Hearts FC: Reanimado por sus socios tras una década esperpéntica de ‘Vlad el loco’

VLADIMIR ROMANOV. Edinburg News.

28 de julio de 2007. El entrenador lituano Anatoly Korobochka está en su despacho preparando el partido amistoso que va a enfrentar al Heart of Midlothian Football Club contra el deslumbrante FC Barcelona de Ronaldinho, HenryDeco y compañía en el mítico estadio de Murrayfield. En esas aparece el presidente Vladimir Romanov para hacerle una proposición: quiere jugar unos minutos contra los azulgranas. Por mucho que fueran sus primeras semanas en el cargo y que se lo pidiera el jefe, Korobochka se negó. La respuesta del presi, fulminante: “Muy bien, no jugaré. Pero tú vas a durar poco como entrenador”.

Así era el estilo de Vladimir Romanov, un empresario lituano de origen ruso que a principios de los 2000 se encaprichó con el Hearts FC como guinda a su colección de clubes deportivos: el FBK Kaunas, el MTZ-RIPO de Minsk y el Zalgiris Kaunas de baloncesto. Tras casi una década de esperpentos, Romanov dejó al club escocés prácticamente en bancarrota. Como suele ser habitual, fueron los aficionados los que mantuvieron a flote el club, se organizaron para comprar acciones masivamente, financiaron la ampliación de una grada y está previsto que en 2019 se hagan con el control de la entidad. En un ejercicio de justicia poética, parece que el fútbol ha querido recompensar la lección aprendida. El Hearts se recuperó de su descenso, volvió a Primera  y a día que se escriben estas líneas el club de Edimburgo disfruta de un inusual liderazgo de la Premiership escocesa.

Vladimir Romanov HeartS
Bajo la propiedad de Romanov, el Hearts consiguió un par de Copas de Escocia en 2006 y 2012. Foto: Bill Murray.

Taxista, piloto de submarinos y bailarín

La historia de Romanov es la de quien sabe pescar en río revuelto. Nacido en Tver, Rusia, su familia se mudó a Kaunas. Hijo de un militar del Ejército Rojo, a los 16 años le tocó sacar adelante a su familia conduciendo un taxi mientras se buscaba algún sobresueldo mercadeando con cintas de grupos musicales de fuera de la URSS. Vladimir destacó en sus estudios militares y acabó siendo condecorado por pilotar submarinos nucleares por debajo del Círculo Polar Ártico en plena Guerra Fría. Con lo ganado, supo aprovechar su prestigio militar para hacer los movimientos adecuados y la disolución de la Unión Soviética acabó por darle el espaldarazo definitivo a su fortuna, hasta convertirse en fundador del primer banco privado de Lituania, Ukio bankas. Multimillonario, influyente y mediático- ganó un Talent Show de danza gracias a sus sorprendentes habilidades en el Paso Doble, el Cha-cha-cha y el Foxtrot– se metió como tantos otros ricos en el mundo del deporte. ¿Pero por qué Escocia y por qué el Hearts FC?

Sam Nicholson Hearts David Fernández
La ampliación y renovación de una de las gradas de Tynecastle fue financiada por sus socios. Imagen: David Fernández/MarcadorInt.

“Es una buena pregunta”, afirma el periodista escocés Gary Keown: “Al parecer, quería hacer negocios en Escocia y una buena manera de entrar en un sitio es mediante el fútbol. Además, también estuvo manejando otros clubes británicos como el Queens Park Rangers. Pero finalmente pensó que el éxito sería más fácil y más barato en una liga como la escocesa y que si conseguía meter al Hearts en Europa podía recuperar dinero”.  ¿Y por qué el Heart of Midlothian FC? Por las mujeres de Edimburgo, o mejor dicho, por las mujeres de Dundee. Así lo contaba uno de los asesores de Romanov, Liutauras Varanavicius, en una entrevista concedida al Scotish Daily Mail el año pasado: “El Dundee United tenía muchos problemas económicos, así que nos reunimos con sus propietarios. Tras la reunión, nos fuimos a un pub a tomar unas cervezas. Vlad se quedó mirando a un grupo de chicas y acto seguido me dijo ‘No hay chichas guapas aquí, no hay buena genética en Dundee. No vamos a invertir en esta ciudad.

Echar al entrenador porque gana demasiados partidos

De esta forma tan misógina desembarcó la fortuna lituana en Edimburgo el año 2005. La entrada de Romanov parecía una inyección importante para un equipo en apuros. Tal y como suele pasar en todos los clubes del mundo: “los aficionados estaban exultantes al principio. Había dinero y nadie se preguntaba de dónde y por qué, pero el club podía quedarse en su viejo estadio de Tynecastle”, explica Gary Keown. Y todo parecía ir de maravilla; bajo la dirección de George Burley en el banquillo, el Hearts ganó sus ocho primeros partidos. El equipo iba como un tiro y fue entonces cuando Vladimir Romanov decidió echar al entrenador. El porqué lo confiesa su asesor Liutauras Varanavicius: “En un partido vio que había varias pancartas dedicadas al entrenador y entendió que era más popular que él. No podía permitir que hubiera nadie por encima”. Burley fue el primero de los doce entrenadores que pasaron por el banquillo de los Jambos en nueve años.

