Guardiola y el conflicto

Manchester City manager Pep Guardiola celebrates following the Premier League match at Turf Moor, Burnley
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
28/04/2019

Pep Guardiola, como todo buen lector, es el protagonista de una historia. La teoría literaria dice que hay novela en el momento en el que hay conflicto. Y el conflicto es la suma de un protagonista, un objetivo y los obstáculos que se encuentra. El protagonista, además, tiene que estar en una situación de equilibrio y desatarse un desencadenante. Su situación de equilibrio era entrenar a Messi, darle órdenes a Iniesta, aconsejar a Xavi. Y el desencadenante, alejarse de ellos. Reventar la zona de confort. Huir hacia adelante. Tenía mucho que ganar, sí. Pero poco que hacer. El cuadro estaba pintado y no quiso quedarse contemplándolo.

El objetivo se lo hemos ido poniendo nosotros. Le dijimos que ganar la Champions con el Barça no valía porque estaba Messi. Le dijimos que ganar la Bundesliga con el Bayern no valía porque claro la liga alemana. Le dijimos que bueno la Premier estaba bien pero cuánto dinero. Le dijimos que bueno jugar muy bien y más títulos guay, pero a ver la Champions. Y así le hemos puesto el objetivo a la novela de Guardiola: ganar la Champions fuera del Barça.

Obstáculos se ha encontrado unos cuantos. Cristiano Ronaldo, Ramos, Messi y Simeone cuando estaba en el Bayern. Mbappé, Klopp, la mano de Llorente y un fallo a puerta vacía de Sterling ya en el City. Tenía de Sísifo que cada temporada le tocaba cargar la piedra y del Gran Gatsby que pese al dinero no era feliz. Fracasado, decíamos nosotros desde el sofá.

Y así iba Guardiola, perdiendo cada año mientras no paraba de ganar. Nadie sabe muy bien qué es la derrota. A veces ganar es llegar al metro antes de que cierren las puertas. A veces perder 3-0 es una victoria y ganar 1-0 es una derrota. A veces el fútbol condena al que condena y vence al vencedor. La víctima puede en cualquier momento quitarse la soga y robarle el hacha al verdugo. Hay un mensaje mezquino en decir que sólo vence el que gana. No hay proceso. No hay análisis. Fútbol de 280 caracteres. Fútbol de Reels de quince segundos. Fútbol de Mismarcadores y BeSoccer. ¿Has perdido? Fracasado.

Y ahí está, un entrenador que no ha parado de ganar puede conseguir la única victoria que les sirve a algunos. Hay muchos esperando con las facturas. Qué bueno es para el deporte que un entrenador para el que lo más importante es ganar vaya a tatuar su nombre en la historia por muchas otras cosas. De nada sirve, dicen algunos, que motivara a un Bayern que venía de conquistar el triplete. De nada sirve, dicen otros, que consiguiera un cambio contracultural en la Premier. Y la Champions qué.

Pues ahí está. Espera la Orejona con sonrisa sibilina. Cada año tiene una pistola con 31 balas y nunca falla. La Champions es la competición de los fracasados. Un pulgar hacia arriba y muchos hacia abajo.  Europa está llena de cadáveres. Cuantos más candidatos en septiembre, más lápidas en junio. La Champions es como el Sexto Sentido: hay mucha gente por ahí pero solo uno está vivo. El que gana.

La teoría también dice que la novela se termina cuando sabemos si el protagonista cumple o no su objetivo. Nos falta saber el género y el final. Tragedia o happy ending. Pero no lo olvidemos: el conflicto es solo un gancho para atraer al lector y atarlo hasta el final. Una pregunta que se plantea en la página 15 y se resuelve en la 300. En los buenos libros no importa tanto la resolución como el transcurso. El camino antes que el final. El mapa antes que el destino. El cómo por encima del qué.

Imagen de portada: Russell Hart/Focus Images Ltd

Related posts

12 comments

Pensaba que Marcadorint no era el lugar para cobrarse este tipo de facturas.

Que Pep es un genio, en los ambientes puramente futbolísticos (como es Marcadorint), hay muy poca gente que lo dude. A partir de ahí, unos lo pondrán más arriba (el mejor de la historia) y otros más abajo (uno de los mejores técnicos de las últimas décadas), pero que Pep Guardiola es un maestro de los banquillos es muy difícil de cuestionar.

No tenía la intención de cobrarme ninguna factura. Que en ambientes puramente futbolísticos se valora a Guardiola está tan claro como que sería irreal pensar que es la única realidad, valga la redundancia. Un saludo.

