Todo pasa por Rusia

Leandro Paredes - Roma - romazone bajo licencia Creative Commons

Leandro Paredes tomó hace unas semanas la decisión de irse a vivir a San Petersburgo. Cambió Roma por la ciudad rusa en un traspaso que costó 23 millones de euros al Zenit (más 4 M € variables). Y en Rusia está fijado desde hace tiempo buena parte del pensamiento del fútbol argentino. El Mundial del próximo año viaja hasta allí, Argentina estrena ciclo con Jorge Sampaoli en el banquillo y Leo Messi cumplirá 31 años durante el torneo (para ello la albiceleste tiene que sellar antes su clasificación). No debe sorprender que surjan preguntas sobre si el fichaje por el Zenit aumenta o disminuye las opciones de Paredes de estar en el Mundial.

“Costará 50 millones de euros dentro de un par de años”, aseguró Konstantin Sarsania, director deportivo del Zenit, cuando cerró la contratación del futbolista procedente de la Roma. Puede que tenga razón. Todo dependerá de la evolución del argentino, que acaba de cumplir 23 años y que ya completó en Italia su reconversión de mediapunta a mediocentro. Por lo visto recientemente en el Empoli y en la Roma, potencial tiene para que su valor de mercado siga aumentando. No quedan muchos centrocampistas como Paredes.

Su debut en la liga rusa, hace dos semanas en Jabarovsk (una ciudad rusa situada a pocos kilómetros del océano Pacífico), no pudo ser más cómodo: sin rivales que lo presionaran cuando tenía la pelota. Si Paredes ya suele marcar diferencias como pasador con presión encima, el hecho de tener tanto tiempo y espacio como en esa primera jornada de la liga rusa permitió que diese por momentos un recital de distribución de balón y envíos. En la segunda jornada aumentó la dificultad frente al Rubin Kazan, que puso las cosas más difíciles, pero el ex de la Roma volvió a destacar con sus pases y su criterio para organizar el juego. El nivel con el que llega Paredes al Zenit de Roberto Mancini es para ser uno de los mejores futbolistas del campeonato si está motivado y se adapta al país.

Hasta ahí todo bien. De Jorge Sampaoli depende que jugar en la liga rusa -menos competitiva, por ejemplo, que la italiana- suponga o no un handicap a la hora de comparar a Paredes con otros futbolistas seleccionables para la posición de mediocentro que sí competirán cada fin de semana en ligas como la española o la Serie A: Lucas Biglia, Éver Banega, Guido Pizarro, Javier Mascherano o Augusto Fernández.

El aterrizaje de Sampaoli en el banquillo argentino fue acompañado inmediatamente en el mes de junio por el estreno de Paredes con la absoluta, cuando tuvo minutos e incluso anotó su primer tanto en el amistoso frente a Singapur.

Es tan bueno Paredes que la selección argentina no debe olvidarse de él ahora que está en el Zenit de San Petersburgo. Porque le costará mucho encontrar a un centrocampista con su proyección y su capacidad para distribuir el juego desde el rol de ‘5’.

Foto de portada: romazone bajo licencia Creative Commons 2.0

Related posts

3 comments

Sí, y además muy bien reconvertido. Algunos entrenadores lo intentan con otros mediapuntas y no sale la cosa ni la mitad de bien que con Paredes. Lo ves jugar y parece que lleva 10 años siendo mediocentro…

En parte le hubiera venido mucho mejor para su conversión a pivote seguir en una liga como la Serie A. En cualquier caso debería ser clave para Sampaoli en Rusia. Pocos centrocampistas de su estilo encuentras hoy en día. Kampl, quizás, aunque con matices diferentes, es de los casos que más se le asemejan.

Deja un comentario

*