Futuro incierto en Nancy

nancy-dominio-publico-axou

Hace una semana analizamos las líneas de actuación del City Football Group, la empresa que controla el Manchester City y otros 7 clubes a lo largo y ancho del planeta. Hoy nos detendremos en la historia del equipo que, si todo sigue su cauce, pasará a engordar esa lista: el AS Nancy-Lorraine francés. Un club con más de un siglo de historia, y que lleva más de la mitad sin bajar de segunda división. Unos últimos años turbulentos le pusieron este pasado verano al borde de un descenso administrativo que habría sido fatal para su supervivencia. En resumidas cuentas, un escenario perfecto para un comprador como el City Football Group, al que le bastará, que no es poco, con sanear las cuentas para hacerse con el control total de una entidad histórica. La misma que vio nacer la leyenda de Michel Platini.

Artículo relacionado: “Más cerca de Disney que de un club de fútbol”, sobre el City Football Group

En 1910 nació en Nancy el US Frontière, un club poco afortunado por crecer a la sombra del FC Nancy. En los años decisivos para la transición del amateurismo al profesionalismo, el FC Nancy jugó mejor sus cartas y acabó haciéndose un hueco en primera división, acaparando el talento local y condenando al ostracismo amateur al US Frontière. El FC Nancy llegó incluso a disputar dos finales de Copa de Francia, pero poco a poco fue perdiendo el apoyo de la afición. En los 60, tras un descenso a segunda y disputas con el ayuntamiento, el público dio la espalda al equipo, con apenas 800 espectadores acudiendo a los partidos, y el FC Nancy desapareció del mapa profesional.

En 1966, un empresario local, Claude Cuny, decide relanzar el fútbol de Nancy con un nuevo club profesional. Para medir el pulso de la ciudad, lanza una recogida de firmas para pedir al ayuntamiento que financiara su proyecto, recibiendo, sorprendentemente, 18.000 firmas apoyando la inversión. El alcalde se comprometió a poner un franco de dinero público por cada dos que recaudara Cuny, lo que dio vía libre al proyecto. Cuny se fijó entonces en un club que vagaba por el fútbol amateur, el AS Lorraine, anteriormente conocido como US Frontière, para poner la base formativa de su nuevo equipo y ser el destinatario de los 75.000 francos recaudados. En 1967, el remodelado y flamante AS Nancy-Lorraine es aceptado como club profesional en segunda división. Fue el primer golpe de suerte en la historia de un club que parecía condenado al olvido. El segundo llegaría apenas cinco años después.

Michel Platini dio sus primeros pasos como futbolista en el Nancy. Foto: Focus Images Ltd.
Michel Platini dio sus primeros pasos como futbolista en el Nancy. Foto: Focus Images Ltd.

En 1972, un joven Michel Platini acude a hacer unas pruebas con el FC Metz. Las pruebas respiratorias salen mal y Platini es descartado, por lo que prueba suerte en el AS Nancy-Lorraine. Fue el inicio de los mejores años del Nancy, ya en primera, coronados, en 1978, con la consecución de la Copa de Francia. Aquella final ante el grandioso Saint-Étienne, dominador por aquella época, en la que Platini marcó el único gol del partido, supuso el primer título del club y su primera aventura europea, disputando la Recopa el año siguiente. Tan solo un año después, Platini abandonaría el club. En los 80, el Nancy regresaría a segunda, iniciando uno de los períodos más difíciles de su historia.

El siguiente ángel de la guarda del Nancy sería un uruguayo. Pablo Correa, exjugador del club, cogió en 2002 las riendas de su banquillo cuando el equipo luchaba por no bajar a tercera división. Correa le da la vuelta a la situación y logra el ascenso a Ligue 1 dos años después. Tras asentarse en primera, el Nancy logra lo que parecía un milagro: en 2006 gana la Copa de la Liga. Los años con Correa son los de la estabilización del equipo en la élite, consiguiendo disputar competición europea dos temporadas, pero tenían fecha de caducidad. En 2011, Correa abandona el club, y sólo dos años después el Nancy vuelve a Ligue 2. Unos meses después, Correa, en un acto casi heroico, regresa al Nancy. Y una vez más lo devuelve a Ligue 1, pero vuelve a descender la siguiente temporada. Es entonces cuando la directiva decide cesarlo. Y desde entonces sigue en Ligue 2 el Nancy.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

