Un paso atrás para Weigl

Julian Weigl. Foto: Focus Images Ltd.

Su impacto resultó incuestionable. Aterrizó en la Bundesliga y a las pocas semanas se hizo con las riendas del Borussia Dortmund de Thomas Tuchel, el primer Borussia Dortmund posterior a la marcha de Jürgen Klopp. El último año de Klopp en el club aurinegro no había sido plácido y el equipo necesitaba una actualización en la medular para someter a los adversarios que le cedían la iniciativa y le invitaban a asumir riesgos con la pelota. Y Julian Weigl se erigió como una pieza necesaria, vital para el funcionamiento del que acabaría siendo subcampeón de la Bundesliga en una campaña se transición. Con 20 años recién cumplidos y un curso y medio en la 2.Bundesliga como experiencia, Weigl deslumbró tanto en su irrupción en la Bundesliga que nunca volvió a brillar tanto como en esa primera temporada.

Le costó mantener el rendimiento ofrecido en el tramo final de curso y sobre todo en su segunda campaña con el Borussia Dortmund, la última de Tuchel en la entidad. Los adversarios le maniataban con marcajes individuales que pronto destaparon algunas de sus carencias. Si recibía de espaldas, bajo presión, le costaba zafarse del adversario y podía perder la pelota. No era tan fiable y el juego del Borussia Dortmund se resentía. Si los partidos se rompían, quedaba expuesto y le costaba abarcar tantos metros. Lo intentaba compensar con su lectura y buena colocación, pero para ello necesitaba que el Borussia Dortmund se asentara en campo contrario para recuperar el cuero después de la pérdida y camuflar sus limitaciones. Su físico, liviano y endeble pese a su altura, no le permitía imponerse siempre en los choques ni tampoco en las disputas aéreas ante rivales directos. Cuanto más ves a un futbolista, más das por sentado todo lo que ya hace bien y más molestan sus imperfecciones. Y eso es lo que ocurrió con Julian Weigl, que poco a poco fue perdiendo protagonismo en el Borussia Dortmund.

Artículo relacionado: Weigl, un adolescente con alma de veterano

Bas Dost of Sporting Clube de Portugal and Julian Weigl of Borussia Dortmund during the UEFA Champions League match at Estádio José Alvalade, Lisbon Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 18/10/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-161018-0050.jpg
Julian Weigl recalará ahora en la liga portuguesa. Ha fichado por el Benfica. Foto: Focus Images Ltd.

Los últimos cambios de entrenador no recuperaron a mejor versión de Julian Weigl, al que ya le costó entrar en los planes de Peter Bosz a raíz de una inoportuna lesión en el verano de 2017 que le dejó sin participar en la Copa Confederaciones. Ni con el técnico neerlandés, ni con Peter Stöger, ni tampoco con Lucien Favre se reencontró con las sensaciones de su primer curso en la Bundesliga. De hecho, con Lucien Favre disputó menos minutos que nunca en la liga alemana, unas cifras que enmendó en la segunda mitad del curso. Se sentó en el banquillo en casi todos los encuentros de la primera vuelta y se acabó abriendo paso como central ante las bajas y la poca fiabilidad de los integrantes del eje de la zaga. No era su mejor demarcación, pero en esa posición Weigl veía el juego de cara y ofrecía una buena salida de balón. También estaba más arropado en algunas ocasiones, a la vez que demostró que su físico se había desarrollado algo más para chocar en comparación a sus primeros dos cursos en la Bundesliga. Esa polivalencia, junto con la lesión de Delaney, le valió más minutos esta temporada a las órdenes de Lucien Favre.