“…puede conseguir la única victoria que les sirve a algunos.”
El claro ejemplo es la Juventus. El miércoles vi la final de Coppa Italia con un amigo y sus compañeros de piso, uno de los cuales es italiano y muy aficionado de la Juve. Con el pitido final su alegría fue prácticamente nula. “La Coppa es un título menor para nosotros y más en esta mierda de temporada” decía.

Mejor Barça de la historia y probablemente mejor equipo de la historia. Resultado: Ganarlo todo, como es lógico.
Un brutal Bayern, que no necesita apretar para ganar la Liga. Resultado: Ganar la Liga y fracasar en Europa.

Un City de videojuego, con dinero ilimitado para poder diseñar un equipo a medida. Resultado: Ganar ligas aprovechando el mal momento de otros grandes y a día de hoy, fracasar en Europa.

Queréis fabricar un genio a la fuerza y está muy bien. Podéis bombardearnos con artículos sectarios como éste que nos ocupa y también está muy bien. Yendo en moto sé de muchos ciclistas que ganarian el Tour.

PD: Me hace gracia que comentes “que salió de su zona de confort”. Claro, porque irse al Bayern o al City es arriesgar mucho, la vida al límite.

De verdad, pienso que a comentarios como el tuyo no vale la pena responder, pero mira, me pillas con ganas de teclear.
No sé cual es el objetivo de tu comentario: si es decir que Pep no es un gran entrenador ya si que se me quitan las ganas de escribir, si es decir que no es el mejor entrenador del mundo, bueno, es discutible, pero entonces, ¿quién lo es?
Hablas de que es “lógico” ganarlo todo con el mejor Barça de la historia, te podría dar mil ejemplos de que equipos más favoritos se la han pegado en todo tipo de competiciones.
Hablas de que un brutal Bayern fracase en Europa cuando llega a 3 semifinales consecutivas: de nuevo la palabra fracaso mal utilizada.
Hablas de dinero ilimitado: creo que estos últimos años los 7-8 grandes equipos de Europa gastan inmoralmente, no sólo el Manchester City.
Hablas de ciclistas yendo en moto, no sé pienso en los grandes entrenadores del momento, como Mourinho, Allegri, Zidane, Ancelotti, Conte… no creo que hayan entrenado a equipos de cuarta división precisamente.
En fin, no considero a Pep un dios del futbol, ahora bien, es uno de los grandes entrenadores que he visto, probablemente el mejor y más rico tácticamente.
Y de paso, mi enhorabuena al autor por tan buen artículo!

Te cuento un secreto? El fútbol existía antes que Pep y seguirá existindiendo después. Repito, con los equipos que ha tenido lo normal es ganar siempre, o estar en la pelea. Lo que no es normal es ganar ligas con Leicester, Lille, Girondins, ganar champions con Porto o Inter, llegar a final de uefa con el Athletic o a dos finales con el Valencia. Lo de Pep lo pueden hacer tantos otros, pero claro, hay gente que nace en cuna y se le da la oportunidad, a otros no. Porque no se hacen estos artículos de Heynckes, Flick, Kloop o Zidane? Entrenadores que han hecho lo mismo que Guardiola con equipos similares, o incluso inferiores.

Estoy contigo antonii23. Soy el primer aficionado al fútbol modesto, como prueba que soy aficionado del Elche. Aún así, soy el primero que valora lo que hacen los grandes entrenadores, los que consiguen lo que no consigue nadie, incluso con equipos repletos de estrellas, con aviones privados, y en manos de sujetos que con un chasquido pueden enterrar en dinero a quien se les antoje.
Sinceramente, creo que es mucho más complejo que valorar a un entrenador por la plantilla que tenga, y creo que si no eres capaz de verlo es porque no entiendes mucho de qué va esto…
Ganar en moto una carrera de ciclismo es fácil, pero primero hay que saber manejarla. Seguramente yo no sea capaz ni de eso.

Me gusta esa comparación entre el transcurso de una temporada y el desarrollo de un libro. Hay libros, películas y series cuyo final no me encanta pero me quedo absorto leyendo lo que antecede. Y eso es lo importante, ese proceso. Sería estúpido, para mí, desdeñar ese disfrute, ese proceso. En el fútbol, es parecido. Esta temporada me ha encantado ver al Bayern, no ha llegado al la final y así me hubiese gustado pero por el camino me brindó buenos momentos. Como bien decía Axel, perder es lo normal. Solo gana uno.
Gran trabajo Sergio. Abrazo!

Bueno, sin duda que llegar a la final es un hito y mas a un equipo primerizo pero la realidad es cruel, Guardiola sigue sin ganar una champions fuera del Barcelona.

Deja un comentario

*