La relatividad de los favoritismos

mic-copa-editado

Por mucho nombre que tengan algunos de los participantes que acuden al MIC temporada tras temporada, los favoritismos luego hay que plasmarlos sobre el terreno de juego. Y eso no siempre ocurre, pues a menudo hay clubes millonarios que descuidan la formación del fútbol base o priorizan invertir sus recursos en etapas más avanzadas, más cercanas al profesionalismo. Lo reflejó a la perfecció la jornada del viernes, repleta de sorpresas en la Costa Brava. Sorpresas transversales, en varias categorías, empezando por un par de eliminaciones sonadas en la competición de alevines de fútbol 7 y luego replicadas en el turno de tarde de cadetes o juveniles.

Los casos más evidentes los protagonizaron conjuntos muy modestos del fútbol catalán que apearon a gigantes franceses. El Manlleu y el Granollers demostraron que en Catalunya se trabaja muy bien en las categorías inferiores, se machacan los conceptos y se forman a futbolistas capaces de entender lo que requiere el partido en cada momento para plantar cara a equipos infinitamente superiores sobre el papel. Así el Manlleu desquició al Olympique de Lyon, una de las mejores canteras del fútbol galo, al que derrotó en los penaltis en la categoría alevín. Más allá de que el conjunto galo era superior en el aspecto técnico, el cuadro de la comarca de Osona supo administrar el balón con criterio y acabó desesperando a un rival que siempre tomó malas decisiones cuando se dio cuenta que no controlaba la situación. Destacó el físico y la técnica del atacante Erawon Garnier, pero una vez el Manlleu trabajó colectivamente para detenerlo al OL le costó mucho más desbordar al cuadro catalán, en el que cuajaron una gran actuación del defensa Guillem Aranda y el portero Marc Acebes. Lo mismo ocurrió en los octavos de final de la misma categoría, cuando el alevín del Granollers sacó los colores del PSG y lo goleó por 1-4. Una vez resistió los arreones del inicio del primer y del segundo tiempo, el cuadro catalán golpeó con fuerza, sobre todo gracias a los goles de Joel Gascó. El PSG jugó la carta del revulsivo de Ethan Mbappé Lottin, el hermano de Kylian, que marcó un tanto y puso emoción al partido hasta que el Granollers sentenció la contienda en la recta final. El mismo camino siguió el PSV, eliminado en los penaltis por el Mercantil de la ciudad de Sabadell.

Palamós vivió una jornada con varias sorpresas llamativas.
Palamós vivió una jornada con varias sorpresas llamativas.

Las decepciones se trasladaron también a las categorías más cercanas al profesionalismo. Llamó la atención la eliminación del cadete del Manchester United, que perdió en la tanda de penaltis ante el Club La Vall de la provincia de Castellón. En la misma categoría también terminó antes de tiempo el periplo de la Sampdoria, derrotada a manos del Nàstic Manresa tras una primera mitad dubitativa. En definitiva, varias eliminaciones con un mismo nexo en común: clubes con solera que dan por sentada su superioridad y que sufren para reaccionar cuando chocan de bruces con realidades inesperadas. Ni siquiera la categoría juvenil fue ajena a las sorpresas, con la derrota del juvenil B del Sevilla en la tanda de penaltis ante el Vic Riuprimer, un invitado insospechado en los cuartos de final de una de las categorías estrella del campeonato.

El aprendizaje es el mismo en todos los casos: los rivales de menor entidad suelen ser mucho más peligrosos cuando se les infravalora. Porque en algunos casos es puramente una consecuencia del desconocimiento, más todavía en torneos de categorías inferiores en los que los chavales disfrutan de un escaparate inigualable para mostrar su talento y dar un salto cualitativo en sus todavía cortas carreras. A veces las sorpresas no son casualidad, pues no es nada descartable que la buena actuación de los equipos mencionados anteriormente despierte el interés de clubes jerárquicamente superiores. No sería la primera vez. El tiempo pondrá a cada cual en su sitio.

Fotografías: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*