La lenta cocción de Francisco Trincao

web-trincao-5 Portugal sub19 Marcadorint

Desde que cumplió 20 años a finales de diciembre, Francisco António Machado Mota Castro Trincao es otro. 2020 le ha cambiado la vida y su carrera ha dado un giro radical. Hacia bien. El extremo formado en el Sporting de Braga se labró cierta fama a partir de sus actuaciones con las categorías inferiores de Portugal, de las que es asiduo sobre todo desde la sub-18, pero le ha costado más que a otros abrirse paso en el fútbol profesional si lo comparamos con el resto de compañeros de la célebre generación lusa de 1999, la primera en Europa capaz de ganar los Europeos sub-17 y sub-19. Quizás Trincao tardó más en sonar en el panorama continental porque no acudió a la primera de las dos citas, pero seguramente también porque su desembarco en el primer equipo del Sporting de Braga no ha sido tan sencillo como podía parecer en un principio. Sus primeros minutos oficiales en la élite no llegaron hasta inicios de 2019. Su primera titularidad en cualquier competición, hasta diciembre, justo antes de su 20º aniversario. Su estreno en un once liguero ya se produjo en 2020. El último día de enero el Barcelona anunció que pagaba 31 millones para atar su fichaje para la próxima temporada.

La oportunidad se demoró más de lo previsto, pero Trincao no la ha desaprovechado. Tuvo que producirse un cambio de entrenador en el club minhoto para que la mayor joya de su cantera empezara a jugar con regularidad. Ricardo Sá Pinto clasificó al Sporting de Braga para las eliminatorias de la Europa League, pero no logró que el equipo compitiera al mismo nivel en el día a día de la liga lusa. Con su destitución, el inexperto Rubén Amorim asumió las riendas de la entidad y apostó nada más llegar por Trincao. El exfutbolista del Benfica y del Braga, entre otros, modificó el sistema, ideó un 3-4-3 en el que ofrecía bastante libertad a su tridente ofensivo y demostró su confianza en Trincao al introducirle directamente en el once inicial en un rol que beneficiaba al internacional portugués en categorías inferiores. En el Braga de Amorim, Trincao parte desde el sector derecho, pero no juega pegado a la banda. Puede abrirse para recibir y encarar en esa zona, pero sobre todo dispone de licencia para flotar en zonas interiores, juntarse con los delanteros y lanzar pases al espacio para la profundidad de Paulinho o Galeno, atacantes que suelen dibujar movimientos de ruptura.

Trincao celebra uno de sus goles ante Ucrania.
Trincao es habitual en las convocatorias de las categorías inferiores de Portugal.

El esquema propuesto por Amorim potencia varias de las mejores virtudes del futuro futbolista del FC Barcelona, que a pesar de su escaso recorrido en la élite ya ha demostrado que se trata de un extremo de notable producción ofensiva. No participa muchísimo en el juego, pero suele transformar sus apariciones en ocasiones de gol. Por esto probablemente el nuevo entrenador del Sporting de Braga ha decidido acercarle al área y al carril central, pues el golpeo de Trincao es su principal garantía en este sentido. El extremo arsenalista destaca por los latigazos que suelta con la pierna izquierda. Arma el tiro con muchísima facilidad, y sobre todo lo ejecuta de forma rápida. Si se le deja espacio, no suele dudar en buscar su jugada favorita: la diagonal culminada con el disparo. Con la selección suele esperar abierto a la banda para recibir y jugarse la jugada individual en el uno contra uno, pero su comportamiento es parecido.

Su perfil físico no responde al del clásico extremo de potente tren inferior y extraordinario cambio de ritmo, sino que Trincao goza de otras virtudes. Suele pedir la pelota más al pie que al espacio y desborda más por habilidad que por explosividad en los primeros metros de carrera. Sí atesora cierta potencia en distancias más largas, cuando ya ha arrancado y tomado velocidad, aunque no es habitual verle romper al espacio con desmarques agresivos. Asimismo, su envergadura (roza los 190 centímetros) le ayuda a usar el cuerpo para proteger la pelota ante la presión rival, aunque todavía se trata de un extremo bastante liviano en el plano físico. Suele alejar la pelota de su marca, pues en caso de que le entren siempre puede poner antes la punta del pie para provocar una falta o directamente desbordar a su adversario.

Trincao.
Trincao recurre a su corpulencia para proteger la pelota ante su par.

Por otro lado, el canterano del Braga ha entendido que no puede limitar su fútbol al dominio de la pierna izquierda. Los rivales le estudian y saben que le gusta salir hacia dentro, por lo que suelen ofrecerle el carril exterior, donde Trincao resulta menos dañino. No obstante, en los últimos meses ha dejado varias jugadas destacadas en las que ha recogido el guante para ganar la línea de fondo y buscar el pase atrás con la pierna derecha. La última, este mismo fin de semana con el quiebro que origina su gol ante el Sporting de Portugal. Necesita espacio para reproducir esta jugada, pero es una maniobra que deberá añadir a su paleta de movimientos si quiere asomarse en la élite. Alternar su libreto para resultar más imprevisible. Más preciso se muestra en los controles o en la conducción de balón con su pierna más hábil.

