Chile y Bolivia: dos estallidos políticos a través del fútbol

Carlos Figueroa Wikimedia Commons

Las convulsiones políticas que están afectando a Chile y Bolivia han sacudido también el fútbol de estos países. Una vez más, se demuestran los vasos comunicantes entre deporte y sociedad así que en MarcadorInt hemos querido presentar un par de fotos del momento que, aunque de manera muy superficial, ayuden a entender un poco mejor la situación y quizás conduzcan a algún tipo de reflexión.

Chile, las Barras también protestan

En Chile, como es sabido, un incremento en el sistema tarifario de la red de transporte público fue el germen que acabó derivando en masivas protestas en contra del gobierno de Sebastián Piñera, dando pie a varias semanas de manifestaciones pacíficas, así como también altercados y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Debido a esta situación, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile decidió suspender los partidos de liga. El campeonato ha estado parado durante varias semanas y justo ahora intenta volver a la normalidad. El periodista Jorge Nazar explica la paradoja que ha supuesto este parón para algunos futbolistas: Era lógico que se parara. Sin embargo, hay un montón de clubes pequeños y jugadores menos conocidos que no pueden permitirse estar más sin jugar, porque esto implica una gran demora, problemas en los contratos, más dificultades para cobrar, etc. Por ello los jugadores, pese a que en su mayoría han respaldado las protestas, apostaron desde hace ya algunas semanas por volver a jugar”.

Para muchos, Sebastián Piñera consiguió algo que nadie había hecho antes: unir a las Barras de Chile.

Pero también las grandes estrellas se han visto en una situación complicada en esta dicotomía entre apoyar las reivindicaciones y jugar al fútbol. Prueba de ello es lo que sucedió en el último parón de selecciones. El combinado nacional chileno tenía programado un amistoso precisamente ante Bolivia. La suspensión de dicho partido generó bastante consenso, pero días después había otro encuentro programado en Lima ante Perú, dando lugar a un ‘experimento social’ tal y como lo bautiza Nazar: “Charles Aránguiz dijo que prefería no jugar porque era la mejor manera de apoyar las manifestaciones y Arturo Vidal, el principal referente de la Roja, dijo apoyar al pueblo chileno pero apostó por jugar ante Perú para darle una alegría a la gente. A raíz de estas declaraciones es impresionante el nivel de ataques que sufrió. Como decimos aquí, lo hicieron mierda”.

A Arturo Vidal le anularon un gol en la segunda parte y luego convirtió el primer penalti chileno con enorme contundencia. (Foto: Richard Calver/Focus Images Ltd).
Arturo Vidal recibió muchas críticas por expresar su voluntad de jugar ante Perú pese a las protestas. (Foto: Richard Calver/Focus Images Ltd).

Y es que si hablamos de fútbol y reivindicaciones sociales en Chile hay que hablar de las Barras, los grupos de aficionados más ruidosos, más radicalizados, lo que en España se conocen como ultras. Colectivos como La Garra Blanca de Colo Colo, Los de Abajo de U de Chile o los Cruzados de Universidad Católica han jugado un rol protagonista en las manifestaciones y, de hecho, muchos de sus integrantes han sido los que se han situado en primera línea para enfrentarse con la Policía o incluso con las Fuerzas Especiales. Tal y como explica Nazar: En las manifestaciones y en los disturbios, que no es lo mismo, no ves banderas de partidos políticos. Te encuentras la bandera del pueblo Mapuche (pueblo indígena), la bandera de Chile, la bandera LGTBI y las banderas de los distintos equipos de fútbol”. En este sentido, en los medios de comunicación chilenos ha triunfado el comentario jocoso que Sebastián Piñera consiguió algo inaudito en Chile, unir a las Barras. No obstante Andy Zepeda, portavoz de Hinchas Azules, un grupo de aficionados de la U de Chile, matiza esta idea que tanto se ha repetido las últimas semanas: “Es cierto que en la Plaza Italia de Santiago de Chile -rebautizada por muchos como la Plaza de la Dignidad desde que se convirtió en el epicentro de las protestas- hemos visto a distintos piños dentro de las Barras conviviendo de manera pacífica. Han estado juntos, pero no revueltos. Las barras están en distintas posiciones de la plaza y se van turnando porque se entiende que pueden estar en un mismo espacio pero tampoco tan juntos para evitar cualquier tipo de enfrentamiento. Hay que entender que desde la óptica de los barristas es difícil transitar por los mismos senderos que otros porque entre ellos ha habido muchas veces líos de sangre. Estoy alejado del mundo de las Barras pero conozco un poco cómo funcionan. Muchas veces uno ha visto morir a un amigo o un familiar a manos de un barrista de Colo Colo o Universidad Católica o la inversa; existe por lo tanto un resentimiento muy profundo entre Barras que no es fácil de borrar ni siquiera por una causa tan grande como este estallido social”.

 Las banderas de los distintos equipos de fútbol han sido un habitual en las manifestaciones de la Plaza Italia.

Hecho el matiz, sí que cabe destacar la enorme capacidad de movilización que han tenido los grupos de aficionados y barristas para involucrar a la gente en las manifestaciones: “Las hinchadas tienen mucha capacidad de convocatoria, cualquier información o requerimiento llega a miles de personas porque son ellos los que están comandando muchas veces” Además, desde la Asociación Hinchas Azules insisten en aprovechar esta fuerza para crear espacios de diálogo, de participación ciudadana: “En Chile nos creímos esto de la democracia representativa, pero ha resultado un fracaso absoluto. El 90% del país dice que tiene que haber una reforma de la Constitución y la clase política llama a un proceso muy raro donde sólo ciertas personas pueden postularse a candidatos de este proceso constituyente. Creemos que el tejido social que crea el fútbol y su hinchada es un buen lugar para organizar cabildos y en ello estamos para disponer de estos lugares en pos de una democracia directa.

