Lo que le faltaba a Renard

Hervé Renard, campeón de África con Zambia (2012) y Costa de Marfil (2015). Foto:  Ben Sutherland.

Hervé Renard ha vuelto a hacer historia. El entrenador francés demuestra una y otra vez que es el técnico que saca más rendimiento de las selecciones africanas. Sus aventuras en el fútbol europeo no han sido tan exitosas como le gustaría al preparador nacido en Aix-les-Bains, pues apenas duró unos meses en el Sochaux y el Lille, pero todo es distinto cuando Renard dirige en su continente favorito. El discípulo de Claude Le Roy se hizo un nombre cuando alzó contra pronóstico la Copa África con Zambia en 2012, el primer título de los Chipolopolo, y tres años después rompió una sequía de 23 años en Costa de Marfil. Los Elefantes, un clásico de cada Mundial, habían perdido la final de 2012 ante Zambia en la tanda de penaltis. Y con Renard conquistaron el título, también desde los once metros.

Ahora Hervé Renard ha roto una racha de 20 años de decepciones en Marruecos. La selección del norte de África no disputaba el Mundial desde 1998. Desde entonces, los leones del Atlas solo se habían acercado a la gloria en la Copa África de 2004, cuando perdieron la final ante Túnez. Plagada de futbolistas díscolos, Renard se hizo cargo de una selección anárquica en el apartado táctico que a duras penas superaba la fase de grupos de la Copa África cuando lograba clasificarse para el torneo. En pocos meses convirtió a Marruecos en un equipo sólido y reconocible. La Copa de África del pasado mes de enero fue el banco de pruebas de Renard: eliminó a Costa de Marfil en la fase de grupos y se postuló como uno de los conjuntos más difíciles de doblegar del continente. Este fin de semana celebraba la clasificación para el Mundial.

Costa de Marfil 0
Marruecos 2 (Dirar 25′, Benatia 30′)

Ivory Coast vs Morocco - Football tactics and formations

Nada más aterrizar en Marruecos, Hervé Renard trazó un plan. Necesitaba disciplina para que la selección marroquí pudiera optimizar sus recursos. Puso al servicio del colectivo las fabulosas capacidades técnicas de su elenco de futbolistas, uno de los más talentosos del continente africano. La fortaleza defensiva ha sido uno de los pilares de Marruecos, que no ha encajado ningún gol en la fase final de clasificación para el Mundial. En la última jornada, viajaba a Costa de Marfil sabiendo que sellaría su billete para Rusia si mantenía sus impresionantes registros defensivos. Los Elefantes necesitaban hacer lo que nadie había logrado en la fase decisiva: marcarle a Marruecos para ganar. Por otra parte, el empate valía a los leones del Atlas, que tuvieron el control de la situación en todo momento. Marruecos gestionó con madurez un partido clave a domicilio, administró la pelota con criterio y golpeó en sus primeras aproximaciones. Le ayudó abrir la cuenta pronto con un centro de Dirar que se envenenó más de la cuenta y poco después golpeó Benatia en un córner defendido de forma horripilante por los costamarfileños. Apenas sufrió.

Más allá de la fortaleza en la retaguardia, Renard ha ido puliendo el potencial ofensivo de los marroquíes. Una vez asentados los mecanismos defensivos, el equipo marroquí se ha empezado a sentir más cómodo en ataque a raíz del crecimiento de Mbark Boussoufa en la base de la jugada, la consolidación de Hakim Ziyech partiendo desde la banda derecha y la apuesta por Khalid Boutaïb en punta tras la explosión goleadora del delantero nacido en Francia que facilitó el regreso del Estrasburgo a la Ligue 1. El próximo verano le tocará demostrar a Renard que sus equipos también saben competir contra rivales de otros continentes.

Hakim Ziyech of Ajax in action during the UEFA Europa League match at Friends Arena, Stockholm Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 24/05/2017
Hakim Ziyech ha mejorado ofensivamente a la selección de Marruecos. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Ben Sutherland.

Related posts

7 comments

Pensar que Marco Van Basten le dijo poco menos que idiota a Ziyech por haber elegido representar a Marruecos frente a la posibilidad de hacerlo con la Oranje, con la que según Marco tendría más chances de disputar la fase final de un Mundial. Cuanta ironía, y cuan cambiantes son las representantes africanas de un Mundial a otro. Creo que es con diferencia la fase de clasificación que más sorpresas depara no lo crees Tomás?

Depende también de los grupos de clasificación. Llevábamos dos Mundiales seguidos con los mismos clasificados en África (2010 y 2014, con la diferencia de Sudáfrica, anfitrión), pero es un formato durísimo y con facilidad a deparar sorpresas, sí.

Tomás, no te parece que a priori, las selecciones africanas clasificadas para este mundial están un par de peldaños por debajo de las de 2014? Me parecen bastante inferiores a la Argelia, Ghana o Costa de Marfil de aquel año.

Ojo, habrá más selecciones del Norte de África que del África subsahariana por primera vez en muchas ediciones. A priori, las del Norte son mejores tácticamente y sus futbolistas suelen ser más finos desde un punto de vista técnico. Así que lo que aporten las africanas a este Mundial debería ser distinto en cuanto a características. Salvo en el caso de Senegal y Nigeria, tendrán menos exuberancia física, ritmo y potencia, pero ganarán en los aspectos anteriormente comentados.

Eso que comentas es verdad Axel y siempre me ha parecido curioso, ¿Por qué se da esa diferencia tan pronunciada en el perfil de futbolista entre las dos Áfricas? Es que es justo lo que dices, en el Norte hay infinidad de jugadores con una técnica exquisita y en la mayoría de los casos acompañada de un carácter conflictivo, mientras que en el África subsahariana abundan jugadores con físicos privilegiados, pero con técnica y táctica más bien escasa.

Que cierto es esto Axel.

Brasil´14: 1-4 para África subsahariana
Sudáfrica´10:1-5 contando Sudáfrica
Alemania´06:1-4
Corea&Japón´02: 1-4
Francia´98: 2-3
EEUU´94: 1-2
Italia´90:Egipto y Camerún
México´86:Argelia y Marruecos

Es decir que hemos de remontarnos a Mundiales de 24 equipos, a hace 32 años casi, para ver un Mundial donde haya más representantes del Norte de África que del resto del continente

Estoy con Axel. Son distintas. Quizás Túnez sea un poco peor, pero es difícil que deje un papel más triste que el de Camerún en Brasil. Ghana lleva unos años apagándose lentamente y Costa de Marfil últimamente tiene más fama que juego, pues atraviesa un proceso de regeneración. Por este motivo, a mí me apetece disfrutar con Senegal, Marruecos y Egipto, tres selecciones que han esperado mucho tiempo y que cuentan con bloques (y entrenadores) competitivos.

Responder a Tomàs Martínez Cancelar respuesta

*