Cuatro años de montaña rusa

Renato Sanches pictured celebrating after the UEFA Euro 2016 Final at Stade de France, Paris
Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363
10/07/2016

Hace pocos meses, regresé por primera vez a la facultad. Había ido alguna vez en coche, en un viaje relámpago de puerta a puerta, pero realmente era la primera ocasión en la que repetí un recorrido que durante cuatro años integró mi rutina diaria. Viaje en tren, vagón delantero, embudo en la salida y luego las hormigas que se dispersan, cada cual realizando su camino. En época de frío, subí por la misma biblioteca para evitar pasar más minutos al exterior, entré por la misma puerta lateral de casi siempre y fui a realizar mi último trámite relacionado con el título universitario.

Habían pasado casi cuatro años desde que terminé mis clases y esa misma noche me acordé de Renato Sanches. El lugar era el mismo, con alguna reforma puntual o cambio en los espacios interiores, pero todo era diferente tras el paso del tiempo. Corroteaban proyectos de periodistas más jóvenes, algunos terminaban trabajos o cafés en el bar, otros estudiaban en la biblioteca antes de la primera época de exámenes y yo era absolutamente ajeno a unas rutinas que no hace tanto absorbían mi día a día. Sentirse un cuerpo extraño en un lugar que había resultado familiar durante tanto tiempo.

Esa misma noche, vi a Renato Sanches jugar a buen nivel con la camiseta del Lille. Y yo, que hasta hace un mes calculaba el ciclo de la vida con los lapsos entre Eurocopas como unidad de medida estándar (2008 con un viaje en solitario para aprender inglés en el extranjero, 2012 Selectividad, 2016 fin de la carrera), me di cuenta de que ya habían transcurrido casi cuatro años desde la irrupción de Renato Sanches en la Eurocopa de Francia. Goleador más joven, titular en la final más joven y un sinfín de récords de precocidad que hacían justicia a sus primeros meses con el Benfica y la selección con apenas 18 años. Ahora parece que lo relativizamos porque Mbappé con una edad muy similar nos asombró a todos en el Mundial un par de años más tarde, pero lo de Renato en Francia fue un impacto muy serio. Aunque también un espejismo.

Renato Sanches of Bayern Munich during the Bundesliga match against Borussia Monchengladbach at Allianz Arena, Munich Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 22/10/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-161023-0102.jpg
Renato Sanches no rindió al nivel esperado en el Bayern. Foto: Focus Images Ltd.

Es evidente a todas luces que Renato Sanches ejemplifica que la evolución de los futbolistas no es lineal. Que la vida no es un videojuego en el que se traza una curva de desarrollo exponencial que simplemente se sigue jugando partidos con regularidad, sino que entraña factores mucho más complejos. La adaptación a Múnich no fue nada sencilla y no cuajó en Alemania, donde las carencias de Sanches a nivel técnico destaparon sus limitaciones. En un equipo que debía atacar a rivales más ordenados y replegados, le faltaba precisión en el control y en el pase, más allá de la gestión relativa al salto de exigencia o la falta de minutos. No estaba a a la altura de sus compañeros. Tampoco pudo salvar del descenso al Swansea, donde ya no participó después de lesionarse a principios de enero, ni repuntar en sus últimos meses en la Bundesliga antes de marcharse al Lille.

“Renato sabe que ha tenido una muy mala temporada. No está al nivel que demostró y cuando se lesionó en enero la temporada ya terminó para él. Estará de acuerdo que ha sido una muy mala campaña para él. Renato tiene un gran talento, pero debe aprender mucho. Dejó de aprender cuando salió del Benfica y se marchó a uno de los clubes más grandes del mundo”. Carlos Carvalhal, entrenador de R. Sanches en el Swansea.

A pesar de lucir la etiqueta de fichaje más caro de la historia del Lille, que pagó unos 25 millones de euros para contratar al centrocampista portugués, Renato Sanches ha vuelto a sentirse futbolista. Ha vuelto a jugar con confianza, a asumir riesgos con la pelota sin pensar en las repercusiones de cada error. Ha vuelto a potenciar las virtudes que le hacían destacar en el Benfica, ha vuelto a centrarse en lo que hace bien antes de preocuparse en comerse el tarro por todo lo que puede mejorar. Asomado en ocasiones a la banda derecha, la misma zona en la que brilló con Portugal en la Eurocopa, incluso se ha acercado a la ciudad en la que empezó a cambiar la vida. Su punto de inflexión en Francia 2016 se produjo en los octavos de final contra Croacia, cuando ayudó a derrotar al cuadro ajedrezado entrando desde el banquillo en Lens, localidad cercana a Lille en el norte del país galo. Renato Sanches participó en el gol de la victoria y convenció a Fernando Santos para que lo incluyera en el once inicial en el siguiente encuentro. Ya no le volvió a quitar. Puede que no sea el futbolista que muchos imaginamos en el mes de su vida, pero nunca está de más recordar la crudeza de un deporte que en ocasiones parece escupirte a la cara que con 22 años ya has tocado techo en tu carrera deportiva. Quizás solo necesite un entorno y una rutina que reconstruya su seguridad en una nueva zona de confort.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Mario Mandzukic of Croatia and Renato Sanches of Portugal during the UEFA Euro 2016 match at Stade Bollaert-Delelis , Lens, France. Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 25/06/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-FEI-160626-5188.jpg
Renato Sanches controla un balón en los octavos de final de la Eurocopa 2016. Foto: Focus Images Ltd.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Renato Sanches
Edad: 22 años
Equipo: Lille
País de nacimiento: Portugal
Posición: Centrocampista

Cada lunes, un perfil (o una historia) de un joven talento en edad sub-23.

LOS PERFILES SUB-23 DE LA TEMPORADA 2018-19

– 20 de abril: Gaetano Castrovilli
– 13 de abril: Eray Cömert
– 6 de abril: Mason Greenwood
– 30 de marzo: Mohammed Ihattaren
– 23 de marzo: Liberato Cacace
– 16 de marzo: Dmitri Barinov
– 9 de marzo: Christopher Nkunku
– 2 de marzo: Boubacar Kamara
– 24 de febrero: Reece James
– 17 de febrero: Ferran Torres
– 10 de febrero: Alphonso Davies
– 3 de febrero: Francisco Trincao
– 27 de enero: Calvin Stengs
– 20 de enero: Rayan Cherki
– 13 de enero: Alessandro Bastoni
– 6 de enero: Adam Idah
– 30 de diciembre: Max Kilman
– 23 de diciembre: Joshua Zirkzee
– 16 de diciembre: Dejan Kulusevski
– 9 de diciembre: Donny van de Beek
– 2 de diciembre: Stefano Turati
– 25 de noviembre: Achraf Hakimi
– 18 de noviembre: Lázaro Vinícius
– 11 de noviembre: Javi López
– 4 de noviembre: Sontje Hansen
– 28 de octubre: Erling Haaland
– 21 de octubre: Jonathan Ikoné
– 14 de octubre: Çaglar Söyüncü
– 7 de octubre: Aaron Connolly
– 30 de septiembre: Sandro Tonali
– 23 de septiembre: Gabriel Barbosa
– 16 de septiembre: Nikola Milenkovic
– 9 de septiembre: Donyell Malen
– 2 de septiembre: Kevin Denkey
– 26 de agosto: George Stanger
– 19 de agosto: Mason Mount

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*