El Cuervo de tres ojos

Donny van de Beek of Ajax Amsterdam during the Dutch Eredivisie match at Amsterdam Arena, Amsterdam
Picture by Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd +31655744888
17/02/2019

Como ocurre con uno de los personajes más célebres de Juego de Tronos, Donny van de Beek posee el don de ver lo que ocurrirá antes de que acontezca. No ejerce el control del pasado, aunque en cierta medida sea uno de los guardianes de la esencia del método Ajax, pero sí se anticipa al futuro más inmediato con un segundo de antelación a lo que perciben sus rivales y en ocasiones incluso compañeros. Van de Beek se presentó en sociedad a lo largo de la pasada edición de la Champions League gracias a su capacidad goleadora y su habilidad para plantarse solo ante el portero en cualquier circunstancia tras una larga cadena de pases cerca del área contraria, pero sus cifras realizadoras no eran más que una consecuencia de todos los ingredientes que salpimientan su fútbol. Van de Beek se expresa sobre el verde a través de la permanente interpretación del espacio y del tiempo, como si viviera en la quinta dimensión de Interstellar, y actúa de forma casi intuitiva, sensorial, a pocos toques. Le gusta entrar en contacto con el cuero, pero es el primero que entiende que lo mejor es retenerlo muy poco, lo justo, para que todo fluya.

Donny van de Beek tiene el fútbol en la cabeza. Atesora un mapa del campo en el cerebro, como quien observa el radar de posiciones en un videojuego para saber dónde se ubican todos los futbolistas sobre el césped, y se ha convertido en una pieza determinante en el devenir de los encuentros cuando ha adelantado su posición y se ha acercado al área rival. Una vez Erik ten Hag empezó a usar de forma recurrente a Dusan Tadic en punta, en el rol de falso nueve, el Ajax necesitaba una figura que rellenara los espacios liberados por el atacante serbio. Con Schöne, Frenkie de Jong, Tadic, Ziyech, Neres y Van de Beek a un nivel elevado, la mejor forma de dar cabida a todas las piezas era mandar al internacional marroquí a la banda a cambio de prescindir de un punta más clásico como Dolberg o Huntelaar. Y la presencia de un delantero móvil, más dinámico, se convirtió en una bendición para el canterano del Ajax. En un equipo que ataca a través del balón y se instala en campo contrario durante largas fases de los partidos, el dinamismo de Van de Beek permitía al Ajax gozar de un perfil que intimidara y estirara a las defensas rivales. Un futbolista que amenazara la portería y trazara desmarques al espacio, que obligara a la zaga a recular, que dividiera la atención de los oponentes. Ese alfil en el tablero de ajedrez era Van de Beek, que a la sombra fue el primero en entender su misión. Detecta los espacios libres con la lucidez del superdotado y los ataca con un hambre voraz. Pero no solo los ataca cuando cree que la jugada puede terminar en un remate propio, sino que también lee los espacios y los ocupa cuando interpreta que ese movimiento puede arrastrar a alguna marca y desplegar la alfombra roja hacia la portería a uno de sus compañeros. O si la jugada pide compensar el movimiento de un compañero y debe caer a la banda para esperar su momento. Van de Beek lee el partido sobre la marcha y propone retos distintos en cada jugada a partir de una particularidad: todo lo que piensa cuando el balón no pasa por sus pies.

Donny van de Beek of Ajax Amsterdam (L) scores 0-1, Lars Unnerstall of VVV Venlo (R) during the Dutch Eredivisie match at Stadion De Koel, Venlo Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929 27/08/2017 ***NETHERLANDS OUT***
Donny van de Beek tiene un don para plantarse solo delante del portero. Foto: Focus Images Ltd.

Asimismo, cuando el balón entra en contacto con sus botas Van de Beek también sigue siendo un futbolista lúcido. Porque ya ha pensado lo que hará a continuación antes de recibir. Ya sabe dónde mandará la pelota, a quién se la pasará, dónde se moverá a continuación si quiere tirar una pared. Lo tiene absolutamente interiorizado y mecanizado. Lo mismo cuando le cae el cuero en posición de remate dentro del área: cuando va a disparar, a Van de Beek ya le ha dado tiempo a ubicar al portero, controlar la posición de los rivales que pueden incomodar su disparo y decidir dónde colocará el tiro. Van de Beek siempre es puntual en sus movimientos, con un control absoluto del timing, y rara vez se entretiene más de la cuenta. Ha asimilado desde la cuna, desde los rondos y los juegos de posición de la cantera del Ajax, que jamás debe dar dos toques si puede resolver la acción con uno. Y también sabe mover su cuerpo para engañar mediante fintas y ahorrar toques extra para acomodar el cuero. Por eso es recurrente verle dar asistencias sin tocar el balón, arrastrando rivales con un amago, o intentar devoluciones con taconazos que rara vez pecan de frívolos. Todo lo que procesa su mente explica sus escandalosas cifras goleadoras del año pasado. En un equipo que genera, que ataca permanentemente, que se instala en campo contrario, que carga área con muchos efectivos y que planta a un falso nueve que obliga a los centrales a tomar decisiones permanentemente, Van de Beek encuentra terreno fértil para sentirse cómodo y abonar goles. Uno detrás de otro, porque sus compañeros le encontrarán a menudo en una posición ventajosa y a Van de Beek tampoco le tiembla el pulso a la hora de apuntar y disparar. Esa misma sensibilidad le debería bastar pronto para reclamar a gritos un rol más importante en la selección neerlandesa, que tampoco juega con un nueve puro y requiere de atacantes de segunda línea que aporten profundidad y pisen el área contraria. Cuanto más movimiento haya alrededor de Van de Beek, más peligroso es.

