Asia, vibrante hasta el último suspiro

Arabia Saudí himno -  Nasya Bahfen

Asia cerró a lo grande la última gran fecha clasificatoria para el Mundial antes de la repesca que decidirá qué país se medirá al cuarto del Hexagonal de la CONCACAF. A falta de 90 minutos para el desenlace, en ambos grupos había varios focos de interés: faltaban por repartir las dos últimas plazas de acceso directo para el Mundial y también definir las selecciones que se clasificarían para el repechaje asiático, con Siria con posibilidades incluso de acceder al Mundial. La jornada no decepcionó.

Arabia Saudí regresa al Mundial doce años después

Australia abría la jornada con el que se presumía como el partido más plácido del grupo. Los Socceroos recibían a Tailandia, última clasificada y claramente el rival de menor potencial. Un escenario cómodo para golear y luego esperar, pues partía como tercera, empatada a puntos con Arabia Saudí pero con una diferencia de goles inferior (dos goles menos que los saudíes). Sin embargo, las apariencias a veces engañan. La selección tailandesa ya había puesto en problemas a Australia en Bangkok, donde le arañó un empate a dos, por lo que el equipo oceánico estaba avisado del peligro de su adversario. Con un once cargado de pólvora en el último tercio, Australia atacó con muchísimos efectivos y encerró a Tailandia en su propia área, con Tim Cahill jugando de inicio para imponerse también en el juego aéreo. Sin embargo, a Australia se le atragantó el partido durante muchísimos minutos hasta el punto de alcanzar la frustración. Tailandia defendió con firmeza su área y obligó a los Socceroos a disparar de lejos muy a menudo, confiando en el notable golpeo de Mooy y Rogic, especialistas en la materia. El favorito se topó con la madera en tres ocasiones, y también se lamentó cuando Tailandia sacó en tres ocasiones bajo palos goles que ya cantaba la hinchada en Melbourne. La situación recordó al Francia-Luxemburgo: un arreón inicial de enorme poderío que no se refleja en el marcador y que refuerza la confianza del equipo más pequeño, que empieza a creer en la posibilidad de sumar un resultado histórico a domicilio.

Australia anduvo frustrada durante muchísimos minutos, a la par que Tailandia también amenazaba al contragolpe con la velocidad de Songkrasin, Dechmitr y Dangda. Con tres atacantes rápidos para desplegarse, Australia también debía andar con pies de plomo para no encajar una diana. Sufrió para detener al menudo Songkrastin, un mediapunta tan habilidoso como escurridizo, sobre todo en el arranque del segundo tiempo, cuando se palpó mayor nerviosismo en el elenco australiano. Sin embargo, la insistencia local hizo que el 1-0 cayera por su propio peso, como la fruta madura, en el minuto 69, cuando Juric cabeceó al fondo de la red un centro desde la banda izquierda. La alegría duró poco a Australia, pues cuando los Socceroos buscaban mejorar su diferencia de goles se toparon con el tanto del empate de Pokklaw Anan, en un contragolpe que congeló a Australia. En el 86′ los de Postecoglu marcaron el gol de la victoria, obra de Leckie a la salida de un córner, que al menos obligaba a Arabia Saudía a ganar a Japón en un choque se iba a jugar más de cinco horas después. Cosas de las dimensiones que abarca la Confederación Asiática.

Leckie marcó el 2-1. Foto: Focus Images Ltd.
Leckie marcó el 2-1. Foto: Focus Images Ltd.

Japón afrontaba la última jornada ya clasificada para el Mundial, aunque tampoco aplicó demasiados cambios a su alineación en la visita a Arabia Saudí. El conjunto nipón saltó al césped sin presión, pero con la determinación de generar problemas a su adversario por la banda izquierda. Haraguchi regateó con éxito a su marcador en reiteradas ocasiones y puso en apuros a la zaga saudí, a la que le costó hacerse con las riendas del encuentro. Mejoró cuando encontró a Al Shehri moviéndose por dentro, pero en ningún caso logró asediar el arco japonés. La fortuna de los saudíes cambiaría en la segunda mitad, con la entrada de Al Muwallad. El extremo de 22 años de Al Ittihad aportó una chispa diferente al frente ofensivo de su selección. Rápido para atacar al espacio cuando Japón desprotegía su retaguardia, incisivo en sus movimientos de cara a portería e hiperactivo en la participación, Al Muwallad dio otro aire a Arabia Saudí y fue decisivo con el 1-0, en una jugada en la que fusiló a Kawashima. Un gol que clasifica a Arabia Saudí para el Mundial tras 12 años de ausencia, en lo que será la quinta participación de la selección más potente de Oriente Medio.

Arabia Saudí regresa al Mundial doce años después. Foto: Nasya Bahfen.
Arabia Saudí regresa al Mundial doce años después. Foto: Nasya Bahfen.

