El campeón sin casa

Matty Godden (L) celebrates after scoring the equalising goal for Coventry City during the Sky Bet League 1 match at the Ricoh Arena, Coventry
Picture by Will Kilpatrick/Focus Images Ltd 07964 414368
25/02/2020

Mark Robins espera impaciente a que el director ejecutivo del Coventry City salga de su despacho. Es fácil imaginárselo andando de arriba abajo y comprobando el reloj cada par de minutos hasta que David Boddy aparece en escena. Abre la puerta y da las buenas nuevas. Míster, terminó la temporada. Ascendemos”.

Una lástima celebrar así el segundo ascenso en tres años. Con un brindis en el centro de entrenamiento, y unas fotos con la copa semanas más tarde. Se organizará una fiesta para celebrar una temporada tan satisfactoria como extraña para el Coventry City. No habrá pasacalles ni baño de multitudes. Las circunstancias obligan a futbolistas y cuerpo técnico del campeón de la League One a dar por válida una llamada de Zoom. Como tantos y tantas hemos hecho en algún momento durante los últimos meses. Sentados frente a una pantalla que devuelve la mirada de un puñado de parejas de ojos. Las medias sonrisas van completándose según se vacía la copa que reposa en la mesa junto al portátil. Haciendo porque todo sea lo más normal posible, pero la campaña de los sky blues ha sido de todo menos rutinaria.

El Coventry City de Mark Robins ha logrado el ascenso a Championship tras una peculiar temporada. Foto: Will Kilpatrick/Focus Images Ltd
El Coventry City de Mark Robins ha logrado el ascenso a Championship tras una peculiar temporada. Foto: Will Kilpatrick/Focus Images Ltd

Con tres hombres atrás

Por suerte no es habitual que una pandemia mundial obligue a detener el curso. Cuando la EFL echó el cierre el Coventry City aventajaba en cinco puntos al Rotherham, segundo clasificado, pese a haber jugado un partido menos. Solo tres derrotas en los 34 partidos de liga disputados por los celestes. No fue extraño pues que el sistema que calculaba la media de puntos con la que se decidió la clasificación final los mantuviese en los más alto de la clasificación, otorgándole el regreso automático a la segunda división ocho temporadas después.

Destacaron jóvenes como Liam Walsh, a quienes sus compañeros apodan Messi. Por su estatura y porque a ver quién es el chulo que le roba la pelota. En una fría tarde de noviembre frente al Rochdale, el futbolista cedido por el Bristol City inició una carrera en el centro del campo hasta la frontal del área. Se fue de uno, de dos y de tres para terminar marcando uno de los goles de la temporada en la categoría.

Sam McCallum llegó la pasada temporada a la ciudad en la que nació la escena 2 Tone dispuesto a currárselo. Y lo hizo. Impresionó por su atleticismo y su profesionalidad. El pasado mes de enero, el lateral izquierdo culminó su viaje desde el amateurismo hasta la cima firmando por el Norwich City de Premier League con 19 años. Permaneció en el Coventry City en calidad de cedido. La banda izquierda fue toda suya. Principalmente por el sistema de Mark Robins. Con tres defensas atrás y cuatro hombres por delante en el centro del campo, el técnico dejó sendos carriles a McCallum y Fankaty Dabo. Estuvieron a la altura.

El cambio de formación llegó por obligación. Antes de medirse al Colchester United en la FA Cup, en noviembre, los celestes contaban con varios atacantes en la enfermería. No quedaba otra, y no pudo quedar más satisfecho Robins. Tampoco Liam Kelly, su capitán, que explicaba así lo sucedido en el podcast The Totally Football League Show: “Solíamos jugar con un 4-3-3, pero aquel día teníamos muchas bajas en ataque, así es que salimos con tres centrales, cuatro centrocampistas, dos carrileros y un delantero. Todo funcionó a la perfección, todo salió bien. Estuvimos brillantes aquel día. Controlamos completamente el partido y jugamos fantásticamente bien, creando una ocasión tras otra. Desde entonces seguimos así, y hemos jugado un fútbol fantástico. El cambio de sistema fue un momento crucial de nuestra temporada”.