“Vlad se quedó mirando a un grupo de chicas y acto seguido me dijo ‘No hay chichas guapas aquí, no hay buena genética en Dundee. No vamos a invertir en esta ciudad’”

En esta etapa el Hearts se convirtió en el escenario de un vodevil basado en decisiones incomprensibles, salidas de tono constantes y tejemanejes entre los clubes de su propiedad, tal y como explica el portero Jamie McDonald al Daily Record: Unas Navidades Vlad trajo a más de 33 jugadores de Europa del Este para jugar en nuestro equipo Sub-19. Jugamos tres partidos contra tres equipos de aspirantes y terminamos firmando alrededor de 15 de ellos. Tuvimos entre 70 y 80 jugadores firmados durante los años en que Vlad estuvo a cargo.

roman-romanov. Hearts
Roman Romanov, el hijo de Vladimir, fue durante años el encargado de transmitir la voluntad de su padre. Foto: Andrew Milligan.

El gurú de los bastones dorados y el ‘Pyjama Man’

No en balde, Romanov se ganó el apodo de ‘Vlad the Mad’. Y es que las excentricidades del propietario del Hearts abarcaban campos tan dispares como el espiritismo o la medicina china tradicional. Andy Webster, exjugador de los Jambos, lo explicaba en una entrevista a The Scotsman: Había algunos personajes divertidos pululando por el club. Uno era Rima, un terapeuta a quien le gustaba tocar en los puntos de presión del cuerpo con sus ‘palos de oro’. Luego estaba el que llamábamos Pyjama Man porque llevaba una túnica púrpura. Se suponía que era un curandero mágico. Una vez detectó algo malo en mi pantorrilla agitando sus dedos sobre mí. Metió una tableta en un poco de agua y dijo: ‘Bebe esto’. Me negué.” Preguntado por estos episodios, el jugador del CD Tenerife y ex del Hearts Suso Santana responde a MI: “En los tres años que estuve, de 2009 de 2012, no puedo decir nada malo. Lo más raro que viví es que a veces cuando entrenábamos y aparecía el presidente teníamos que dejar lo que estuviéramos haciendo para disparar a portería. Por lo demás, el trato fue genial. Si bien es cierto que después de la Copa que ganamos en 2012 sé por compañeros que empezaron los problemas y entraron personajes de este tipo“. 

Esta y otras historias para no dormir fueron el día a día de la administración Romanov con Roman, el hijo de Vladimir, como hombre de paja y mensajero de los designios de su progenitor. Y como suele suceder en relatos de este tipo, el final era de prever. Lo cuenta Ian Murray, político escocés en el Parlamento británico desde 2010 por el partido laborista e hincha acérrimo del Hearts que tuvo a bien atender a marcadorint.com: “La crisis financiera de 2008 tuvo un impacto devastador en el imperio de los negocios de Romanov y el holding banquero -al que el Hearts debía más de 28 millones de libras- estaba en serios problemas”.

Ian Murray, Hearts.
En 2010, el parlamentario laborista Ian Murray creó junto a otros socios la Foundation of Hearts para salvar al club de la extinción. Foto: Propiedad de Ian Murray.

El club, como otras propiedades y empresas de Romanov, se convirtió en parte de ese proceso de liquidación como un activo más, empezaron los impagos y el equipo descendió a Segunda. He ahí donde entra en juego la Foundation of Hearts, en la que Ian Murray jugó un papel fundamental: “En 2010 una serie de socios vimos que en un futuro no muy lejano el club necesitaría de nosotros para no desaparecer. Creamos esta asociación- en la que ya participan más de 8.000 personas– y llegamos a un acuerdo con la empresaria local Ann Budge para que adelantara el dinero necesario. El año que viene, cuando se lo hayamos devuelto al completo, el 79,9% del club será propiedad de sus socios.

Después de vivir la parte más sombría del fútbol, los aficionados del Hearts disfrutan de la ilusión de un futuro mejor y el convencimiento de estar haciendo bien las cosas: “Sin duda, la Foundation of Hearts ha demostrado que los socios pueden y deben ser dueños de sus clubes, ya que los aficionados son siempre el mayor activo. Como resultado, el fútbol escocés está pasando por un renacimiento con grandes coronas agotadas como en Celtic, Rangers, Hearts, Hibs o Aberdeen, y muchos otros como Kilmarnock lo están haciendo muy bien. El futuro parece brillante. Solo necesitamos que el fútbol escocés alcance un éxito de relevancia internacional”. Palabra de parlamentario. Por cierto, en 2014 Vladimir Romanov, que había huido de Lituania esgrimiendo motivos de salud, fue arrestado en Moscú acusado de malversación de fondos.

Imagen de Portada: Propiedad de Edinburg News.

Related posts

4 comments

Muy interesante, señor Cervantes. En España podemos hacer un serial con los casos del Racing, Alavés, Málaga, Zaragoza, Recreativo de Huelva… pero el Hearts tiene ese final feliz que los aficionados españoles ansían.
Un saludo.

Gran artículo.Como dice el texto,el Hearts es líder de la Liga Escocesa (temporalmente claro está).Y lo hace con jugadores que vienen del fútbol más modesto.Jugadores como Ikpeazu (delantero centro potentisimo) ,Oli Lee (centrocampista esquisito)o Dunne (central prometedor) vienen de de la League Two,o el centrocampista Austriaco Haring (de los más destacados en este comienzo de twmporada)que viene de la segunda Austriaca o el Portero Zlamal (ex-Cadiz)….además de que el Hearts está tirando de la cantera (que la tiene y muy buena)….en nada tiene que ver con los fichajes estrambóticos de la era Abramov.Ojala queden los más alto posible porque son un club entrañable.

Mis felicitaciones por esta gran historia. Lo cierto es que es una pena que clubes con muchos años de historia, con tanto apoyo social detrás, acabe en manos de este tipo de gente.

Deja un comentario

*