Cinco jugadores interesantes fuera del top-4 portugués

Picture by John Rainford/Focus Images Ltd. 07506 538356.31/03/12.Match ticket and the coach's notebook at the Preiestfield Stadium, Gillingham.

En Portugal, el talento fuera de los cuatro grandes (Benfica, Oporto, Sporting CP y SC Braga) dura lo que uno tarda en comerse un pastel de Belém: o lo incorporan a sus filas de inmediato o cruza las fronteras rápidamente. Marcão, excentral del Chaves y uno de los defensas más destacados durante la primera vuelta de la temporada, se marchó al Galatasaray en el mercado de invierno previo pago de cuatro millones de euros, una cuantía cuatro veces superior a la invertida en él unos meses antes. El delantero brasileño Carlos Vinicius, cedido por el Nápoles al Río Ave en verano, tampoco ha aguantado hasta final de curso en Vila do Conde: ahora defiende la camiseta del Mónaco de Leonardo Jardim.

Son solo dos ejemplos de los muchos que se podrían recoger año tras año en una liga marcada por la desigualdad y en la que todo aquel que asoma la cabeza encuentra una salida. Wilson Manafá, ex del Portimonense, y Mamadou Loum, ex del Moreirense, firmaron por el Oporto en la ventana invernal después de llamar la atención de agosto a diciembre. Este último, internacional con Senegal, ha pasado de ser una de las grandes atracciones de la competición fuera del top-4 a no disputar ni un solo minuto a las órdenes de Sérgio Conceiçao.

A continuación, nos fijamos en cinco jugadores que comparten dos condiciones: todos ellos están rindiendo a buen nivel esta temporada y, además, sus derechos no pertenecen en su totalidad a ninguno de los cuatro mejores equipos del fútbol luso: Rodrigo Soares (Desportivo Aves), Jhonatan Luiz (Moreirense), Lucas Fernandes (Portimonese), Chiquinho (Moreirense) y Osama Rashid (Santa Clara).

Futbolistas como André Ferreira (cedido por el Benfica en el Desportivo Aves), Yordan Osorio (cedido por el Oporto en el Vitória de Guimarães), Wenderson Galeno (cedido por el Oporto en el Río Ave) o Heriberto (cedido por el Benfica en el Moreirense) no cumplen con el segundo requisito.

Rodrigo (Desportivo Aves, 1992, lateral derecho)

Junto con Mamá Baldé, cedido por el Sporting CP, Rodrigo es una de las individualidades más destacadas del Desportivo Aves, inmerso en la pelea por mantenerse en la élite del fútbol luso. El lateral derecho del conjunto que dirige Augusto Inácio canaliza el juego de ataque de su equipo gracias a su consistente golpeo con la pierna derecha. No solo se proyecta a campo rival por su perfil con regularidad y saca centros tensos y bien medidos, también es el encargado de botar el balón parado (libres directos, indirectos y saques de esquina). Salvando las distancias, su rol se asemeja al de su compatriota Álex Telles en el Oporto. Esta temporada ha jugado tanto como lateral en línea de cuatro como de carrilero en línea de cinco. La producción de Rodrigo a título particular de aquí a final de temporada se antoja fundamental para que el Aves no pierda su plaza en la Primeira Liga. Sus cinco pases de gol (en el vídeo Rodrigo Defendi remate un centro suyo) lo sitúan entre los diez máximos asistentes de la competición.

Jhonatan (Moreirense, 1991, portero)

Una inoportuna fractura en el brazo izquierdo producida el pasado 9 de marzo en el transcurso del duelo contra el Marítimo en Madeira impedirá al portero brasileño defender hasta la última jornada la meta del actual sexto clasificado de la Primeira Liga. Esta es la segunda temporada en Moreira de Cónegos para el portero nacido en Santa Catarina, y en ambas ha jugado un papel determinante para su equipo. Jhonatan aterrizó en Portugal procedente del Joinville en julio de 2017. Desde entonces, su rendimiento admite pocos reproches. Diferentes medios lusos ya anuncian que la próxima temporada defenderá la meta del Vitória de Guimarães, donde competiría por la titularidad con el veterano Douglas (36 años), otro de los guardametas destacados, sino el que más, este curso en territorio luso si alejamos el foco de los cuatro grandes. Desportivo Aves, el mencionado Marítimo, Feirense o Nacional son algunos de los rivales que han sufrido en sus carnes las paradas salvadoras de un portero que ha demostrado tener condiciones suficientes como para dar el salto a una entidad con mayores aspiraciones.

