Maxime y Houssem en el choq des Olympiques

Olympique Lyon Depay Focus

No decepcionó el gran encuentro del fin de semana en Francia. Tuvo de todo. Momentos colectivos convincentes de ambos contendientes, sobresalientes actuaciones individuales y un desenlace no apto para cardíacos. Lo acabó ganando el OL sobre la bocina, quizá no el que más control del partido tuvo, pero sí quien más peligro llevó a lo largo de los 90 minutos. Se aprieta muchísimo la pelea por el tercer que da acceso a Champions en Ligue 1.

Olympique de Marsella 2 (Morel 32′, Mitroglou 84′)
Olympique de Lyon 3 (Cormet 40′, Aouar 51′, Depay 90′)

Villarreal vs Olympique de Lyon - Football tactics and formations
Formaciones iniciales. Foto:sharemytactics

Como no podía ser de otra manera, el Olympique de Marsella saltó al Velodrome con la voluntad de mandar. Lo hizo al son de un diminuto centrocampista marsellés al que seguramente todavía pidan siempre el DNI en las discotecas, pues físicamente no aparenta más de 17 años, pero que juega con la personalidad de un veterano. Se trata de Maxime Lopez, quien cogió el timón del juego del OM y trató de plantar a su equipo cerca de la meta de Anthony Lopes a través de sus pases. Ofreciéndose con energía, yendo a buscar la pelota constantemente, transportándola por todo el ancho del campo. El conjunto de Rudi García firmó 30 minutos de bastante nivel colectivo. Logró atacar con mucho ritmo, generando jugadas muy armoniosas con constantes intercambios de posiciones entre sus cuatro atacantes. Se adelantó con justicia por medio de un balón muerto que Rolando cazó dentro del área pequeña tras un libre directo.

Paradójicamente, el OL pudo irse al descanso ganando por dos goles de ventaja. Solo dos manos verdaderamente descomunales de Steve Mandanda lo impidieron. Sin tampoco dar la sensación de hacer demasiado, se encontró situaciones de contragolpe que le permitieron explotar con su velocidad la exposición marsellesa. Cuando se vio por debajo, el cuadro entrenado por Bruno Genesio subió su intensidad sin la pelota y consiguió acercarse a la meta rival. Un feroz Tonguy Ndombelé, que como en cada gran partido del OL de esta temporada volvió a marcar diferencias con su físico, robó la pelota en campo contrario con su habitual exuberancia y puso un balón tenso que la tibia defensa local no acertó a despejar. Cornet recogió el rechace y empató la contienda.

Maxime Lopez volvió a jugar con la personalidad de un veterano. Foto: MarcadorInt
Maxime Lopez volvió a jugar con la personalidad de un veterano. Foto: MarcadorInt

El inicio del segundo periodo tuvo como protagonista a otro adolescente de cuerpo liviano, pero este llevaba la camiseta negra visitante. Y había nacido casi 300 kilómetros al norte de Marsella, concretamente en Lyon. El delicioso Houssem Aouar, interior izquierdo en el 4-3-3 lyonnais, emergió en el partido. Primero, lanzando con su habitual calidad varios contragolpes. Después, con un golpeo de crack que Mandanda esta vez no pudo ni rozar. Uno de esos exquisitos pases a la red que solo los mejores saben conectar.

A decir verdad, el Marsella no consiguió recuperar más el control del encuentro. El poderío físico del Lyon no se lo permitió. El juego empezó a interrumpirse con frecuencia y el partido bajó su ritmo. Sin embargo, la impresión era que podía ocurrir cualquier cosa en cualquier momento, porque los centrales eran, de largo, los que más inseguridad transmitían en ambos equipos. Así logró Mitroglou empatar el partido, aprovechándose de un deficiente despeje de Jeremy Morel.

Y cuando parecía que el partido acabaría en un empate que simbólicamente suponía una victoria marsellesa, pues lograban mantener la distancia de cinco puntos con el Lyon, el recurso del juego directo le dio réditos al conjunto visitante. Mariano se impuso con un potente brinco a Rami, y Depay cazó la prolongación, superando por los aires a Rolando y poniéndola con la testa en la escuadra de Mandanda. Como ante el PSG o ante el Villarreal, Memphis volvía a ser decisivo como revulsivo.

A falta de emoción en la lucha por el título en Francia, nuestros ojos estarán puestos en estos dos meses en la apasionante pelea que mantienen los Olympiques por la tercera plaza. Allí, además, juegan dos jovencísimos centrocampistas que siempre compensan cada visionado de sus partidos. Maxime, natural de Marsella. Houssem, nacido en Lyon.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

9 comments

Partidazo. Muy entretenido. Aún estoy intentando comprender cómo este OL ha sido apeado de la Europa League por el CSKA Moscú en Gerland…

Perdonó ocasiones muy claras en los primeros minutos y luego la defensa, que no era mayoritariamente la habitual, estuvo muy blanda en los centros laterales. Y sobre todo, por culpa de Aleksandr Golovin, que se exhibió.

Tiene bastante competencia en los puestos de arriba. Bernard Traoré, Mariano, Fekir, la irrupción de Aouar (que ha jugado mucho en banda), Cormet… Y su rendimiento, más allá de algunos goles decisivos, tampoco ha sido nada del otro mundo.

De lo que mas me ha gustado este año el triunvirato Toussard, Ndombele, Aouar. Venderan a Fekir por lo que quieran y ya tienen el relevo preparado.

Quitando a Luiz Gustavo todos los centrocampistas del partido tenían menos de 21 años y eran franceses.
Y con muy buena pinta todos. A mi ndombele y aouar me encantan

Memphis ha cogido la sana costumbre de resolver partidos en los últimos minutos y eso que ayer Mandanda estaba en modo Dios.

Deja un comentario

*