¿Es Donny van de Beek un llegador? Sin duda, uno de los mejores del planeta. ¿Se queda corta esa etiqueta para encasillar al canterano del Ajax? También. Porque Van de Beek ejerció otros roles en la cantera del Ajax y en sus primeros meses en el primer equipo ajacied, en entornos en los que quizás no lucía tanto por su producción ofensiva pero en los que hacía jugar a sus compañeros. Miembro de la misma generación que Abdelhak Nouri, tanto en las categorías inferiores del club como de la selección, Van de Beek exhibió su inteligencia táctica durante mucho tiempo mientras Nouri ponía al servicio del equipo su calidad técnica e imaginación para desbordar. Van de Beek, como interior en el 4-3-3 clásico del Ajax, era un centrocampista enfocado a generar triángulos, a estar en disposición de recibir permanentemente y tocar de primeras para que la circulación fuera fluida y el equipo jugara junto para luego presionar en campo contrario. No se trataba de un futbolista con muchísimo peso a nivel creativo, pero sí clave para que el engranaje funcionara. Posteriormente, después de que Frank de Boer lo hiciera debutar, actuó con regularidad como mediocentro más posicional. Sobre todo en el año con Peter Bosz como entrenador. Su lectura del juego le servía para estar ubicado siempre donde debía, y asimismo demostró que era capaz de gestionar la pelota. Como se trataba de un jugador inteligente, puro criterio, el Ajax procuraba que participara mucho y a partir de ahí hiciera circular la pelota a pocos toques. Sirva como ejemplo uno de los partidos de la fase de grupos de la Europa League 2016-17, la edición en la que el Ajax pierde la final ante el Manchester United, en la que actuando como mediocentro ante el Standard completó una de sus mejores actuaciones del curso y rompió un récord de participación en un único partido europeo.

Van de Beek Youth League Ajax Eduardo Ferrer Alcover
Van de Beek, en un partido de la UEFA Youth League. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Por este motivo, no resulta tan sorprendente que en la actual temporada Donny van de Beek haya jugado en reiteradas ocasiones en una posición algo más retrasada que en el curso pasado en el que tanto brilló. Con Neres, Promes, Ziyech y Tadic en el último tercio, y sin Schöne ni De Jong por detrás, conseguir que Van de Beek rinda en el doble pivote tan característico que usa el Ajax de Ten Hag puede multiplicar las opciones ofensivas del cuadro ajacied en momentos puntuales del año. Quizás no sea una alternativa tan sostenible en el día a día de las grandes citas europeas, en la que la amenaza de Van de Beek aún más cerca del área y la estabilidad del doble pivote formado por Lisandro Martínez y Edson Álvarez parecen imprescindibles, pero sí en la Eredivisie o en tramos en los que el Ajax necesite marcar. Van de Beek dinamiza el juego unos metros más atrás de lo habitual, pero si la salida de balón es limpia también le da tiempo a aparecer por sorpresa en el área contraria. Y aún mejor, puede resultar incluso más indetectable si el Ajax ataca con cuatro futbolistas por delante del ‘6’, por lo que la cantidad de potenciales distracciones para la zaga rival es incluso mayor. Si juega en la base con Lisandro Martínez, en ocasiones el Ajax genera espacios retrasando al argentino para jugar entre los dos centrales y permite a Van de Beek y Ziyech bajar a recibir en esas zonas para organizar los ataques. Ahí es el marroquí quien asume mayor responsabilidad en la construcción.

Este martes, el Ajax se jugará el pase a los octavos de final de la Champions en un duelo directo contra el Valencia. Al conjunto de Ámsterdam le basta con puntuar para volver a plantarse en la fase eliminatoria de la Copa de Europa -a pesar de que se quedó a un gol de disputar la última final, no está de más recordar que anduvo 16 años sin superar los grupos-, en un nuevo escaparate para que Donny van de Beek vuelva a lucir su calidad y puntualidad en la élite. Autor de siete goles en lo que llevamos de temporada, el canterano del Ajax encarna una certeza absoluta cada vez que se enfunda la camiseta rojiblanca: todo el mundo sabe que se acabará plantando solo en el área, pero pocos pueden evitarlo.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Donny van de Beek
Edad: 22 años
Equipo: Ajax
País de nacimiento: Países Bajos
Posición: Centrocampista

Cada lunes, un perfil (o una historia) de un joven talento en edad sub-23.

LOS PERFILES SUB-23 DE LA TEMPORADA 2018-19

– 2 de diciembre: Stefano Turati
– 25 de noviembre: Achraf Hakimi
– 18 de noviembre: Lázaro Vinícius
– 11 de noviembre: Javi López
– 4 de noviembre: Sontje Hansen
– 28 de octubre: Erling Haaland
– 21 de octubre: Jonathan Ikoné
– 14 de octubre: Çaglar Söyüncü
– 7 de octubre: Aaron Connolly
– 30 de septiembre: Sandro Tonali
– 23 de septiembre: Gabriel Barbosa
– 16 de septiembre: Nikola Milenkovic
– 9 de septiembre: Donyell Malen
– 2 de septiembre: Kevin Denkey
– 26 de agosto: George Stanger
– 19 de agosto: Mason Mount

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*