El Olympique de Lyon revalida su hegemonía

Ada Hegerberg of Olympique Lyonnais Féminin during the UEFA Women's Champions League Final at the Cardiff City Stadium, Cardiff
Picture by Mike Griffiths/Focus Images Ltd +44 7766 223933
01/06/2017

En apenas 30 minutos, el Olympique de Lyon se encargó de demostrar quién manda en la Champions League femenina. En una exhibición de autoridad y jerarquía, el vigente campeón de Europa marcó territorio y golpeó al Barcelona con contundencia para hacerle ver que el sábado 18 de mayo de 2019 no iba a ser su día. Que su momento debía esperar, porque la diferencia respecto al gran dominador del fútbol continental aún es mayúscula. El Olympique de Lyon ganó su cuarta Copa de Europa consecutiva en una final que liquidó en media hora en la que avasalló al Barcelona. Atropelló al equipo revelación del torneo, debutante en una final, en la enésima exhibición goleadora de Ada Hegerberg. Sin piedad, sin clemencia, sin dar pie a segundas oportunidades, sin brindar un pequeño resquicio para la esperanza de las mujeres azulgrana, el Olympique de Lyon revalidó su hegemonía con la suficiencia de quien sabe que su lugar en lo más alto resulta inalcanzable para las demás. Al menos hasta la próxima temporada.

Una de las novedades del once del Olympique de Lyon se encargó de marcar las diferencias desde los primeros compases. Aunque la primera oportunidad la desaprovechó Toni Duggan, que cruzó demasiado su remate después de recibir sola dentro del área un buen pase de Mariona Caldentey, la primera vez que Shanice van de Sanden pudo correr en la banda derecha ya resultó decisiva. La extremo neerlandesa, habitual suplente en el OL por detrás de Delphine Cascarino, aprovechó la confianza de su entrenador para destrozar al Barcelona con su velocidad. Rápida y punzante en sus movimientos, Van de Sanden ganó en dos ocasiones la espalda a la zaga azulgrana y repartió dos asistencias de gol en el primer cuarto de hora. La primera, la empujó al fondo de la red Marozsan. La segunda, la empaló Ada Hegerberg. El Olympique de Lyon encontró espacio por fuera para luego terminar las jugadas en el corazón del área. Tanto Van de Sanden en la derecha como Majri en la izquierda se convirtieron en una pesadilla para el Barcelona. Tanto cuando aparecían para atacar el espacio en carrera como cuando desbordaban en el uno contra uno, la superioridad gala en los flancos decantó la balanza en la media hora inicial. Entre el fútbol generado por las bandas y la permanente amenaza de las rupturas de Le Sommer y Hegerberg a la espalda de una defensa bastante adelantada, el Barcelona sufrió para contener todo el poderío ofensivo lionés.

Olympique de Lyon 4 (Marozsan 5′, Hegerberg 14′, 19′, 30′)
Barcelona 1 (Oshoala 89′)

Barcelona vs O.Lyon - Football tactics and formations

A la media hora, el Olympique de Lyon ya había marcado los cuatro goles de la final. Ada Hegerberg aprovechó las ventajas generadas por sus compañeras en las bandas para castigar al Barcelona con un hat-trick en la tercera final de la Champions distinta en la que marca desde que fichó por el OL en 2015. El olfato goleador -y la efectividad en el remate- de la noruega hurgó en la herida del equipo azulgrana, que tardó en reponerse del arranque avasallador del Olympique de Lyon. Le costó controlar la pelota, frenar el ritmo del partido, minimizar pérdidas y dilatar cada ataque del OL, letal en cada oleada que le permitía pisar zona de remate. El OL se plantaba en la frontal con excesiva facilidad y en el último tercio apenas perdonó.

Volvió a dar señales de vida el Barcelona cuando Alèxia Putellas pudo recortar la diferencia con un cabezazo a la salida de un córner antes del descanso y mejoró tras el paso por los vestuarios. En un dominio en parte permitido por el OL, ya satisfecho con la ventaja cosechada en la primera mitad, el Barcelona pudo mostrar algunas de las virtudes que han llevado a las mujeres de Lluís Cortés hasta la final de Budapest. Creció la influencia de Aitana Bonmatí con su ida y vuelta en tres cuartos, aportó lucidez Mariona Caldentey con sus toques entre líneas y dejó buenas acciones Toni Duggan con sus descargas de espaldas a portería. El Barcelona controló el tempo del encuentro, amasó la pelota a través de posesiones más largas, minimizó las salidas a la contra del Olympique de Lyon y se acercó al área contraria con más peligro. Atajó la dinámica de la final y compitió mucho mejor.

Amel Majri of Olympique Lyonnais Féminin during the UEFA Women's Champions League Final at the Cardiff City Stadium, Cardiff Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 01/06/2017
Amel Majri hizo mucho daño al Barcelona por la banda izquierda. Foto: Focus Images Ltd.

Lieke Martens remató fuera una pelota que le cayó en el área pequeña en el minuto 68′, Vicky Losada no ajustó lo suficiente una vaselina tras un gran control orientado y finalmente Oshoala aportó el punch que necesitaba el ataque azulgrana. La delantera nigeriana, que entró para disputar los últimos 20 minutos, amenazó a la defensa del OL con su velocidad punta y sus movimientos al espacio. En un tramo de partido roto, con más metros para correr y con M’Bock Bathy y Wendie Renard desgastadas por el esfuerzo realizado desde el inicio, Oshoala estiró al Barcelona y le permitió amenazar de forma más recurrente a Bouhaddi hasta encontrar el premio del gol al borde del tiempo del descuento. Prácticamente en la primera oportunidad en la que Lieke Martens pudo conducir con libertad entre líneas, la jugadora neerlandesa filtró un pase fabuloso para el desmarque de Oshoala, que maquilló el resultado con un disparo raso.

Con su goleada al Barcelona en Budapest, el Olympique de Lyon no solo enlaza cuatro títulos europeos consecutivos sino que se consolida como el club con más Champions League. Con seis entorchados, todos logrados en menos de una década, se mantiene en el trono como el rival a batir en los próximos años. Por el camino, ha vencido a los mejores equipos de Europa. Apeó al Wolfsburgo con autoridad en cuartos y supo sufrir ante el Chelsea en la eliminatoria más dura que ha afrontado en esta edición del torneo. Este curso el OL ha ganado la liga francesa tras ceder solo dos empates fuera de casa y en la capital húngara ha completado el triplete, el cuarto de la historia de una entidad que no ha perdido ningún partido oficial esta temporada. El OL, de hecho, no pierde desde que se le escapó la final de la Coupe de France el 31 de mayo de 2018. Esa final copera ante el PSG es el único encuentro que ha perdido el Olympique de Lyon femenino en los últimos dos años. Mucho camino le queda por recorrer al Barcelona -y al resto de representantes de la Liga Iberdrola en el fútbol europeo, especialmente al Atlético de Madrid, vigente campeón español- para reducir la distancia respecto al Olympique de Lyon. Por si quedaba alguna duda, se encargó de disiparlas en la primera media hora de la final de la Champions.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*