Siria se clasifica para la repesca con un gol en el descuento

Entre el Australia-Tailandia y el Arabia Saudí-Japón dio tiempo a resolver el Grupo A, donde Siria aspiraba a clasificarse de forma directa para el Mundial. El conjunto sirio visitaba Teherán, sede inexpugnable hasta ahora. La selección iraní llegaba a la última fecha con los deberes hechos, pero a pesar de ello atesoraba unos guarismos defensivos que impresionan a cualquiera: no encajaba un gol en partido oficial desde 2015 y había completado una fase final impoluta, sin conceder dianas en contra en las nueve jornadas de la fase de grupos. En paralelo, Corea del Sur visitaba a Tashkent, la capital uzbeca. El elenco surcoreano se garantizaba la clasificación directa al Mundial con una victoria, mientras con un empate necesitaba que Siria no derrotara a Irán. En cualquier caso, Uzbekistán también dependía de sí misma: una victoria uzbeca aseguraba la repesca e incluso garantizaba el pase directo al Mundial si Siria no ganaba en Irán. En el peor de los casos, una victoria la metía en la repesca. Un montón de escenarios abiertos.

Corea del Sur y Uzbekistán empataron a cero en un choque en el que la selección uzbeca disparó al poste en la primera mitad pero en el que tampoco acabó de asediar a una de las referencias del continente asiático. Así Corea del Sur selló su billete a Rusia, el que será su noveno Mundial consecutivo. Mucho más entretenido fue el otro partido. Haj Mohamad recogió un despeje de un disparo de falta de Al-Somah para adelantar a Siria con un gol que clasificaba virtualmente al país de Oriente Medio para el Mundial, pero Irán le acabó dando la vuelta al encuentro. Le costó batir a Alma, inmenso entre palos, pero al final Sardar Azmoun perforó en dos ocasiones la meta siria. Irán pudo ampliar la ventaja, pero desperdició varias ocasiones de gol y lo acabó pagando con el tanto del empate en el tiempo de descuento, obra de Al-Somah. El delantero de Al Ahli es uno de los mejores arietes de la región, pero llevaba cinco años sin jugar con la selección, a la que rechazó representar por motivos de naturaleza política. Sin embargo, este mes regresó al equipo sirio y se convirtió en el nuevo héroe de su país con el tanto decisivo que empareja a su selección con Australia en la repesca. La eliminatoria definirá quién se enfrenta al cuarto clasificado del Hexagonal de la CONCACAF.

Germany celebrate winning the 2014 FIFA World Cup at Maracana Stadium, Rio de Janeiro Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 13/07/2014
Irán, la República de Corea, Arabia Saudí y Japón representarán el continente asiático en el Mundial de 2018. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Nasya Bahfen.

Related posts

4 comments

Qué emocionante desenlace!
Emociona lo de Siria, el fútbol les sirve como excusa para olvidarse de sus problemas… aunque sea por unas horas.
El retorno de Al Somah es a lo grande, con un gol importantísimo incluido.
No sé como le vaya ante Australia (va a ser muy difícil), pero de conseguir la hazaña enfrentaría a un rival de la Concacaf que, sin menospreciarlos, no tienen el mismo poderío que alguno de la Conmebol… salvo que el rival sea Estados Unidos…

También me da gusto por Arabia, es una selección que practica un fútbol interesante, donde trata de asociar por dentro a sus 5 mediocampistas, dejándole las bandas exclusivamente a los laterales profundos que tiene.
Tiene buenos mediocampistas con decente técnica para la asociación como Salman Al Faraj, Yahya Al Shehri (podría jugar tranquilamente en alguna liga europea de segundo orden, ¿no?), Nawaf, Al Jassim.

En estas clasificatorias asiáticas me he topado con jugadores interesantes, como por ejemplo el diminuto mediapunta tailandés Songkrasin.
Ahora está en Japón en el Sapporo, pero creo tiene potencial (y juventud) para arribar a un equipo más potente de la J-League.

Y que pena que Omar Abdulrahman no va poder mostrarse en el máximo escenario del fútbol…

Creo, y solo creo, que Siria no podría superar el repechaje intercontinental fuere quien fuere el representante de la Concacaf, Australia sí le veo mas chances, por ello esta vez estoy con los Socceroos. El descenlace del grupo fue de infarto, miraba los marcadores sin quitarle los ojos de encima un gol de Siria al final sacaba a Korea, no lo podía creer, llegue a pensar en “ahora Irán se deja ganar” al final no pasó, ganó el fútbol y Siria tendrá su oportunidad de demostrar su capacidad ante Australia, como quiero ya que sea octubre.

Lo de Uzbekistan es para llorar,grandes papeles en mundial Sub 20,siempre cerca de entrar directos y al final nada.La selección de la AFC que mas ganas tenía de ver en un mundial.

Es que es muy difícil sacar a los 4 que últimamente vienen clasificándose, y mira que ésta vez Arabia Saudita envió a Australia a repechaje, y Japon empezó mal, es como si dieran por sentado que no le podrán ganar a los Corea, Japón, Irán… Pero si es bastante sorprendente cuando Uzbekistán ha sido de las mas recurrentes en categorías inferiores.

Deja un comentario

*