La situación económica del club ha ido empeorando con los años. Este pasado verano, el órgano financiero de la liga francesa, la DNCG, condenó al Nancy a un descenso administrativo a tercera por incumplir las normativas de déficit. Salvó la papeleta sobre la bocina Jacques Rousselot, máximo accionista del club, poniendo 10 millones de euros de su patrimonio personal para cuadrar las cuentas, por lo que el Nancy no descendió. Aun así, la sostenibilidad financiera del club pende de un hilo. Es por esto que las negociaciones con el City Football Group se han acelerado en los últimos meses. Y es por eso que los aficionados nanceyenses empiezan a ver la venta con buenos ojos. Allan Portzert, representante del colectivo Fans of Nancy, lo resume así: “Será bueno para nosotros financieramente para no estar perseguidos por la DNCG. Poder volver a Ligue 1 a corto plazo es todo lo que esperamos”.

Jacques Rousselot ha confirmado en L’Est Républicain  los contactos con el City Football Group: “La venta va bien y las conversaciones con ellos se han acelerado, pero son muy meticulosos analizando el club y aún es prematuro anunciar nada”. No sería la primera vez  en los 26 años que Rousselot lleva al cargo de la entidad que la venta del Nancy se frustra. Hasta en tres ocasiones el club ha parecido vendido sin llegarse a cerrar ninguna. La última, a manos de un grupo chino que llegó a firmar los papeles pero que nunca entregó el dinero. Es por eso que en Nancy no quieren tirar las campanas al vuelo, si bien Rousselot insistía en que era “cuestión de días o semanas”. Ahora, con las consecuencias económicas del coronavirus y la multa de la UEFA al Manchester City, en Nancy temen una cuarta venta frustrada.

El AS Nancy Lorraine pasaría a formar parte del grupo encabezado por el Manchester City. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd
El AS Nancy Lorraine pasaría a formar parte del grupo encabezado por el Manchester City. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd

Según las informaciones de L’Équipe, la transacción se cerraría en torno a unos 12-18 millones de euros. El City Football Group se comprometería a que el Nancy “no tuviera más problemas con la DNCG” y a traer jóvenes jugadores de talento cedidos al club. Rousselot mantendría el puesto de Presidente durante unos primeros años de transición. El banquillo lo pasaría a ocupar el técnico francés Erick Mombaerts, ex del PSG, Toulouse y Guingamp entre otros que actualmente entrena en el Melbourne City, perteneciente al mismo grupo empresarial. La idea era que el movimiento fuera oficial al finalizar la liga australiana, pero ahora todo está en el aire.

También según L’Équipe, todo se ha movido en apenas unos meses y la operación estaba en su recta final. Emisarios del City Football Group acudieron a revisar la presencia de posibles explosivos de las guerras mundiales en el campo de entrenamiento del Nancy, algo que se consideraba uno de los últimos e inhabituales pasos antes de cerrar la compra. La principal razón para la compra ha sido el nuevo contrato de derechos televisivos que ha firmado la Liga Francesa con Mediapro con inicio la próxima temporada, lo que supondrá un boom de ingresos para los clubes profesionales franceses. De igual manera, la creciente exportación de talento por parte de la nación campeona del mundo se ve como un vivero de oportunidades perfecto para detectar formar jóvenes jugadores y tenerlos controlados en el paraguas cuya cúspide es el Manchester City.

La participación en competición europea del Nancy quedaría en el aire. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.
La posible participación en competición europea del Nancy quedaría en el aire. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.

