Rafa Márquez rompe la maldición

Rafa Márquez - MULADAR NEWS

México redimió todos sus pecados en una noche mágica para el Tri en Columbus. La selección mexicana terminó con la maldición del Dos a Cero de sus últimas visitas a Estados Unidos de la mejor forma posible, con un desenlace épico que hará estallar los contadores de euforia en los próximos días. México ganó en el último suspiro un partido que pudo dejar sentenciado en la primera mitad y que estuvo muy cerca de perder en la segunda, tras una reacción fulgurante de los locales. Cuando los de Osorio parecían llegar ahogados a la recta final del encuentro, con el depósito de combustible en reserva, apareció una figura a quien nunca le pesa la responsabilidad, inmune a la presión. A la salida de un córner Rafa Márquez, se elevó en solitario en el primer poste para peinar el balón y anotar un gol histórico. El problema ahora es de Estados Unidos.

Estados Unidos 1 (Wood 49′)

México 2 (Layún 20′, Rafa Márquez 89′)

Christian Pulisic no había cumplido los tres años cuando Estados Unidos perdió por última vez en casa un partido de fase de clasificación mundialista. Fue en 2001, cuando Honduras se impuso por 2-3 en suelo estadounidense. Quince años después, EEUU volvió a caer en un partido cuyo arranque fue dramático. Jürgen Klinsmann apostó por un novedoso esquema con tres centrales que tenía como objetivo sacar todo el provecho de su tridente ofensivo. Con Pulisic centrado por detrás de los dos puntas, el movimiento tenía sentido. De hecho, Klinsmann se atrevió a entregarle las llaves de su equipo a un chico de 18 años. Especial, pero un chaval, al fin y al cabo. El atacante del Borussia Dortmund gozaría de libertad para moverse entre líneas y al mismo tiempo Altidore y Wood podían seguir formando pareja en la delantera, en una zona donde sus características, tan complementarias, podían dañar a la zaga de México. Aunque demostraron que estaban capacitados para generar problemas, sobre todo Pulisic con recepciones y giros entre líneas, Estados Unidos nunca tuvo el balón, así que el sistema no se sostuvo. México agarró el cuero en los primeros compases y gritó que quería llevar la iniciativa. Los de Osorio impusieron su plan en una impresionante exhibición de personalidad.

Mexico vs Estados Unidos - Football tactics and formations
Dispositivos iniciales.

México aplastó a Estados Unidos en la primera media hora de juego. Los locales, desorientados en su nuevo esquema cuando no tenían el balón, se vieron totalmente desbordados ante una selección que ocupaba mejor los espacios, que circulaba mejor la pelota, presionaba después de cada pérdida y atacaba con una paleta de recursos variada. Insistió México en percutir por la banda izquierda, perfil por el que se juntaron el Tecatito Corona, Miguel Layún y Gio Dos Santos. Por ese flanco el Tri generó múltiples ocasiones de gol. Corona obligó a Howard a lucirse para desviar al poste un lanzamiento desde la frontal y puso un centro a la cabeza de Vela, que se topó con el larguero. Entre ambas acciones, Layún abrió la lata con un buen disparo desde la frontal.

No solo atacó México por el perfil izquierdo, sino que también encontró una vía de desequilibrio en la derecha gracias al regate de Carlos Vela. El futbolista de la Real Sociedad recibió a menudo en situación de uno contra uno. Si bien Reyes no subía demasiado, la presencia de Héctor Herrera sirvió para disuadir algunas ayudas de los centrocampistas estadounidenses. En cualquier caso, Bradley y Jones se vieron completamente superados en la medular y los tres centrales siempre dudaban a la hora de elegir entre seguir a su teórica marca y abrir huecos o mantener la posición y dejar a algún rival recibir con ventaja. Los carrileros, Chandler y Johnson, nunca entendieron su rol. Aunque, afortunadamente para Estados Unidos, un par de parones (lesión de Guardado incluida) frenaron el ritmo de los de Osorio. El bajón vino acompañado de un cambio de esquema de Klinsmann, que sobre la media hora de juego regresó al 4-4-2 exhibido en la Copa América Centenario, con Pulisic en la banda izquierda, Johnson en la derecha. Una referencia más segura a la que agarrarse en la dificultad y una constatación del decepcionante resultado de la apuesta inicial.

Mexico vs Estados Unidos - Football tactics and formations
Estados Unidos cambió al 4-4-2 antes del descanso.

La pizarra del técnico alemán detuvo la sangría y matizó el dominio mexicano antes del descanso. Estados Unidos terminó el primer tiempo viva y resucitó en los primeros compases del segundo tiempo, con un poderoso arranque que cambió la dinámica del choque. Con mayor intensidad y acierto individual de sus futbolistas clave, EEUU empató rápidamente la contienda. Brooks se anticipó para cortar un pase al mismo tiempo que combinaba de primeras con Altidore. El ex delantero de la Premier League protegió el balón con su impresionante fortaleza física y asistió a Wood, que superó a Talavera. La diana revivió los peores fantasmas mexicanos, metió al público de nuevo en el partido y permitió ver la mejor versión de Wood y Altidore. La pareja de delanteros, decisiva en la acción del gol, demostró todo el potencial que sus virtudes insinúan. Altidore ejerció de delantero referencia, ganó balones largos y bajó una cantidad de envíos casi infinita para Wood, que atacó los espacios con acierto y desquició a la zaga visitante. El delantero del Hamburgo se exhibió en el segundo tiempo, con un repertorio extraordinario de desmarques, caídas a banda y acciones en las que demostraba una notable lectura de lo que requerían las jugadas en cada momento. Los centrales mexicanos fueron incapaces de detenerle.

Se sumó a la fiesta Pulisic, cuya capacidad para girarse recibiendo de espaldas a portería y vigilado por al menos un rival es cuanto menos llamativa. El futbolista de origen croata también se convirtió en una pesadilla para México en el segundo tiempo, pues sus conducciones y regates eliminaban a futbolistas del Tri con excesiva facilidad, provocando más faltas de la cuenta. México no supo cómo frenar el ritmo del partido una vez Estados Unidos lo empató, y de hecho los locales generaron suficientes oportunidades como para darle la vuelta al resultado. Si México había arrollado a Estados Unidos en el primer tiempo, en el segundo tiempo fueron los pupilos de Klinsmann quienes atropellaron al elenco de Osorio. Sin embargo, en los momentos de mayor apuro México supo sufrir para mantener el barco a flote. Talavera paró varias ocasiones claras y la entrada de Hirving Lozano dotó de algo más de aire al ataque del Tri, que respondió con algunos contragolpes peligrosos en la recta final del choque.

Un cabezazo de Rafa Márquez desató la euforia al mismo tiempo que pone en alerta a Estados Unidos, que visitará Costa Rica el próximo martes con la necesidad de obtener un resultado positivo para no arrancar el Hexagonal Final a contracorriente. El pistoletazo de salida de la fase decisiva de CONCACAF estuvo a la altura de las expectativas.

Foto de portada: MULADAR NEWS.

Related posts

Deja un comentario

*