En la piel de un futbolista extranjero en Bolivia

Cambiemos de país y de perspectiva. Tras un contundente informe que denuncia graves irregularidades en las elecciones del 20 de octubre, el entonces presidente boliviano Evo Morales se ve obligado a dimitir y exiliarse a México. A su vez, la senadora Jeanine Áñez se proclama presidenta interina con el apoyo del ejército. Desde entonces, Bolivia empezó un mes negro marcado por las protestas y los enfrentamientos entre los partidarios de Evo Morales, los favorables al nuevo gobierno y las fuerzas de orden público. En medio de este conflicto social y político se tuvo que detener el fútbol y uno de los damnificados fue Iker Hernández. El ex de Real Sociedad y Athletic Club milita en el Club San José de la ciudad de Oruro, donde ha vivido estos acontecimientos con bastante incertidumbre: Más allá de los bloqueos que nos impedían ir a entrenar con normalidad, lo peor ha sido la escasez de alimentos. A día de hoy (por el martes 26 de noviembre) no está llegando comida y la están mandando por avión. El precio ha subido y se están haciendo colas para poder comprar. No hay apenas pollo, carne, huevos ni verdura”.

manifestaciones-contra-evo
Manifestaciones tras las elecciones bolivianas del 20 de octubre. Foto: Paulo Fabre bajo licencia Wikimedia Commons.

Ante esta perspectiva y con la liga parada, el entrenador de Club San José dio cinco días de descanso a la plantilla, cosa que muchos aprovecharon para ir a visitar a sus familias en La Paz u otras ciudades, lo que implicó que muchos no pudieran volver hasta dos semanas más tarde. Pero a Iker no le parece tan grave comparado con algunas situaciones que conoce: “Se de compañeros en Cochabamba que han tenido que ir en bici a entrenar a las seis de la mañana. Otros en La Paz tenían que ir en teleférico”. Una vez garantizada la seguridad, la liga boliviana ya se ha reanudado no sin perjuicio para los futbolistas: “En teoría la liga acababa el día 11 de diciembre, pero con esta reestructuración acabará el día 29 con lo que tendré que pasar las Navidades en Bolivia. Venimos de casi no entrenar a tener que jugar miércoles-domingo para recuperar todas las fechas”. Además, todo ello se suma a las estrecheces del club y dificulta todavía más la situación para muchos de sus futbolistas: “Todavía nos deben salarios desde el mes de julio, el presidente de San José renunció y entró otro nuevo. Antes de entrar nos dijo que venía con dos mensualidades, pero el lunes pasado nos dijo que iba a ser imposible. Nos reunimos, hablamos con algunos socios y también se forzó su marcha. Estamos sin presidente hasta el día 15 de diciembre, día en que va a haber nuevas elecciones. Hasta ese día nosotros vamos a hacernos responsables de todo, tenemos que pagar el Recobro de Impagados porque nos han quitado 9 puntos ya por deudas con exjugadores; en nuestro caso se ha juntado la situación política con nuestras dificultades como club”.

Dos países, dos miradas muy distintas y seguramente incompletas para tratar de entender un poco mejor, a través del fútbol, dos fenómenos sociales y políticos que han sacudido Chile y Bolivia. Ya sea como perjudicado o como protagonista, el esférico también ha sido actor en estos sucesos y muy posiblemente lo vaya a ser en un futuro.

Imagen de Portada: Propiedad de Carlos Figuero a través de Wikimedia Commons.

Related posts

2 comments

Lo de Chile ha sido malisimo el manejo por parte de la ANFP. Se termino por suspender todos los torneos profesionales, declarando campeón a la UC de primera division, pero no a Wanderers (Lider de la 1B) ni a Arica (Lider de la 1A), por lo que no hubo ascensos ni descensos, todo por que el aumentar los equipos en las divisiones significa que el dinero que se les entrega a los equipos se dividia entre mas conjuntos. Ante tamaña injusticia, los hinchas y equipos se movilizaron, pero aun mas, las amenazas de acciones legales en la justicia ordinaria han hecho que se reconsidere esta decisión, por lo que se esperan anuncios. Además, cabe indicar que los dueños de equipos son los mismos empresarios que se aprovecharon del neoliberalismo para hacerse ricos. El futbol profesional es un reflejo de los mismos problemas sociales que tenemos en Chile.
Saludos desde chile, aca seguimos en la lucha ante un Presidente inepto y unas fuerzas policiales que nos muelen a palos.

Lo de Bolivia, no ha sido del todo como lo explicas, el pais y por ende el futbol se paralizo despues de las elecciones(20 de Octubre) y por la presion social el por entonces presidente Evo Morales renuncio, incluso hay notas en los periodicos donde Evo pedia a la gente que deje el paro para que vuelva el futbol, lo unico que consiguio fue que muchos futbolistas que fueron entrevistados indicaran que ellos estaban con el pueblo y que era mas importante un pais con democracia que el futbol.
Lo del pesimo manejo economico es totalmente cierto, es una pena ver lo mal que la estan pasando economicamente la mayodia de los clubes.

Deja un comentario

*