Justo un mes antes, en octubre, el Coventry caía en dos jornadas consecutivas, frente al Rotherham por 4-0 y en casa ante el Tranmere Rovers por 0-1. Con tres hombres atrás, solo perdieron un partido más en liga, ante el Shrewsbury Town en diciembre. Ganaron once de los catorce partidos restantes que jugaron hasta el parón de la temporada. Lo más sorprendente de estas cifras es, sin duda, firmarlas sin jugar un solo partido en casa en toda la temporada.

El Coventry City lleva un tiempo sin poder ejercer de local en el Ricoh Arena de Coventry. Foto: Andy Kearns/Focus Images Ltd
El Coventry City lleva un tiempo sin poder ejercer de local en el Ricoh Arena de Coventry. Foto: Andy Kearns/Focus Images Ltd

La vida lejos del Ricoh Arena

Hace poco más de un año se anunciaba el acuerdo entre el Coventry City y el Birmingham City para que los celestes disputasen sus partidos como local en St Andrew’s durante la temporada 2019/20. A casi 30 kilómetros de distancia del Ricoh Arena, el recinto que en 2014 el gobierno local vendió al equipo de rugby de la ciudad, Wasps, después de que el de fútbol se negase a pagar el alquiler del estadio un año antes. El juez Gary Hickinbottom sentenció que Sisu, el fondo de inversión propietario del Coventry City, negaba el pago acordado para tratar de presionar al ayuntamiento para venderles el recinto a un precio menor.

Jamás cesaron los procedimientos judiciales en estos últimos siete años. Ya en 2013 el estadio del Northampton Town acogió los del Coventry City. También hubo reuniones con el Wasps RFC, propietario actual del estadio de la ciudad. Las avispas avisaron que abandonarían las negociaciones si Sisu seguía preguntando por la propiedad del Ricoh Arena. Ocurrió. Así pues, los aficionados se prepararon para afrontar una nueva temporada lejos de la que debería ser su casa.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Incluso la FA Cup se sumó a la fiesta del surrealismo celeste. Tras deshacerse del Colchester United, del Ipswich Town y del Bristol Rovers, el Coventry City tuvo que medirse al Birmingham City en una eliminatoria a doble partido. Es decir, en St Andrew’s la ida y en St Andrew’s la vuelta. Empate a cero en la ida, con más de 21.000 personas en el encuentro en el que los de Coventry ejercían de local. Algo menos de 12.000 se acercaron para descubrir el desenlace de la eliminatoria. Vieron como el equipo de Mark Robins se adelantó y cómo empató el de Pep Clotet. Y cómo de nuevo se adelantaban los visitantes en la prórroga, y cómo los locales volvían frustrar las aspiraciones de sus huéspedes. Ganó el Birmingham City finalmente en la tanda de penaltis.

No hay fecha aún para el inicio de la próxima campaña de la Championship. Joy Seppala, la propietaria del club, tampoco ha confirmado acuerdo para que el Coventry City vuelva a la ciudad de Coventry. No será la temporada que viene, por lo menos, aunque sí dejó caer recientemente la idea de construir su propio hogar. Parece un episodio más en una aciaga serie de desdichas. En el próximo episodio, ayuda divina. El Reverendo John Witcombe se ofrece para liderar las negociaciones para encontrar la paz entre la ciudad de Coventry y sus equipos de fútbol y rugby… otra vez. De lo contrario, la vida continuará lejos del Ricoh Arena. Por el momento, las cajas con los bártulos celestes siguen en St Andrew’s, donde podrían regresar la temporada que viene si no hay acuerdo. Y donde volverían a jugar como locales frente al Birmingham City en el campo del Birmingham City.

Foto de Portada: Will Kilpatrick/Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Una historia interesante! Como curiosidad, os cuento que hace un par de anyos estuve en el Ricoh Arena viendo al Coventry City contra el Barnsley y ante la dificultad para llenar un campo tan grande en Championship, el club había decidido utilizar solo 3 de los 4 sectores de grada disponibles. De modo que desde el tiro de cámara parecía que la tribuna estuviera “llena” mientras que desde la propia tribuna, lo que los aficionados veíamos era una grada completamente vacía enfrente. Algo raro. Creo que ganó 1-0 el Coventry City aquel día.

Deja un comentario

*