Banderas de España, fútbol y protestas en Marruecos

Protesta MATadores Tetuán

Hace unas semanas conocimos contrariados que varios aficionados habían sido condenados a diez meses de cárcel por mostrar banderas de España en el transcurso de un partido de fútbol entre el Mogreb Atlético Tetuán y el Kawkab de Marrakech. Detrás de esta sorprendente noticia se esconde un malestar creciente entre muchos jóvenes marroquíes que ha derivado en formas más o menos organizadas de protesta, reprimidas de manera contundente por el gobierno de Marruecos. En MarcadorInt hemos hablado con uno de los chicos que estuvo en esa grada y otras voces para entender mejor cuál es el escenario que lleva a esta gente a alzar la rojigualda como acto de protesta e incluso de provocación.

Para empezar, la influencia hispana en Tetuán es todavía hoy muy latente, tal y como explica el historiador Ahmed Mgara“Tetuán fue la capital del protectorado español hasta la independencia a mediados de los años 50. Más de la mitad de la población domina el idioma el español y está muy presente en nuestro día a día”. De hecho, el grupo ultra de animación del Mogreb Atlético Tetuán se hace llamar Los MATadores, así en castellano, aprovechando las siglas del club. Sin embargo, recuerda Mgara que este club no tiene nada que ver con aquel Atlético Tetuán que jugó la liga española en el 51: “El Mogreb Atlético de Tetuán se creó por jóvenes marroquíes el 1 de marzo de 1926 y fue un equipo nacional. De hecho, nunca participó en una competición federativa española, en contra del Athletic Club de Tetuán, club fundado en la primavera de 1933 por altos cargos militares vascos que estaban destinados en el Protectorado”. 

Por la noche vinieron ocho polis a mi casa. Reventaron la puerta, entraron y me llevaron desde las doce de la noche hasta las ocho de la tarde del día siguiente. Todo el rato haciéndome un interrogatorio, que quién nos pagaba y cosas así”

La cultura y la lengua españolas están muy presentes en el norte de Marruecos, pero tal y como nos explica un corresponsal que prefiere mantenerse en el anonimato, esto no se trata de un tema identitario o territorial: Los jóvenes están desesperados ante la falta de oportunidades y el paro cada vez más alto. Frente a esta ola de protestas, el gobierno ha adoptado una postura inflexible de represión y vigilancia para acallar cualquier movimiento -de hecho, es muy probable que estén escuchando esta conversación- sólo hace falta ver qué pasó con las protestas de Alhucemas del año pasado. Toda manifestación fue sofocada, los líderes sentenciados a 20 años de cárcel y meses después las calles son un erial. Pese a estar advertidos por el precedente en la región del Rif, los aficionados del Mogreb Atlético Tetuán decidieron protestar. ¿Qué llevó a estos chicos a tomar un riesgo tan grande sabiendo lo que les podía pasar? La chispa que reanimó la llama de la reivindicación fue el asesinato de Hayat Belkacem, una joven de 19 años que falleció tras recibir varios tiros de la Marina Real marroquí cuando embarcaba en una patera con rumbo a la costa española.

raja-casablanca Autor: Mustapha Ennaimi Wikimedia Commons
El pasado mes de Agosto, el grupo ultra de aficionados del Raja Casablanca boicoteó el himno nacional en protesta por la implantación del servicio militar obligatorio. Foto: Mustapha Ennaimi bajo licencia Wikimedia Commons.

Moha, uno de los chicos que forma el grupo MATadores, nos lo confirma: “Eso fue lo que colmó el vaso. Si encima de que no tenemos nada aquí, ya nos empiezan a disparar…” El malestar generalizado estalló tras este suceso y curiosamente lo hizo en las gradas de un campo de fútbol, a lo que nuestro corresponsal nos argumenta: “Ahora mismo no hay tejido social que pueda sostener estas protestas, los grupos de animación son lo más cercano a una organización que tiene la juventud, por lo que es hasta cierto punto normal que los mensajes políticos se articulen en un campo de fútbol. Moha es muy vehemente cuando le preguntamos por sus quejas: “Salimos a expresarnos porque hemos visto que ninguna asociación de Derechos humanos y esas mierdas no tienen huevos a decir nada porque temen a las represalias del Gobierno. Por eso hemos dicho si no hay nadie que hable de nosotros pues quien mejor que nosotros mismos”.

