Un concurso de belleza, equipos indígenas y otros encantos del Peladão

reina-peladao-2-acritica

“Me impactó mucho la llegada a Manaus. cuando aterrizas en un sitio de noche lo normal es ir viendo lucecitas que se concentran cada vez más alrededor del aeropuerto. Aquella vez no, recuerdo la sensación de estar en la nada hasta muy poco antes de pisar tierra”. La nada, la masa oscura que veía Axel Torres en verano de 2014 eran miles de hectáreas de selva tropical. Y es que la capital del estado brasileño de Amazonas está situada en un enclave único, en la confluencia entre dos afluentes del río más caudaloso del mundo, río Negro y río Solimões. Una ciudad de más de dos millones de habitantes en medio de la jungla amazónica, pues sí. La fiebre del caucho de finales del siglo XIX puso las bases de una industria que viviría otro repunte a principios del XXI hasta hacer de Manaus, la ‘madre de los Dioses’ en la lengua de la tribu indígena de los Manaos, una de las siete urbes más pobladas de Brasil a pesar de su remota ubicación. Como tal, Manaus se merecía ser sede del Mundial 2014 y para ello se construyó el Arena da Amazônia, si bien es cierto que ningún equipo del estado norteño de Amazonas apenas ha tenido relevancia en el fútbol brasileño de élite. Pero que no existan grandes clubes en Manaus no significa que no haya fútbol en la ciudad, al contrario, pues en el epicentro de la selva del Amazonas se disputa el Peladão, el mayor torneo amateur de Brasil y uno de los más importantes del mundo.

MANAUS - AM: 12/09/2017 - ENTREVISTA COM O LOCUTOR ESPORTIVO E COORDENADOR DO PELADÃO, ARNALDO SANTOS, NA ARENA DA AMAZÔNIA. FOTO: ANTONIO LIMA/ACRÍTICA
El veterano locutor Arnaldo Santos sigue como alma mater de este proyecto que empezó en 1973. Foto: Antonio Lima/ACrítica.

A sus 82 años, Arnaldo Santos ultima los preparativos del Peladão 2020, una edición especial marcada por los estragos del coronavirus. Los más de 500 equipos participantes han tenido que donar un mínimo de 15 kilos de comida para poder inscribirse. Arnaldo cultivó una extensa carrera como narrador deportivo, pero en Manaus ya es conocido por ser el hombre que está detrás de este popular torneo desde 1973, un campeonato que desde el primer día ha tenido la intención de socializar y vehicular a través del fútbol distintos sectores de una ciudad demasiadas veces olvidada por el resto del país, también en el fútbol. El Peladão se divide en cuatro categorías: Maestro (más de 40 años), Femenino, Peladinho (de 12 a 16 años), y la categoría Principal, que es el que acumula más equipos de Manaus y municipios cercanos. Por lo general, estos partidos se disputan en campos de tierra con un par de porterías, tienen dos partes de 25 y son arbitrados por los miembros de otros equipos. En estos partidos siempre encontramos historias de algunos ex futbolistas profesionales o proyectos de fútbol social, equipos formados por amigos… Una de las mejores historias que conocí fue sobre un equipo formado por refugiados venezolanos que se unieron para regentar una barbería y luego formaron un equipo que la representaba”. Lo cuenta el periodista Gabriel Ferreira, que ha cubierto varias ediciones del torneo.

Pequeños negocios locales son los sponsors de este torneo en el que se permite condonar una sanción por tarjetas a cambio de un donativo de quince balones de fútbol, un campeonato en el que el premio para el ganador ronda los 18.000 euros y el poder sentirse como un futbolista profesional al disputar las instancias finales en un estadio que albergó el Mundial 2014, con público en las gradas, todo un lujo tras meses fajándose en el barro.

La reina del Peladão se gana una repesca

Existe una norma, un apéndice curiosísimo que hace del Peladão una competición muy pero que muy peculiar. Se trata de un concurso de belleza; además de registrar a sus jugadores, cada equipo tiene que asignar a una representante femenina para participar en una especie de casting. Si la mujer se convierte en la Rainha do Peladão, su equipo sigue avanzando rondas aunque haya sido eliminado en el campo. Uno se pregunta qué necesidad hay de designar a una concursante femenina, pero el caso es que en un país donde este tipo de certámenes gozan de bastante popularidad, la disputa por el cetro de reina del Peladão ha llegado a igualar el interés por la competición futbolística. Tanto es así que desde el 2012 una televisión regional transformó las instancias finales de este concurso en un Reality Show en el que las 12 candidatas comparten un crucero por el Amazonas, de locos.

Pero más allá de esta anécdota curiosa el Peladão también es importante para muchas comunidades de Manaus y alrededores. Por ejemplo, los futbolistas que quieran jugar tienen que estar censados y contar con un documento identificativo o un jugador de edad escolar solo puede registrarse si presenta la documentación conforme está matriculado en una escuela. Esto que parece una obviedad es especialmente importante para alentar a sectores de la población que viven en la alegalidad, sin existir para las instituciones públicas, a regularizar su situación. Es el caso, por ejemplo, de algunas tribus indígenas. No hay que olvidar que todavía existen cerca de 900.000 personas de origen indígena en Brasil, ya sean de tribus en aislamiento voluntario o de aquellas que conviven con el resto de la sociedad. Por desgracia, la cuestión indígena es un tema de candente actualidad desde que Jair Bolsonaro llegara a la presidencia de Brasil y no solo porque el máximo mandatario haya declarado que cruzar lugares poblados por la comunidad indígena “es como ir a un zoológico lleno de hombres prehistóricos”. El pueblo indígena no solo lucha por mantener vivas sus tradiciones y una riquísima variedad lingüística, también lo hace por sus tierras ante la voluntad del ejecutivo Bolsonaro de reelaborar el mapa de tierras designadas para el usufructo exclusivo de los indígenas y destinarlas a la minería o a la industria agroalimentaria, con toda la destrucción que conlleva a nivel ambiental y humano.

rainha-peladao-indigena-acritica
En 2014 la modalidad indígena del torneo Peladao vivió su apogeo con 14 equipos participantes. Actualmente se ha dejado de disputar. Foto: ACrítica.

 

Una parte significativa de los pueblos indígenas que habitan en Brasil se concentra a pocos kilómetros de Manaus y muchos de ellos han participado en el Campeonato Peladão. Tanto es así que durante varias ediciones existió una categoría más, la de Peladão indígena con sus propios equipos masculinos y femeninos, como el FC Selvagem do Amazonas y sí, también con su Rainha. Por desgracia, cuentan ya dos ediciones en las que no existe esta modalidad puesto que fue imposible encontrar jugadores disponibles para organizar un torneo como antaño. Esperemos que esta sea una situación puntual y que esta ausencia futbolística no implique la pérdida de una cultura milenaria en pos de un óptica destructiva del progreso.

Imagen de Portada: Promoción del programa A Bordo, ACritica TV.

Related posts

3 comments

Muy interesante. Da gusto seguir leyendo los reportajes atemporales de MI estos días escasos de fútbol

Muy interesante, soy brasileño y desconocía totalmente esa historia. Como dato adicional, para aquellos que no conocen el término, “pelada” quiere decir algo como pachanga.
Por otro, muy muy discutible el tema del pueblo indígena y cómo se le trata desde Europa.

Deja un comentario

*