Lucas Fernandes (Portimonense, 1997, centrocampista)

Cedido por el São Paulo en Portimão hasta el próximo 30 de junio, a Lucas Fernandes le costó arrancar en en el primer tramo de la temporada. Sin embargo, con el paso de las jornadas ha comenzado a demostrar su indiscutible talento. Es irregular dentro de los propios partidos y en ocasiones arriesga más de la cuenta en zonas donde lo primordial es la seguridad, pero se ha ganado un voto de confianza. El Portimonense, según medios locales, ya negocia poder mantenerlo en sus filas otros 12 meses –la opción de compra es prohibitiva–, una decisión coherente sobre todo por la evolución ascendente del centrocampista en estos primeros meses de 2019. El medio brasileño ha disputado 22 partidos como motor del Portimonense. Es un futbolista asociativo, con buena visión de juego, preciso en el pase al espacio e incisivo a la hora de encontrar huecos entre la defensa contraria. Su producción es manifiestamente mejorable (un gol y una única asistencia), pero su progresión invita al optimismo. Lucas Fernandes gustó en las recientes derrotas de su equipo ante el Vitória de Guimarães, el pasado 16 de febrero, y el Sporting CP, el 3 marzo. Sobre él escribimos en MarcadorInt en enero de 2016, cuando compartía equipo con David Neres, ahora titular en el Ajax e internacional con la Canarinha, en la 47ª edición de la Copa São Paulo de Juniors. Aunque llegó a ser relacionado con el Real Madrid meses después, su presente es bastante más humilde.

Chiquinho (Moreirense, 1995, mediapunta)

El Moreirense ató a Chiquinho como una de las contrapartidas en la venta de Alfa Semedo al Benfica el pasado mes de junio. El centrocampista portugués es a todos los efectos futbolista del equipo revelación del  fútbol luso; aunque as águias conservan un porcentaje de sus derechos económicos en caso de que se produzca una venta –entre el 40% y el 50%– o la recompra de sus derechos, operaciones nada descartables a tenor del rendimiento ofrecido por el jugador más creativo de cuantos dispone Ivo Vieira en su once titular. Chiquinho ha anotado seis goles en lo que llevamos de curso, casi todos cortados por el mismo patrón: el enganche de Santo Tirso da salida a su equipo en posiciones intermedias antes de cargar el área para buscar el remate. Así marcó al Benfica, al Nacional, al Feirense o al Marítimo. El exbenfiquista es un jugador de ataque técnico, dinámico y con un rango de pase interesante cuando retrocede unos metros desde la mediapunta y se coloca cerca del doble pivote. Su regularidad y el rol preponderante que ha asumido en el equipo más sorprendente del fútbol portugués han convertido a Chiquinho en una de las revelaciones de la liga portuguesa. Suceda lo que suceda en las últimas ocho jornadas, a buen seguro no le faltarán ofertas. Y si el Benfica lo quiere de vuelta, tendrá que pasar por caja. 

Osama Rashid (Santa Clara, 1992, centrocampista)

El medio iraquí cumple su tercera temporada en Santa Clara, donde la pasada campaña se convirtió en una pieza importante en el ascenso a la Primeira Liga. Ahora continúa liderando y capitaneando al equipo en el primer escalón del fútbol portugués. Nacido en Kirkuk (Iraq), Rashid formó parte de las categorías inferiores de Países Bajos antes de decantarse por el combinado nacional que representa a su país de nacimiento, con el que acumula más de 20 internacionalidades. No es un jugador especialmente brillante en una faceta concreta del juego, pero tiene pocas fisuras: es intenso, dinámico, posee un buen golpeo a balón parado con su pierna derecha, no se esconde en labores defensivas y es capaz de descolgarse hasta el área rival con un buen ‘timing’. En conjunto, su rendimiento está muy por encima del nivel medio mostrado por su equipo. Con 27 años es uno de los centrocampistas más apetecibles fuera del top-4 de la liga. Pese a que se perdió varios encuentros de liga por participar en la Copa de Asia disputada en Emiratos Árabes Unidos, y sufrió una lesión muscular en el mes de febrero, sus números son francamente interesantes: ha anotado cinco goles y repartido seis asistencias en 17 partidos.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Apuntados. Buen jugador Rashid, lo he visto un par de ratos en mi seguimiento de Denis Pineda(ahora lesionado) en el Santa Clara.

Deja un comentario

*