en la que ha ido jugando Lainez siempre que no ha coincidido con Renato Ibarra, extremo derecho muy potente que ha cuajado una buena campaña con América. En caso de convivir ambos en el mismo once, Lainez ha regresado a la banda izquierda, donde por ejemplo disputó la última final contra Cruz Azul, aunque también ha alternado algún rato en la mediapunta. En cualquiera de los dos flancos, luce el regate de Lainez. Por dentro, se le intuyen hechuras. Como lleva la pelota pegada al pie, cuesta arrebatarle el balón si no es chocando con él (todavía es relativamente liviano) y su precisión en el toque le permite repartir pases entre líneas o tirar a portería. Es bueno en la asociación, aunque en Club América no abundaban los compañeros de ese perfil, y es una faceta que aún puede pulir. Por otro lado, Lainez arma el tiro con la pierna izquierda con bastante rapidez y ha mejorado en el aspecto goleador, pues ha anotado cinco goles en los últimos quince partidos de la Liga MX. Quizás sus tiros no son muy potentes, pero sí los coloca bien.

En el Betis, Lainez afrontará varios retos que pueden marcar el techo de la carrera de este joven talento mexicano. El flamante fichaje verdiblanco deberá adaptarse al fútbol europeo, donde se concede menos tiempo y espacio para pensar y ejecutar, a la vez que ganarse un hueco en un equipo con una elevada competencia en la parcela atacante. Por otro lado, queda abierta la demarcación en la que le puede usar Quique Setién. Su mejor rendimiento ha llegado pegado a la banda izquierda, pero su posición ideal no existe en el sistema más recurrente del equipo andaluz. El flanco zurdo queda reservado para el carrilero de turno -habitualmente Junior Firpo-, a quien se le exigen esfuerzos largos, profundos, constantes, para subir y bajar la banda. Y también un mayor rigor defensivo. Puede actuar en ese rol en algún momento determinado, como en los últimos minutos de un partido en el que el Betis está volcado en busca del gol, pero no parece su lugar a corto plazo. Seguramente su futuro más cercano en el Betis se encuentre en el carril central, jugando entre líneas, sea de mediapunta o segundo delantero, por detrás de un jugador que trace movimientos al espacio o atraiga la atención de los centrales jugando de espaldas. Es ahí, a medio camino entre centro del campo y delantera, donde Lainez puede enfocar su juego al gesto decisivo, al último pase o al disparo desde la frontal. Y, quizás más tarde, evolucionar en un interior que reciba por dentro, de los que pueden eliminar adversarios en conducción, si adquiere mayor pausa para gestionar la posesión. Condiciones no le faltan a Diego Lainez, aunque debe potenciarlas para sacarle todo el jugo al fútbol que atesora y dar un salto en su carrera. Dejar de ser una joven promesa con talento y convertirse en una realidad en una de las mejores ligas del mundo. Que no es poco.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Diego Lainez
Edad: 18 años
Equipo: Real Betis
País de nacimiento: México
Posición: Extremo

Cada lunes, un perfil (o una historia) de un joven talento en edad sub-23.

– 7 de enero: Bryan-Clovis Ngwabije
– 31 de diciembre: Sardar Azmoun
– 24 de diciembre: Bilal Ould-Chikh
– 17 de diciembre: Domingos Quina
– 10 de diciembre: Josh Sargent
– 3 de diciembre: Juan Marcos Foyth
– 26 de noviembre: Sofiane Diop
– 19 de noviembre: Jadon Sancho
– 12 de noviembre: Richarlison
– 5 de noviembre: Daniel Arzani
– 29 de octubre: Serginho
– 22 de octubre: Florent Muslija
– 15 de octubre: Zeki Çelik
– 8 de octubre: Krzysztof Piatek
– 1 de octubre: Ondrej Duda
– 24 de septiembre: Declan Rice
– 17 de septiembre: Angeliño
– 10 de septiembre: Giorgi Chakvetadze
– 3 de septiembre: Myron Boadu
– 27 de agosto: Rúben Dias

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Estoy deseando ver cómo se desempeña con los verdiblacos. El Betis está armando un curioso equipo, sólo ble falta un buen delantero que asegure 15 goles por temporada.

Es otro tema a tener en cuenta, sí. Lo pensé al escribirlo, ya antes del partido ante el Real Madrid, y en ese segundo choque parecía consagrarse esa línea a nivel de dibujo. A ver cómo evoluciona este asunto, porque también puede ser importante para Lainez.

Deja un comentario

*