Buena parte de la población joven marroquí está hastiada y sin esperanzas de cara a su futuro así que expresa su rabia donde puede. ¿Pero, qué tiene que ver la bandera de España aquí? Según Moha: “Aquí, en cualquier manifestación hay una bandera de España para recordar que cuando estaba el Protectorado español en la ciudad había de todo: trabajo, fábricas… Y ahora estamos fatal, peor que en los años 50”.

“Los grupos de animación son lo más cercano a una organización que tiene la juventud, por lo que es hasta cierto punto normal que los mensajes políticos se articulen en un campo de fútbol”

Ahí está la clave, el recuerdo de un pasado mejor y un mundo cercano que a su vez parece estar muy lejos. En esto, Ahmed Mgara señala el imaginario colectivo como uno de los responsables de este malestar: “Estas aspiraciones a mejorar la vida están influenciadas por la imagen tópica que ofrecen los medios de comunicación de que Europa equivale a riqueza y que todo el que vive en Europa vive en plena dignidad y con plenos derechos”. Puede parecer chocante para los que vivimos en la Península y conocemos el día a día de sus problemas, pero España es hoy un símbolo de lo que anhelan estos chicos y chicas, eso es lo que llevó a algunos hinchas del Mogreb Atlético Tetuán a izar algunas banderas como grito desesperado al progreso y el bienestar que les llega del otro lado del Mediterráneo. Acostumbrados a bordear las fronteras de la tolerancia en un estado en el que algunas libertades parecen todavía difusas, los MATadores sabían que su gesto no iba a gustar al gobierno, pero igual no esperaban tan rápida y fulminante reacción: “Por la noche vinieron ocho polis a mi casa. Reventaron la puerta, entraron y me llevaron desde las doce de la noche hasta las ocho de la tarde del día siguiente. Todo el rato haciéndome un interrogatorio, que quién nos pagaba y cosas así.

Ahmed Mgara justifica la actuación de los cuerpos policiales y la justicia, además de advertir de la peligrosidad de este tipo de aficionados:  “Uno de los problemas más serios en muchos campos de fútbol es la protesta pública en las gradas o en los actos deportivos, ya sea a través de pancartas o banderas de países concretos. Pienso que en el caso de Tetuán el motivo era de protesta por cosas ajenas a lo deportivo. Marruecos es un Estado de Derecho y está dispuesto a imponer la paz en los estadios y campos de fútbol y fuera de ellos. Hay que castigar a los infractores de las normas cívicas de convivencia con aplicación de la Ley. Solo así volverán a llenarse las gradas de aficionados. No se puede estar en un campo de fútbol con constantes amenazas de que se le caiga a uno un botellazo, piedra u otro objeto punzante. Hay que controlar más y mejor el paso de bebidas alcohólicas, drogas y estupefacientes a los camposTal vez sean muy malos ejemplos, los de los aficionados de los dos equipos de Casablanca, el Raja y el WAC, que si no arrancan doscientos asientos o más y si no rompen griferías de los estadios a los que van… no descansan. Desgraciadamente, otras hinchadas toman el ejemplo de esas fechorías”.

No sabemos si son peligrosos o no, lo que sí está claro es que estos chicos están desesperados y, una vez más, un estadio de fútbol fue el escenario para expresar lo que llevaban dentro. Vistos los precedentes en otras zonas del país, no parece un momento para ser optimistas y la última respuesta de Moha antes de despedirse es tan diáfana como preocupante: “Mi Facebook lo tienen, no hablo con gente por ahí. Esperan que haga cualquier cosa para quitarme del medio pero yo ya me piro, la primera goma que salga me subo a ella”.

Imágen Portada: Foto cedida por el grupo MATadores a Marcadorint.

Related posts

5 comments

MUY buen artículo, gracias. Esperemos que Moha y todos sus compatriotas tengan algo más de oportunidades y fortuna.

Enorme, y triste, historia. Espero que la cordura se vaya abriendo paso entre nuestros vecinos dirigentes.

Muy buena historia. Dado que el fútbol actual es mas un producto comercial y por ende político, está bien que la gente utilice el fútbol para reivindicaciones tan lícitas como el derecho a trabajo pan y techo.

Deja un comentario

*