El nuevo reto de Jordi Mboula

Mboula es el máximo goleador del Barcelona en la Youth League.

La contratación de Jordi Mboula es la enésima constatación de la política de fichajes que ha aplicado el Mónaco en las últimas temporadas, que consiste en captar a los jóvenes talentos más estimulantes del panorama europeo para moldearlos en el Principado y convertirlos en jugadores de élite que puedan rendir en la Champions League. El Mónaco se ha convertido en una catapulta para proyectarse al más alto nivel, como demostró la progresión de Bernardo Silva, Benjamin Mendy, Djibril Sidibé o Thomas Lemar. Además de la extraordinaria aparición de Kylian Mbappé, en este caso el único producto de la cantera monegasca. Esta aura que está desarrollando el club rojiblanco, avalado por el rendimiento exhibido en las últimas ediciones de la Champions, le ha permitido atraer a chicos como Youri Tielemans y Terence Kongolo -proyectos de futbolistas aún jóvenes y con poca trayectoria en la Champions, pero con cierto recorrido en la élite y recientes campeones en Bélgica y los Países Bajos- a los que solo les falta un punto de cocción para dar el salto definitivo.

Pero el caso de Mboula es ligeramente distinto, pues se trata de un futbolista que aún no ha debutado en la élite y que apenas ha tenido tres ratos para medirse ante rivales sensiblemente mayores que él en la Segunda B con el filial del Barcelona. Hasta ahora, Mboula ha insinuado que atesora un enorme potencial pero siempre lo ha exhibido en torneos de categorías inferiores, ante chicos de una edad similar a la del jugador nacido en Granollers. El Mónaco le brindará su primera oportunidad en una primera división tras convertirse en una de las grandes individualidades de la última edición en la UEFA Youth League. Mboula ya había destacado en su primera aparición en un torneo internacional, en el Europeo sub-17 de Azerbaiyán, pero dio continuidad a su progresión en la Champions juvenil mostrando nuevos recursos en su repertorio.

7 Mboula.
La velocidad es una de las grandes virtudes de Jordi Mboula. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Jugando principalmente en la banda derecha, Mboula es un futbolista letal con espacios. Si puede echarse el balón largo en un contragolpe, el rival rara vez podrá igualar su carrera. Su zancada es poderosa una vez ha arrancado, y eso también lo aprovecha en acciones en las que el equipo le ofrece la oportunidad de encarar en el uno contra uno ante el lateral contrario. Si recibe de cara, cuenta con muchas opciones de imponerse. Y no solo por pura velocidad, sino en situaciones de ataque estático atesora calidad para desbordar a través del regate. Es habilidoso y una vez gana la posición puede meter el cuerpo para que el adversario no pueda rectificar a tiempo. En cambio, si el lateral rival logra que la recepción del internacional sub-19 con España sea de espaldas a la portería, a Mboula le cuesta más maniobrar.

En la banda izquierda a Mboula le cuesta más ser determinante en los partidos. Es cierto que se trata de un jugador peligroso en el disparo, pues arma el tiro con facilidad y goza de un cañón en la derecha, pero no se siente tan cómodo a la hora de regatear. Puede aparecer en zona de remate, pero es menos desequilibrante en el uno contra uno por la tendencia interior de sus movimientos, que facilitan las ayudas del sistema defensivo rival. Por este motivo, resulta llamativa la cuota de gol de Mboula para tratarse de un extremo derecho que juega en la banda derecha. Sin embargo, en el último curso ha desarrollado de forma muy llamativa su abanico de remates y su habilidad para disparar con la pierna izquierda. Le gusta usar el interior para rematar hacia el segundo palo, en un recurso que está incorporando a su juego y que explica por qué anotó ocho dianas en apenas 503 minutos de Youth League.

Jordi Mboula ha marcado ocho goles esta temporada en la Youth League.
Jordi Mboula ha marcado ocho goles esta temporada en la Youth League. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

En su primera temporada con el Juvenil A del Barça, Mboula demostró su progreso en la faceta anotadora y su mejoría en el abanico de regates porque ya no solo desborda hacia el carril exterior, sino que alterna estos movimientos con regates hacia dentro. Además, en las categorías inferiores de la selección española ha demostrado cierta facilidad para ganar la línea de fondo y entonces levantar la cabeza antes de centrar, algo menos útil en el contexto azulgrana. En cualquier caso, Mboula goza de un punto de pausa en el último tercio de campo que evita que tome decisiones de forma atropellada. Además, sus centros suelen ser precisos, con cierta tensión.

La opción de fichar por el Mónaco es perfectamente comprensible para un chico de 18 años que ve cómo la posición de extremo derecho ha quedado huérfana tras la venta de Bernardo Silva y Nabil Dirar. Leonardo Jardim se ha quedado sin especialistas en dicha demarcación y, a falta de ver si llegan más refuerzos, parece que el canterano azulgrana puede pelear por dicha posición con el brasileño Boschilia, que cayó lesionado el curso pasado cuando parecía un jugador de garantías en la rotación monegasca, y el portugués Marcos Lopes, que regresa tras su cesión en el Lille. Será el reto a superar para uno de los extremos más prometedores de la Masia. Aunque al mismo tiempo Mboula deberá recordar las dificultades que han padecido en los últimos tiempos los jugadores de banda formados en la cantera barcelonista que han dado el salto a la élite. Por un motivo u otro, los Cuenca, Tello, Adama Traoré o Deulofeu no han podido reproducir su superioridad en las categorías inferiores en sus oportunidades en el primer nivel o no han podido mantener su rendimiento con continuidad. A pesar de que estos precedentes invitan a tener paciencia y precaución con el internacional sub-19 español, Mboula goza de unas condiciones espectaculares y el Mónaco ha logrado captarlo por un precio bajísimo dadas las cifras que se mueven recientemente en el mercado: solo tres millones de euros para un club que decidirá si la mejor opción es moldearlo en la banda derecha o si invierte más tiempo en transformarlo en un segundo punta que se beneficie de un delantero que fije a los centrales. Su adaptación al fútbol francés será un aliciente más para seguir la Ligue 1 esta temporada.

En el primer partido de la pretemporada, ya demostró de lo que es capaz.

La velocidad de Mboula...
Mboula pondrá a prueba su nivel en el Mónaco. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

Como mola el Mónaco… ojalá no hubiera tanta rapiña a su alrededor siempre y pudieran consolidar un poco el proyecto.

Deja un comentario

*