Sin embargo, Julian Weigl ha decidido salir del Borussia Dortmund. “Vino con este deseo y estuvimos de acuerdo. También por sus servicios al club”, declaró el director deportivo Michael Zorc cuando se oficializó el traspaso de Weigl al Benfica, que abonó 20 millones de euros para hacerse con el mediocentro teutón. El canterano del 1860 Múnich da un paso hacia atrás en busca de estabilidad en una liga menos exigente y, sobre todo, de un ritmo mucho más bajo. Weigl necesita controlar el tempo de los partidos, y también necesita espacio. Lo puede encontrar en el campeonato portugués, donde el criterio del centrocampista teutón puede mejorar la circulación de balón del Benfica. Aunque también deberá pugnar por un sitio. Florentino Luis se afianzó como mediocentro posicional titular cuando Bruno Lage le brindó minutos el curso pasado, aunque esta temporada se ha perdido un buen puñado de encuentros por lesión y no ha jugado con continuidad desde entonces. Gabriel y Taarabt también han compartido espacio en el doble pivote, una zona que pueden ocupar el veteranísimo Fejsa o el griego Samaris, los otros perfiles en la plantilla encarnada. Son alternativas válidas y variadas, aunque el Benfica ha entendido que Weigl cerca de su mejor nivel se convierte en una opción mejor que cualquiera de ellas.

“Es un gran jugador que se une a un gran equipo. Es un medio con una enorme capacidad de construcción que nos traerá muchas soluciones para esta posición. Creo que encaja con lo que necesitamos como equipo. Tiene un buen dominio del balón y quiere tener la pelota. Tiene un buen posicionamiento defensivo”. Bruno Lague sobre Julian Weigl.

Julian Weigl of Borussia Dortmund during the UEFA Champions League match at Signal Iduna Park, Dortmund Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019 21/11/2017
Julian Weigl nunca pudo reproducir el nivel de su primera temporada en el Borussia Dortmund. Foto: Focus Images Ltd.

El reto de Weigl es imponerse en la liga portuguesa, aprovechar sus oportunidades en la Europa League y recuperar la confianza desvanecida a lo largo de sus últimas campañas en el Borussia Dortmund. No será el primer centrocampista que ha elegido dar un paso hacia atrás rumbo al Benfica para pegar un brinco hacia delante en el futuro: Javi García o Nemanja Matic no hace tanto tiempo se ganaron un traspaso a la Premier con movimientos parecidos. Weigl es el águila que ha alcanzado cotas más altas en etapas previas a su aterrizaje en Portugal, pero aún está a tiempo de volver a lanzar el vuelo. Tiene 24 años, una edad en la que los buenos centrocampistas todavía no han disputado los mejores partidos de su vida. Creer que están por venir sería la mejor noticia para la carrera de Julian Weigl.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Aún hoy día, y tras varios años sin llegar a alcanzar el gran nivel de su primera temporada, sigo teniendo confianza en que el bueno de Julian llegue a ser un centrocampista dominante. Sé que tiene carencias al recibir de espaldas, corriendo hacia atrás o cuando va al choque, como muy bien dice Tomás, pero pienso que las lesiones y los distintos entrenadores tras Tuchel no le han dejado ofrecer sus mejores condiciones. Me encantaba su capacidad de dirigir al equipo con sus pases y su cambio de juego y balones a espaldas del lateral contrario.
Gran artículo Tomás.

Descobri a Weigl en un partido de promoción del 1860 contra un equipo de tercera, en el Allianz, en la primavera de 2015. A los pocos minutos el capitán del equipo se lesionó, y entró por él Weigl. El 1860 remontó el partido, maravilloso, con un gol en el descuento y se mantuvo en segunda. Fue emocionante! Pero lo que más me acuerdo del partido es que ese chaval que salió del banquillo era buenísimo! Yo y mi amigo flipamos, como era posible que ese tío jugara en segunda y encima fuese suplente?! A las pocas semanas salió la noticia de que fichaba por el Dortmund y quedamos súper felices por “nuestro” descubrimiento, que poco después llegó también a la selección adulta.

Recuerdo ver autenticos partidazos de Weigl en los que mostraba un dominio del juego y acierto en el pase enormes. Parecía el futuro Xabi Alonso. Si alcanza un gran nivel en el Benfica creo que debería evitar la premier, su ritmo es muy alto y no le favorecería nada. Le veo sufriendo como otros medios poco agiles o lentos de movimientos, como Xhaka. Le vendría mejor la serie a o la liga, y no me extrañaría que con 27 años fiche por el Napoles, la Roma, el Valencia o el Sevilla.

Deja un comentario

*