Kik Pierie no es un defensa cualquiera

Kik Pierie, en un partido del pasado Europeo sub-17. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Es fácil identificarle. Fiel a sus botas rojas, de un rojo chillón que simplifica el seguimiento, pide el balón en cada jugada para que su equipo la saque desde atrás con pulcritud. Reclama el esférico, levanta la cabeza y filtra un pase tenso con la pierna izquierda que mejora la jugada. Si hay un desplazamiento de 40 metros que llega al pie del potencial receptor, rara será la vez en la que no sea el autor del envío largo. Sus compañeros saben que con él la pelota está a salvo y no dudan en entregarle el cuero con frecuencia. Kik Pierie no rehúye de tal responsabilidad pese a que apenas ha jugado una veintena de partidos como profesional en la élite a falta de seis meses para alcanzar la mayoría de edad. Quien quisiera ver al Heerenveen esta temporada para evaluar el progreso de Martin Odegaard seguro que ha quedado maravillado por este joven central zurdo de 17 años.

Kik Pierie es un caso de talento precoz que viene cocinándose desde hace tiempo en el fútbol base del Heerenveen. Este joven defensa formado en la casa blanquiazul debutó con el primer equipo el pasado mes de mayo, justo cuando regresó de su participación en el Europeo sub-17, cuando su documento de identidad todavía indicaba que tenía 16 años. Pierie ya se convirtió en un jugador atípico cuando en 2015, antes de cumplir los 15 años, jugó con el Heerenveen en la final de la Copa juvenil. El club frisio derrotó al AZ Alkmaar en los penaltis y se permitió el lujo de jugar la prórroga con un chico de catorce años. Pese a nacer en el año 2000, participó en uno de los partidos más importantes de la temporada en el fútbol juvenil, jugando contra chicos nacidos en 1996. Pierie ganó la Copa juvenil siendo un cadete de primer año. No fue titular, pero ya era uno más en la plantilla.

Kik pierie Holanda sub17 MarcadorInt Heerenveen
Con 17 años, Kik Pierie es titular indiscutible en el Heerenveen.

Nacido por casualidad en Boston, donde su padre trabajó durante un año como cirujano en las instalaciones de la Universidad de Harvard, Pierie es uno de los mejores defensores que ha asomado la cabeza en el fútbol neerlandés en el último año. Con las categorías inferiores de la selección actuó como lateral izquierdo, pero sin embargo ha dado el salto al primer equipo como central. Aunque quizás pueda crecer un poco más, Pierie no es un zaguero particularmente alto (183 centímetros), por lo que adapta su juego para sacar a relucir otras virtudes que lo convierten en un futbolista que ya marca diferencias en la Eredivisie.

Lo primero que llama la atención en el chaval, el aspecto en el que demuestra que es distinto al resto, es su trato con el balón. Cuida el esférico cada vez que lo recibe, no lo pierde en situaciones comprometidas y garantiza una salida aseada desde atrás. Arriesga con el pase, pero casi siempre elige la mejor opción. La zurda de Pierie es la de un privilegiado capaz de filtrar pases verticales, tensos, que baten líneas y activan a los centrocampistas. A veces, incluso, permite a los mediapuntas recibir a la espalda de los mediocentros contrarios. Si Pierie ve la puerta abierta y localiza un resquicio entre líneas, no duda en soltar el pase vertical. Por otro lado, su pierna izquierda también es tremendamente precisa en los desplazamientos largos. Es capaz de imaginar cambios de orientación donde otros solo ven rivales y sus envíos suelen llegar a buen puerto con una frecuencia insospechada en un chico de 17 años. Pierie atesora una confianza desorbitada en sus propias facultades con el esférico, que es el primer pilar de su fútbol.

Pierie centra.
Pierie jugó de lateral izquierdo en el pasado Europeo sub-17.

Por otro lado, Pierie también puede ganar metros con el balón controlado. Es ágil en la conducción, lo que lo ha llevado en ocasiones a actuar como lateral zurdo, posición desde la que puede abastecer a los delanteros con centros más que decentes gracias a su buen toque. El central del Heerenveen prefiere activar a los compañeros con el pase vertical o el cambio de orientación, pero en ocasiones opta por conducir el cuero unos metros, atraer un rival y luego filtrar el esférico a su espalda. Es menos habitual, pero es una solución que ofrece su abanico de recursos. No suele rifar la pelota ni arriesgarla a una pérdida comprometida con el equipo desplegado.

