Toni Cosano busca recuperar la hegemonía en Angola

TONI COSANO

Uno de los aspectos positivos del fútbol de nuestros días es el aparente proceso de dignificación de la figura del entrenador. Parece cada vez más evidente que para ser entrenador no vale sólo ya con desgañitarse desde la banda ni apelar a la testosterona en el vestuario. Se requiere un proceso de formación táctica y habilidad en el manejo de la psicología de un grupo humano, entre otras muchas cosas. En este contexto, el exjugador reconvertido a entrenador convive de manera cada vez más frecuente con el profesional de los banquillos: técnicos que igual no tuvieron un pasado brillante como futbolistas pero que se han enfocado desde muy jóvenes a aprender y potenciar las capacidades necesarias para la dirección de un equipo. El fútbol español se ha erigido desde hace ya años en un mercado exportador de técnicos cualificados que lo están haciendo bien fuera de casa pese a no estar avalados por trayectorias de relumbrón. En MarcadorInt nos fijamos en uno de estos currantes de los banquillos, él es Toni Cosano y después de formar parte de alguno de los mejores clubes de fútbol base de España como Espanyol, Europa o Sant Andreu y tras sumar experiencias en el extranjero dirige el primer equipo de la que sea probablemente la mayor institución deportiva de la República de Angola, el Petro de Luanda.

toni-cosano-2
La cantera del Petro de Luanda es un referente en el continente africano. Varios jugadores destacados han salido de sus filas y en los últimos meses algunos juveniles han estado entrenando en canteras como las del FC Barcelona. Foto: Toni Cosano.

El Atlético Petróleos de Luanda -más conocido como el Petro- tiene el honor de ser el equipo más laureado y con más seguidores de Angola. Además, el palmarés del Petro no está reñido con una filosofía de cuidado extremo por la cantera. Algunos de los angoleños más ilustres como Bastos o Manucho salieron del plantel del equipo tricolor. De hecho, más de la mitad de los integrantes de la primera plantilla procede del fútbol base del club petrolífero. Precisamente con el objetivo de ir un paso más allá e implementar una hoja de ruta a seguir por todos los equipos de las inferiores, Toni Cosano llegó a la capital angoleña hace un par de años: El impacto fue muy agresivo. Yo venía de una situación personal difícil y durante los primeros días estuve a punto de abandonar. Te tienes que acostumbrar al ruido, al polvo, a ver cosas duras… Por ejemplo, yo vivo en una urbanización fantástica. De puertas adentro podría parecer Miami, pero durante las últimas semanas cuando salía cada mañana me encontraba por la calle a un hombre prácticamente desnudo. No tenía nada, nada. Ayer ya no lo vi. Ahora porque ya estoy acostumbrado pero si me pongo a pensar en lo que le haya podido pasar… es duro.

Con la segunda marcha puesta

El choque no fue difícil solamente en el aspecto personal, en lo futbolístico también hubo que adaptarse: “Me di cuenta que esta gente entrenaba a una intensidad muy inferior a lo que estaba acostumbrado. Era como si fueran todo el rato con la segunda marcha puesta, claro que también hay que entender su situación. Por un lado, hay muchos chicos con carencias de todo tipo. A nivel alimenticio hay quien no come todo lo que debería comer, otros se van muy pronto de su casa, se desplazan varios kilómetros andando y luego no vuelven hasta que anochece. Además, el calor y la humedad influyen mucho. Tú como entrenador no les puedes pedir que hagan una presión constante porque no la van a poder aguantar. Yo lo que les digo es que no hace falta que lleguemos a ir en quinta como en Europa, si consiguen poner la tercera o cuarta marcha ya tendrán una clara ventaja competitiva.

toni-cosano-3
Los condicionantes del fútbol angoleño hacen más difícil la implementación de una metodología europea. Foto: Toni Cosano.

Sin embargo, precisamente debido a estas dificultades, Toni Cosano se encontró con un agradecimiento poco usual en el fútbol formativo de entidades de élite: En dos años como director del fútbol base del Petro apenas tuve alguna reunión con los padres. Aquí el sentimiento de comunidad está mucho más arraigado, los chavales están acostumbrados a quedarse con primos o con tíos durante todo el día porque la madre o el padre están trabajando en otro lugar, por ejemplo. Aquí les damos todas las facilidades y les damos algo de comer, así que no tienen el ego como para enfadarse por si han jugado 10 o 15 minutos.

Una década sin ganar

Como hemos comentado, el Petro de Luanda es el club de referencia en Angola, no obstante lleva ya 10 años sin proclamarse campeón de la Girabola angoleña. Por si fuera poco el Club Deportivo Primero de Agosto, máximo rival, encadenará ya cuatro años llevándose el título liguero. El malestar en el entorno del club petrolífero cada vez es mayor y quizás por ello la entidad decidió a finales de marzo destituir al hispanobrasileño Beto Bianchi y poner a Toni Cosano al frente del primer equipo: “Me habían dejado caer que igual me daban el equipo el año que viene, pero visto que el equipo empezaba a estar lejos del liderato el presidente me dijo que me iría bien empezar ya e ir adaptándome al puesto de cara al curso siguiente. Te puedo asegurar que hay mucha presión por ganar”. Poco ha podido tocar el catalán durante estos meses ya que la reestructuración que impuso la FIFA para tener un calendario africano más europeizado ha hecho que la Girabola se haya tenido que adaptar a marchas forzadas: “La liga ha pasado de un calendario anual a uno de septiembre a finales de abril. Esto ha hecho que haya habido que jugar miércoles-domingo durante meses. Ha sido un ritmo infernal, desde que me hice cargo del equipo no he tenido dos sesiones completas de entrenamiento que no sean de pospartido o preparación del siguiente. Así es muy difícil tocar cosas, algún ajuste de posición y trabajar el aspecto psicológico pero poco más”. Para ayudarle a palpar el ambiente del vestuario, el ex del Espanyol cuenta con un técnico asistente de lujo, Flavio Amado. El segundo de Cosano es toda una institución en Angola ya que lo ganó absolutamente todo con el Al Ahly egipcio y además tiene el honor de ser el único jugador que ha marcado un gol en un Mundial con la camiseta de la República de Angola: fue en Alemania 2006, ante Irán. Una vez finalizada la liga, el mes de mayo se destinará a la disputa de la Taça de Angola en un formato ‘exprés’. Toni Cosano intentará estrenar su palmarés como entrenador del Atlético Petróleos de Luanda conquistando una copa que no se consigue desde 2017 y que de alzarse apaciguaría los ánimos de la afición de este club histórico de cara al verdadero reto del curso que viene, acabar con la hegemonía del eterno rival y volver a dominar el fútbol angoleño.

Imagen de Portada: Toni Cosano.

Related posts

Deja un comentario

*