España por fin se entrega a su genio

Isco es el hombre del momento en el fútbol español. Foto: Focus Images lTD

Se llama Francisco Román Alarcón y es uno de los futbolistas más mágicos del mundo. Por algún extraño motivo, hasta el momento no había recibido protagonismo en su selección nacional, pero es español. Se trata de un chico muy especial porque no es una de esos talentos que puedes sumar a tu alineación y esperar que hagan un buen papel desde su individualidad, sino que es uno de esos radiantes focos de fútbol que con su chispa contagian e iluminan a todo un colectivo. España se entregó por fin a su número 22 para enfrentar el trascendental encuentro ante Italia y logró poner cuesta abajo su clasificación para el próximo Mundial de Rusia. El momento de Isco no acaba – lleva más de 6 meses derrochando fútbol de manera ininterrumpida – precisamente porque no es un momento. Es así de bueno y lo único que ha hecho falta es que lo pongan con regularidad para poder demostrarlo. Nunca es tarde.

España 3 (Isco 12′, 41′, Morata 77′)
Italia 0

Italia vs Espana - Football tactics and formations

Julen Lopetegui encaraba su encuentro más importante como seleccionador español y para él apostó por la identidad que hizo a España campeona del mundo en 2010 y, de manera más radical, campeona de Europa en 2012. Esta consiste en tratar de alinear todos los centrocampistas de perfil asociativo que te quepan en un once aunque eso signifique renunciar a otras características básicas como la profundidad, el desborde o la capacidad de robo. El razonamiento para ello estriba en que juntar a futbolistas capaces de monopolizar la posesión permite defenderse con ella y anular las armas ofensivas del rival. A la vez, supones que tienen tanta calidad combinativa que van a ser capaces de tejer alguna jugada de gol aunque sea desafiando las leyes del espacio. España dispone, sin ningún género de duda, de los mejores medios del mundo y suena razonable apostar por un modelo que los potencia así. En encuentros de ida y vuelta ante Francia, Brasil o Bélgica tendría difícil imponerse, así que más le vale controlar los encuentros y construir escenarios en los que no Neymar, Mbappé o Hazard sino Isco, Thiago o Iniesta puedan ser diferenciales. Lejos de optar por vías alternativas, el técnico vasco eligió redoblar la apuesta y volver a los orígenes. Y le salió. A medias.

España dominó la posesión en un principio, pero le costaba avanzar. Italia replegaba en un pasivo 4 – 4 – 2 de bloque bajo que tenía como claro objetivo impedir que se colaran centrocampistas españoles entre su línea de defensores y su línea de medios. El conjunto de Lopetegui no contaba con futbolistas abiertos por delante que obligaran a los transalpinos a ensancharse y el espacio central estaba muy protegido, por lo que Iniesta, Silva, Asensio, Isco y Koke sufrían para recibir entre líneas y tenían que bajar atrás. Además, ante la ausencia de referencias en punta, los centrales podían ocuparse de ellos. El encuentro fluía con cierta candidez ofensiva hasta que Asensio detectó la sobreatención que generaban los medios para tirar un agudo desmarque profundo. Iniesta lo leyó y el balear ganó en velocidad a un Bonucci que sólo pudo pararlo mediante una falta. El resto es historia. Isco sacó su golpeo a pasear y con la ayuda de un Buffon por el que también pasan los años adelantó a España.

Isco es el hombre del momento en el fútbol español. Foto: Focus Images Ltd
Isco es el hombre del momento en el fútbol español. Foto: Focus Images Ltd

El encuentro siguió un guión similar tras el tanto, con la diferencia de que Italia también comenzó a tejer posesiones más largas. Es verdad que el plan del conjunto transalpino no era especialmente rico y que no se mostraba muy intimidante con el balón en los pies (aunque Belotti sí dejó su huella), pero aquello sirvió para evidenciar que esta España no está hoy capacitada para monopolizar la posesión. Dio posibilidad de réplica a su rival. Mas cuando el ritmo del encuentro comenzaba a coquetear con el tedio, el conjunto español cocinó una larga y virtuosa cadena de pases (conviene detenerse a ver la jugada desde su origen) que acabó con Isco recibiendo al borde de la frontal. El genio andaluz sacó la lámpara a pasear y puso la pelota donde, esta vez sí, era imposible de alcanzar para Buffon.

Con el 2 – 0, España fue recuperando poco a poco sensaciones que creía perdidas. Esa ilusión colectiva ante los retos que esperan, esa alegría por jugar que se veía potenciada con cada distinguido detalle de un deslumbrante número 22 con el que su público, que ya le conoce, enloquecía. El combinado de Lopetegui empezó a combinar con ese virtuosismo tan propio. Con el Bernabéu entregado, el partido se convirtió en una fiesta de la que hasta David Villa pudo ser partícipe y que no acabó hasta que el árbitro decretó el final del encuentro. La de hoy será recordada como la noche en la que por fin España se entregó a Francisco Alarcón y a la vez como aquella en la que planteó de forma rotunda su candidatura para el próximo Mundial de Rusia. Ambas cuestiones van relacionadas. Ya sí que no hay vuelta atrás.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

1- España demostró estar en el top-6 mundial (Brasil, Alemania, Francia, Argentina, Portugal y España). Que no es poco, pero sí responde a la realidad de su plantilla.

2- Veo muy igualado este grupo. Por plantilla, BR y ARG están algo bajos, pero saben competir como nadie, y tienen a Ney y Messi. Portugal sería el otro colista del top-6, pero defienden mejor que nadie y tienen a CR7

3- España tiene basicamente el equipo hecho. Solo faltan detalles: Marcos Alonso, Bellerín, Diego Costa, Ander Herrera…poco más.

4- Lo que sí falta saber es cómo jugará en cada partido. Lo normal, imagino, será que no se repita lo del partido vs Italia. Es decir, que del trio Silva-Iniesta-Asensio salga uno. Según el partido, imagino que entrará Saúl, Morata, Aspas, Costa…

5- España efectivamente ha cambiado. No piensen en posesiones del 65% ni en grandes dominios. Piensen en dominios parciales con contras letales. Porque Isco-Asensio son muy muy rapidos, y porque hay mucha velocidad en Morata, Thiago, Carvajal y Alba/Marcos Alonso.

Bueno, somos candidatos sí, pero tb porque no hay claro dominador.

Deja un comentario

*