Francisco Trincao ha exhibido el fútbol que atesora en sus primeros pasos en el Sporting de Braga, aunque la muestra de encuentros todavía es escasa para trazar conclusiones grandilocuentes y definitivas. Su radio de acción está aumentando al poder participar más a menudo en el carril central en comparación a lo visto en las inferiores de Portugal y su golpeo puede convertirle en un buen asistente si aprende a moverse bien por dentro. También en un fútbol en el que no se enfrente a chicos de su misma edad. Su rendimiento siempre ha ido acompañado de buenas cifras goleadoras: fue uno de los máximos artilleros del Europeo sub-19 en su primer escaparate internacional, marcó en el debut en el Mundial sub-20 del año pasado y ha anotado tres goles en el último mes con el Braga en la liga portuguesa. Trincao interpreta el fútbol con sensibilidad para soltar la pelota a tiempo y si le ofrecen desmarques al espacio puede activar a sus compañeros, pero no es una faceta que haya sacado a relucir con asiduidad hasta ahora. Aun así, su técnica le permite asociarse bien y no es un extremo demasiado individualista aunque sí se trata de un futbolista naturalmente irregular en sus apariciones en los partidos. Asimismo, su participación se reduce al sector diestro del campo, por lo que la perspectiva del juego desde la banda izquierda le resulta tan ajena como lo era el fútbol de élite hasta hace pocos meses.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

trincao-4
Trincao ha ganado protagonismo en el Sporting de Braga en el último mes.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Francisco Trincao
Edad: 20 años
Equipo: Sporting de Braga
País de nacimiento: Portugal
Posición: Extremo

Cada lunes, un perfil (o una historia) de un joven talento en edad sub-23.

LOS PERFILES SUB-23 DE LA TEMPORADA 2018-19

– 27 de enero: Calvin Stengs
– 20 de enero: Rayan Cherki
– 13 de enero: Alessandro Bastoni
– 6 de enero: Adam Idah
– 30 de diciembre: Max Kilman
– 23 de diciembre: Joshua Zirkzee
– 16 de diciembre: Dejan Kulusevski
– 9 de diciembre: Donny van de Beek
– 2 de diciembre: Stefano Turati
– 25 de noviembre: Achraf Hakimi
– 18 de noviembre: Lázaro Vinícius
– 11 de noviembre: Javi López
– 4 de noviembre: Sontje Hansen
– 28 de octubre: Erling Haaland
– 21 de octubre: Jonathan Ikoné
– 14 de octubre: Çaglar Söyüncü
– 7 de octubre: Aaron Connolly
– 30 de septiembre: Sandro Tonali
– 23 de septiembre: Gabriel Barbosa
– 16 de septiembre: Nikola Milenkovic
– 9 de septiembre: Donyell Malen
– 2 de septiembre: Kevin Denkey
– 26 de agosto: George Stanger
– 19 de agosto: Mason Mount

Fotografías: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados:

Related posts

2 comments

No quería introducirlo directamente en el texto, pero sí me parece oportuno introducir algunos temas más de valoración personal sobre Trincao y su aterrizaje en el Barcelona en los comentarios. Más allá de que pueda ser un jugador desconocido por su poco recorrido en la élite, a mí me parece un buen futbolista y con un potencial interesante. Seguramente un extremo capacitado para dar un salto intermedio, a un equipo de una liga del TOP5 que compita por terminar en Europa (Sevilla, Valencia, O. Marsella, O. Lyon, Roma…). Ese paso me hubiese parecido el más natural y me sorprende un poco más que haya sonado tantísimo para la Juventus (ya desde el Europeo sub-19) o que haya recalado en el Barcelona.

Luego ya hay otros aspectos relacionados con la política de fichajes y planificación azulgrana que pueden abrir un melón distinto: si la inversión merece la pena, si quizás es demasiado caro, si no tienes ya futbolistas en la cantera que puedan atesorar un potencial parecido (Konrad, Carles Pérez, etc.), etc. Todas esas dudas me parecen razonables, aunque me parece que Trincao tiene mimbres para hacer buena carrera profesional (no sé si en el Barça) y que su facilidad para marcar goles le convertirá en un futbolista relativamente cotizado.

En Can Barça parece que la discusión ronda más a saber si es el jugador que el equipo necesita, que es lo indescifrable de la política de Bartomeu.
Gran artículo, señor Tomás.

Deja un comentario

*