La nueva vida de Samed Yesil

Grecia federación - Marcadorint

Samed Yesil tiene 23 años, aunque su rodilla seguramente se asemeja más a la de un futbolista cercano a la treintena. Líder de una generación alemana en la que compartía protagonismo con un tal Emre Can, al joven delantero teutón le aguardaba un futuro esperanzador. El ariete formado en el Bayer Leverkusen era una pieza específica pero imparable: un delantero de área que enchufaba todos los balones que tocaba. Cualquier pelota que merodeaba el área pequeña terminaba en el fondo de la red cuando se acercaba el futbolista de origen turco, con un instinto innato para aparecer en el momento adecuado en el lugar oportuno. Su olfato era una señal inequívoca de su potencial a falta de encontrarle acomodo en la élite, algo que parecía cuestión de tiempo. El Liverpool fue el gigante europeo que más interés puso en contratarlo y se lo llevó a Inglaterra por una cantidad cercana al millón de euros, avalado por Sami Hyypiä, que daba sus primeros pasos como entrenador en Leverkusen. Pero todo terminó muy pronto para el bueno de Samed. Demasiado pronto.

Poco después de cumplir la mayoría de edad, Yesil tuvo un par de ratos para degustar el fútbol de élite. Debutó con el primer equipo del Liverpool y disputó dos encuentros coperos de la mano de Brendan Rodgers, el entrenador que insistió en su fichaje. Pero pronto la mala suerte interrumpió la carrera del delantero alemán, que se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla en un encuentro con la selección sub-19, El mes de febrero de 2013 marcó el inicio de un calvario de lesiones, pues apenas tardó unos pocos meses en volverse a romper tras recuperarse de su lesión. Once meses después de la primera rotura, en enero de 2014, Yesil se volvió a romper el cruzado. Esta vez, en un entrenamiento con el Liverpool.

Las dificultades del alemán para recuperarse y jugar con continuidad derivaron en una cesión al Luzern en verano de 2015 para que pudiese disfrutar de minutos. Aunque fuese en el fútbol suizo, era una oportunidad para volver a sentirse futbolista. En su primera partido como titular, Yesil marcó. Sin embargo, el paso de Yesil por el país helvético fue tremendamente discreto. Un equipo que le ofreció 370 minutos de juego en liga, con solo tres titularidades y 23 encuentros arrancando en el banquillo, no parecía la mejor forma de relanzar la carrera de un delantero de 21 años con un par de cicatrices en las rodillas. La diana del estreno en el once inicial fue la única que anotó en Suiza. De regreso a Inglaterra tras su cesión, el Liverpool no le renovó el contrato y se convirtió en un agente libre. Llegó el salto al vacío.

Brendan Rodgers era el entrenador del Liverpool cuando Yesil aterrizó en Anfield. Foto: Focus Images Ltd.
Brendan Rodgers era el entrenador del Liverpool cuando Yesil aterrizó en Anfield. Foto: Focus Images Ltd.

La pasada temporada, Samed Yesil jugó en una de las revelaciones de la liga griega. En el Panionios, que durante una larga fase del curso se mantuvo segundo en la competición de la regularidad helena, se ha vuelto a sentir futbolista. Tras seis meses buscando un club que lo acogiera, firmó en enero de 2017 y disputó diez partidos como titular. No se estrenó como goleador hasta mayo, pero se encontró con futbolistas célebres que han vivido episodios parecidos a su calvario. Un ejemplo es el del centrocampista iraní Masoud Shojaei, ex de Osasuna. En el club navarro el futbolista asiático se pasó más de un año y medio lesionado por culpa de varias operaciones que lo dejaron prácticamente sin jugar entre abril de 2011 y enero de 2013 y le obligaron a dar varios pasos hacia atrás para recuperar el impulso. En Atenas, Yesil y Masoud compartieron vestuario con David N’Gog, delantero francés con pasado en el Liverpool y que responde a un perfil de jugador absolutamente distinto. El de N’Gog es el típico caso de futbolista que llegó a un gigante generando unas expectativas que luego se probaron excesivas y que no ha encontrado su sitio desde entonces, algo que le puede terminar ocurriendo a Yesil a pesar de que la trayectoria del alemán está mucho más ligada a las lesiones que la del galo.

A pesar de todo ello, el club del que el Atlético de Madrid fichó a Milinko Pantic compitió casi hasta el final de temporada con PAOK, Panathinaikos y AEK de Atenas por un puesto de acceso a la fase previa de la Champions 2017-18 en un play-off en el que el AEK se acabó imponiendo. El Panionios no se clasificó para la máxima competición continental, pero al menos garantizó su presencia en la próxima edición de la Europa League. La rodilla de Yesil aún está a tiempo de disfrutar del fútbol propio de las mejores noches europeas. Aunque le toque empezar la temporada en la primera quincena de julio.

En el primer partido de Europa League, el Panionios ganó al Gorica por 2-0.

Samed Yesil marcó los dos goles.

Foto de portada: MarcadorInt/T.Martínez (todos los derechos reservados).

Related posts

5 comments

Aún lo recuerdo en el Mundial Sub-17 en México, me pareció un delantera con un futuro espectacular, me recordó mucho a Miroslav Klose, una lástima que las lesiones hayan afectado tanto su carrera, tal vez ya no esté a tiempo de ser lo que se esperaba que fuera pero ojalá pueda competir en la élite del futbol de Europa.

Darse cuenta de historias como esta y compartirlas es de agradecer, el fútbol da muchas vueltas, al menos ya gracia a panionios esta peleando en Europa

¡Muchas gracias a todos! A ver si poco a poco puede reconstruir una carrera más que decente en el fútbol europeo.

Deja un comentario

*