Comunismo o Superliga

Bayern Munich players celebrate with fans after beating Manchester United 3-1 in the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich
Picture by Richard Calver/Focus Images Ltd +447792 981244
09/04/2014

Hay que decidir. Coca-cola o Pepsi. Pizza con piña o sin piña. Nike o Adidas. Frigopie o Drácula. Comunismo o libertad. Fascismo o democracia. Superliga o Champions. Algunos hasta tienen que elegir entre Champions y democracia, como Marcelo. Las opiniones se están convirtiendo en un sistema binario. Cada día hay un tipo test de solo dos opciones y fallar resta.

El fútbol se alimenta del componente tribal. Del sentido de pertenencia. Nosotros y vosotros. Los aficionados marcamos líneas rojas. O estás conmigo o estás contra mí. Blanco o negro. Y está bien. Pero si traspasamos eso a las opiniones (de fútbol, de la vida, de todo) corremos el riesgo de convertirnos en una caricatura. De transformarnos en el perro ese que iba en el coche y solo movía la cabeza. Sí o no.

Hay un debate cada semana. Vivimos a velocidad 3x. El día a día va más rápido que nosotros. Infoxicados, estamos en una centrifugadora. ¿Alguien se acuerda del debate de panenkismo? Los temas se reciclan. Las opiniones caducan. Zidane fue un entrenador pésimo, después fue buenísimo, después un psicólogo, después un entrenador como la copa de un pino, después un gestor y ahora de momento es un genio de la pizarra. A ver hasta cuándo.

Ahora estamos en Superliga o UEFA. Unos dicen que la Superliga es Belcebú y otros que la UEFA también tiene lo suyo. ¿Y si todos están en lo cierto? La vida no es blanca o negra, es gris. El fútbol ya nos lo robaron hace tiempo. La UEFA, la FIFA o quienes sean esos señores que llevan traje. Trofeos veraniegos que no pesan. Tercera equipación. Mundiales y Supercopas en dictaduras. Chavales de catorce años con representantes y redes sociales. No es la solución. Por supuesto. Tampoco lo será la Superliga. Más señores con traje que no tienen ni idea de lo que piensan los que van en chándal.

Cada día es un juicio y aparecen nuevos culpables y testigos. Le ha tocado el Bayern: que vaya tela por pagar 25 millones por un entrenador, que si estos son los románticos que dijeron que no a la Superliga. ¿Debilitan a sus rivales con fichajes de jugadores y entrenadores? Seguramente. ¿Ayudó el Bayern al Borussia Dortmund para solventar su crisis económica? También. Y no debería explotarnos la cabeza. Tenemos claroscuros. Somos buenos y malos.

El fútbol ya nos lo han quitado. Se trata de no perderle la pista. De poder rescatarlo algún día. De no decirle adiós para siempre. Nos basta con conocer sus secuestradores y saber dónde están. Son los de siempre. Los de la vida TikTok, los de los fuegos artificiales, los de una mierda envuelta en papel de regalo. Entretenimiento, más entretenimiento, corre que tengo prisa, superficialidad, show, circo, sobredosis de actividad.

No hay jornada de reflexión. Todo es para ya. Las opiniones. El espectáculo. Los grandes partidos. ¿Para qué esperar a abril a tener un PSG-City si lo puedo tener en octubre? Pues por eso, para esperar. No se han enterado. El fútbol no es el partido. Es la previa. La vida no es el verano. Es el último día de colegio.

Imagen de portada: Richard Calver/Focus Images Ltd.

Related posts

18 comments

Desde mi posición de férreo detractor de la Superliga..
Vaya titular más desafortunado y vaya ración de populismo destilas con eso de “los señores de traje que nos robaron el fútbol”
El fútbol empezó a perderse por culpa de uno que iba con chandal que se llama Jean-Marc Bosman, ayudado por uno que iba con toga llamado Jean-Louis Dupont.
Y otros que también habían llevado chandal, como Michel Platini no ayudaron nada en su posición de mandatarios.
Confío plenamente en Ceferin, que nunca llevó chandal, siempre ha vestido de traje, para parar la Superliga. En otras cosas ya no confio en nadie, el fútbol globalizado es lo que ha hecho que perdiera su identidad en general.
Pero no conviertas esto en una lucha de clases entre “señores de traje” y “los que van com chandal” porqué ambos tienen que existir y los segundos son tan “culpables” como los primeros, Tovarich.

Ceferin se comporta como un mafioso,amenazando a quien no se pliega ante el y premiando a quien le limpia las botas. Y a la vez siendo obsequioso con los clubs- estado, el City tendría que estar cumpliendo sanción de no participar en Champions por saltase el fair play financiero,pero “casualmente” a la estrictisima UEFA se le olvido poner el recurso a tiempo y este caducó, ya es mala suerte si .

Me quedo con el último parrafo. Son tantos partidos, es tanta la actividad, que uno ya espera que sea finales de mayo y todo haya terminado. Y eso que amo el futbol, pero la sobresaturación es inmensa. También me encanta la NFL (liga cerrada como la NBA, pero ese es otro tema) y una de las cosas que más gustan es que te hacen esperarte de febrero a septiembre sin partidos, desde el Superbowl hasta el juego inaugural, solo con noticias de movimientos, Draft, entrenamientos y listo… Para septiembre ya estas desesperado para que vuelva la actividad y se disputan 17 jornadas donde cada partido es de suma importancia…En el futbol se juegan mas de 50 partidos al año y muchos de poca trascendencia, te dan dos meses de respiro y para de contar. Por más que te guste el futbol, hay momentos que dices basta… pones Netflix o agarras un libro y adios.

Lo que me gusta de tus artículos es la mezcla que haces de futbol con otros muchos aspectos de la vida y de la sociedad.

Esta instantaneidad, superficialidad y consumo que todo lo devoran, que en todo están, tan características de nuestro tiempo. Desde el futbol, al entretenimiento, a los estudios y el trabajo, a las relaciones, a todo.

Felicidades de nuevo por otro artículo que invita a la reflexión.

Veo un par de ofendiditos en la sección de comentarios y sigo sin entender porqué. El artículo me ha parecido excelente Sergio, algo que no es novedad. ¡Enhorabuena una vez más!

Gracias por seguir haciéndonos disfrutar cada semana Sergio!

Mucha razón tienes, al final nos saturan de fútbol y de mucha paja.. no sé a donde llegará esto!

A seguir así, te lo agradecemos!!

Lo que se critica al Byern es su doble rasero,por una parte Rummennige justificando su no a la Superliga en que en vez de ganar mas dinero , habría que rebajar sueldos, para acto seguido gastarse 25 kilos en el entrenador de tu máximo rival, amen de 45 en uno de sus centrales. Eso tiene un nombre y es hipocresia, han convertido la Bundesliga en su cortijo particular ya que desde aquel Dortmund de Klopp no ha habido otro campeón.
Eso también es matar el futbol ya que anulas la competitividad,”salva” al Dortmund fichandole a los mejores a cambio de debilitarle y que no le haga frente.
Como dice el dicho famoso” entre todos lo mataron y el solo se murió”, eso le está pasando al futbol, los avariciosos de traje de FIFA ,Uefa y federaciones han exprimido taaanto con mas partidos internaciones que a nadie interesan, con aumento de selecciones en Eurocopas y mundiales,con partidos de ligas intrascendentes de cerocerismo, con fases regulares de champions descafeinadas, con horarios infames etc , que al final matan el poco interés y echan a la gente de los estadios, de los salones de Tv y optan por otros entretenimientos mas atractivos (NBA, NFL, netflix, youtube)

Saludos!

Deja un comentario

*