A nivel defensivo, que es lo que marcará el techo del central en el futuro, Kik Pierie destaca por dos características que definen su juego. En primer lugar, su rapidez. El zaguero blanquiazul es una bala. En distancias cortas y distancias largas, lo que le permite defender a campo abierto y competir con los delanteros más veloces de la liga. Por otro lado, le toca proteger el sector más frágil de la defensa frisia, con un lateral zurdo como Schmidt que pierde a menudo la posición y al que ganan la espalda constantemente. Y en esa tesitura, Pierie se mantiene atento para echar una mano a su compañero y llegar a la ayuda fuera de su zona de confort. La rapidez de Pierie es complementaria con su segunda gran virtud defensiva: el instinto para anticipar. La agilidad de las piernas del central frisio se une a una lectura formidable del juego que le permite adelantarse a la recepción del delantero contrario. De esta manera Pierie compensa su falta de envergadura. Por otra parte, asume más riesgos en estos escenarios que cuando controla el balón: Pierie tiene tendencia a seguir al ariete rival hasta muy lejos, lo que expone a su equipo en caso de llegar tarde. Suele medir bien las entradas y es bastante expeditivo, porque cuando ataca la pelota no se queda a medias, pero le viene de maravilla contar con un mediocentro veterano como Stijn Schaars que pueda compensar los excesos de ímpetu del adolescente. Como todo central que disfruta anticipando, apuesta fuerte en busca de una acción que pueda marcar diferencias. Porque si Pierie se anticipa al delantero puede armar un contragolpe en dos toques: primero roba y luego busca al compañero que se despliega con espacios por delante gracias a su clarividencia con el esférico.

Pierie.
Pierie destaca por su rapidez y capacidad para anticiparse al delantero rival.

Kik Pierie ha necesitado muy poco tiempo para llamar la atención de la Eredivisie. En su tercer partido como titular con el Heerenveen, firmó una exhibición memorable ante el PSV Eindhoven que seguramente puso su nombre en las agendas de los clubes más rezagados. Elegante y sobrio en muchas de sus acciones, Pierie rezuma confianza en sus posibilidades y juega con una madurez impropia de un chico de su edad que apenas ha alcanzado la veintena de encuentros en la élite. Le falta moldear su ímpetu en la anticipación y pulir su poderío en el juego aéreo y en la defensa de los centros laterales, aspecto en el que tiene mucho margen de mejora, pero su impacto en la Eredivisie ha sido inmediato. En cierta medida recuerda a lo acontecido el año pasado con De Ligt en el Ajax, con la diferencia que el canterano ajacied fue ganando peso de forma progresiva con el avance de la temporada. Pierie se sentó en el banquillo en las dos primeras jornadas de la Eredivisie y desde que entró en el once no hay quien lo saque. Ahora ya es el quinto futbolista con más minutos en el equipo. Sus partidos se están convirtiendo en un acontecimiento esta temporada en el fútbol holandés y eso no es nada habitual en una liga que expone y castiga como pocas a los defensas centrales. No se pierdan a Kik Pierie.

Kik pierie Holanda sub17 MarcadorInt Heerenveen
Kik Pierie está rindiendo a buen nivel en su primera temporada en la élite.

Las jóvenes promesas de la liga holandesa, en MI:

Jordan Larsson
Frenkie de Jong
David Neres
Sebastian Haller
Justin Kluivert
Kasper Dolberg
Bel Hassani
Enes Ünal
Vincent Janssen
Sam Larsson
Lucas Andersen
Hakim Ziyech
Joël Drommel
Joshua Brenet
Luc Castaignos
Viktor Fischer
– Trent Sainsbury
Zakari Bakkali
Carlo de Reuver
Richairo Zivkovic
Gino Bosz
Tomas Necid
Adam Maher
Nick Viergever
Celso Ortiz
Tonny Trindade de Vilhena
Jean-Paul Boëtius
Bilal Basacikoglu
Jairo Riedewald
10 promesas underground de la Eredivisie 2013-14
Robert Mühren
Stefano Denswil y Jorrit Hendrix

Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*