El City Football Group pondrá la sostenibilidad económica y los recursos para atraer jugadores temporalmente, pero el beneficio no tiene por qué redundar en el club francés. De primeras, las miras de un club histórico se ven capadas por lo alto: el Nancy no podría disputar competición europea si el Manchester City también se clasifica y lo hace quedando en una posición superior en su propia liga (por ejemplo, si el City queda 2º en la Premier y el Nancy 4º en Ligue 1, iría a Europa sólo el City). Una legislación peligrosa que supeditará los intereses del Nancy a los de su hermano mayor inglés quién sabe hasta cuándo por solventar un problema financiero puntual. Es algo que ignoran muchos fans del equipo, como Allan Portzet: “No sabía [que no podrían competir en Europa], pero por ahora el objetivo es volver a Ligue 1, ya nos preocuparemos por eso en su momento”. Cobra mayor relevancia ahora la frase de Dieter Mateschitz, dueño de Red Bull, antes de invertir en Leipzig: “el peor club, que haya cambiado siete veces de nombre en los últimos años y que esté a un minuto de la bancarrota, es para nosotros más interesante que el Real Madrid”.

Después de la compra del Girona FC, el City Football Group parece dispuesto a seguir extendiendo sus raíces por Europa y es difícil prever dónde pondrá el límite y qué línea de actuación llevará con los clubes que adquiera. “Tenemos que tener cuidado de no perder nuestras raíces y nuestra identidad cultural y sobre todo visual”, reflexiona Allan Portzet, “el Nancy es el equipo del cardo [símbolo del club y de la ciudad] y nuestros colores son el blanco y el rojo, estamos muy apegados a ello. Y esperamos, sobre todo, no convertirnos solamente en un club satélite”. El tiempo dirá si se cumplen los temores o las esperanzas de Portzet y si a la cuarta irá finalmente la vencida para el Nancy. En tiempos de coronavirus, sólo queda esperar.

Foto de Portada: Axou, imagen de dominio público.

Related posts

2 comments

Se dice que si 2 equipos del grupo city no podrían participar en competiciones europeas o que RB buscaron el truco de solo somos sponsor para poder jugar. Pero si van a la justicia ordinaria no puede ser que la uefa tenga que ceder y les tengan que dejar jugar. No termino de tener claro que sea legal poner esas limitaciones y que por eso los 2 RB los dejaron participar y como llegué el día que 2 equipos del city estén en disposición de jugar una champions o un mundial de clubes lo harán. A parte de poderoso caballero don dinero para que hagan lo que quieran

Ahora que, desafortunadamente, están en boca de todos las distopías, si al City le sale bien la idea y tiene imitadores, de aquí a unos años tener a una serie de grupos multinacionales convirtiendo cada liga en campo de batalla de sus rivalidades, suena hasta creíble. Me refiero a que el grupo City, el grupo Redbull, el grupo Bayern, el grupo Juve o el grupo Barçamadrid (que se unieron para poder competir en “igualdad” de condiciones en este contexto con el resto de gigantes) pudieran pelear la liga de Francia, cada uno con sus satélites y se vendiera esa pelea como la disputa entre estos grupos y no la lucha entre Nancy, Niza o Lens. Y de ahí pasar a las ligas de Rusia, Holanda, los USA o Argentina. Todas éstas, competiciones que pueden despertar el interés de grandes corporaciones, cada una por su motivos.

Hay una duda que me asalta ante esto: “el Nancy no podría disputar competición europea si el Manchester City también se clasifica y lo hace quedando en una posición superior en su propia liga”. ¿Si el Nancy queda 2º y es el City el que queda 3º en su liga, iría el Nancy a Europa en detrimento del City o el City, como equipo digamos matriz del grupo, siempre iría a Europa si consigue entrar en puesto con derecho en su liga? ¿Y si ganara la copa? Ciertamente, igual soy un iluso pero soy del Sporting, solo jugamos dos finales de copa hace ya casi 40 años, somos un equipo que ya hace años que la 1ª la ve como un logro puntual y por naturaleza efímero, bueno, pues si entrase a formar parte de un grupo de esos y se le impusieran techos a sus logros como éste que aquí se menciona, creo que mi ilusión por el fúmbol menguaría de manera notable.

Felicidades por otro artículo tan esclarecedor. Cuando este fenómeno ya esté lanzado y sea inevitable, tendrá eco en más lugares y el debate llegará tarde y servirá de poco.

Deja un comentario

*