Boubacar Kamara sin ruedines

Boubacar Kamara Olympique Marsella OM Francia sub19 MarcadorInt

Como todo joven que acaba de cumplir los 20 años, Boubacar Kamara se encuentra en un momento vital de debate existencial entre lo que es y lo que quiere ser. Entre lo que desea y los caminos por los que le empieza a llevar la vida. Ya es futbolista profesional, puede presumir de haber jugado más de 50 partidos con el primer equipo del Olympique de Marsella y desde hace mucho tiempo era considerado uno de los jóvenes valores de mayor futuro del fútbol base del equipo sureño. La promesa se está empezando a convertir en realidad y todo aquello que insinuaba se empieza a materializar sobre el terreno de juego en partidos de Ligue 1. Sin embargo, existe un pequeño matiz entre el Boubacar Kamara que se imaginaba protagonizando partidos en el Vélodrome y el Boubacar Kamara que los disputa en la temporada 2019-20: se está asentando como mediocentro y no como central.

“Yo soy un defensa central. Es mi posición de formación y donde me quiero instalar. Después, si hace falta ayudar al equipo cuando haya lesiones y suspensiones, es el técnico quien elige. (…) Es verdad que eso es positivo también a nivel de experiencia, lo almaceno. Esa polivalencia muestra también mis posibilidades”, declaró hace unos meses el canterano del OM en una entrevista en L’Équipe en un tramo de curso en el que ya se vislumbraba su dilema posicional. Boubacar Kamara cumplió los 20 años en noviembre y actualmente puede que peque de blando para jugar en el eje de la zaga. Es un futbolista rapidísimo, un corrector formidable para apagar fuegos a campo abierto pero al mismo tiempo todavía adolece de impetuoso. Le encanta salir a anticipar, asumir riesgos, retar al atacante a un duelo a vida o muerte. Si gana, saca réditos e incluso puede armar un contragolpe. La acción triunfal luce en los highlights y acapara elogios. Si pierde, queda eliminado en la jugada muy pronto y expone a su equipo, resquebrajado en defensa. En otras ocasiones se confía o no es lo suficientemente duro en los duelos ante arietes que usan mejor el cuerpo. Nada que no suceda con el 95% de los centrales que acaban de superar la adolescencia, aunque siempre suponga un riesgo para quien decida alinearlos.

Boubacar Kamara destaca, sobre todo, cuando saca la pelota.
Boubacar Kamara destaca, sobre todo, cuando saca la pelota jugada. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

En ese sentido, Boubacar Kamara también destaca por otra de sus virtudes más vistosas: su juego con el balón en los pies. Siempre ha sido un central muy aseado con la posesión, un defensa que conduce con la cabeza levantada y construye los ataques asumiendo la responsabilidad de entregar los primeros pases. Nunca le ha faltado personalidad al canterano del OM, y además se siente a gusto a la hora de batir líneas con envíos verticales o incluso oteando al horizonte para desplazar el balón en largo con bastante precisión. Por este motivo, Kamara se ha sentido cómodo cuando se ha abierto hueco en las alineaciones del OM en otras etapas como central en una línea de tres zagueros y dos carrileros, un sistema que le permitía salir de la cueva sabiendo que dos compañeros le iban a guardar la espalda. Lo mismo se puede aplicar para sus riesgos a la hora de anticipar, pues juega más arropado.

La materia prima que entraña el dorsal número 4 del Olympique de Marsella ha generado unanimidad en los dos técnicos que han moldeado su fútbol en los últimos años, que han creído oportuno alinearlo en el centro del campo. Una parcela en la que puede explotar su buen manejo de balón, incluso bajo presión, para dotar de agilidad a la medular y sacar partido de sus virtudes defensivas sin exponer a su equipo en cada lance. Lo probó Rudi Garcia en la pretemporada de 2017, la misma en la que experimentó con Bouna Sarr de lateral derecho, y Kamara se adaptó perfectamente a la posición. Y está insistiendo recientemente en esa misma dirección André Villas-Boas, que ha introducido a Kamara en su once inicial siempre que ha estado disponible en la Ligue 1. “Puedo progresar en la concentración, borrando pequeños errores que pueden salir caros. Pero el jugador también crece a partir de sus errores”, reflexionaba el propio Kamara en la misma entrevista a L’Équipe cuando valoraba su adaptación al centro del campo.

El Olympique de Marsella de Rudi Garcia visitará al recién ascendido Nîmes este fin de semana. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Rudi Garcia insistió en probar a Kamara como mediocentro en la pretemporada de verano de 2017. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

La fiabilidad ofrecida por Álvaro González y Duje Caleta-Car como pareja de centrales en los últimos tiempos y el rendimiento de Kamara en la medular han propiciado que Villas-Boas mantenga al canterano en la demarcación de mediocentro único, donde el técnico portugués valora especialmente su lectura para compensar los movimientos de los compañeros y recuperar balones. En cierta medida, el Olympique de Marsella ha ido preparando a Kamara para el desembarco en el fútbol de élite de forma relativamente progresiva, como el ciclista novel que primero necesita de ruedines para sentirse estable y reforzar su confianza antes de empezar a pedalear por su propia cuenta. Primero arropado en una línea de tres en momentos muy concretos para no exponerle en los inicios y ahora como mediocentro con muchas responsabilidades pero con una red de seguridad por detrás, Boubacar Kamara empieza a pedalear con seguridad en busca de su siguiente objetivo: asentarse en la posición que percibe más natural para él. Aunque para lograrlo deberá demostrar a sus entrenadores que ya está preparado para dar el siguiente paso que insinúan sus condiciones futbolísticas.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Kamara mola.
Boubacar Kamara ha declarado que prefiere jugar como central. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Boubacar Kamara
Edad: 20 años
Equipo: Olympique de Marsella
País de nacimiento: Francia
Posición: Central o mediocentro

Cada lunes, un perfil (o una historia) de un joven talento en edad sub-23.

LOS PERFILES SUB-23 DE LA TEMPORADA 2018-19

– 24 de febrero: Reece James
– 17 de febrero: Ferran Torres
– 10 de febrero: Alphonso Davies
– 3 de febrero: Francisco Trincao
– 27 de enero: Calvin Stengs
– 20 de enero: Rayan Cherki
– 13 de enero: Alessandro Bastoni
– 6 de enero: Adam Idah
– 30 de diciembre: Max Kilman
– 23 de diciembre: Joshua Zirkzee
– 16 de diciembre: Dejan Kulusevski
– 9 de diciembre: Donny van de Beek
– 2 de diciembre: Stefano Turati
– 25 de noviembre: Achraf Hakimi
– 18 de noviembre: Lázaro Vinícius
– 11 de noviembre: Javi López
– 4 de noviembre: Sontje Hansen
– 28 de octubre: Erling Haaland
– 21 de octubre: Jonathan Ikoné
– 14 de octubre: Çaglar Söyüncü
– 7 de octubre: Aaron Connolly
– 30 de septiembre: Sandro Tonali
– 23 de septiembre: Gabriel Barbosa
– 16 de septiembre: Nikola Milenkovic
– 9 de septiembre: Donyell Malen
– 2 de septiembre: Kevin Denkey
– 26 de agosto: George Stanger
– 19 de agosto: Mason Mount

Foto de portada: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados)

Related posts

Deja un comentario

*