Estados Unidos no arranca

A USA fan during the International Friendly match at the Aviva Stadium, Dublin
Picture by Lorraine O'Sullivan/Focus Images Ltd +353 872341584
18/11/2014

Cambió el seleccionador, pero no los problemas de Estados Unidos. Bruce Arena sigue sin lograr que el equipo de las barras y las estrellas arranque en la fase de clasificación para el Mundial. La selección estadounidense ha encauzado en cierta medida el pésimo arranque del Hexagonal, en el que perdió los dos primeros partidos, pero no por ello su concurso en la ronda previa a la cita mundialista está siendo satisfactorio. Ni plácido, pues acumula más derrotas que victorias. Por ahora, Estados Unidos solo ha ganado dos partidos de los siete que ha disputado: en casa contra Honduras y Trinidad y Tobago. Se les han atragantado los otros cinco: las dos derrotas contra Costa Rica, la derrota en casa ante México y los empates en las visitas a México y Panamá denotan las dificultades de los de Bruce Arena para imponerse a los mejores elencos de la CONCACAF.

La derrota en casa contra Costa Rica fue la enésima muestra de los defectos crónicos de la selección estadounidense, que se agarra a la ilusión que despierta Pulisic entre la hinchada norteamericana para soñar con hacer algo importante en el Mundial. Sin embargo, Estados Unidos no transmite buenas sensaciones. Acumula pérdidas en la salida de balón a la mínima que el rival le presiona -acusa la baja por lesión de Brooks, central del Wolfsburgo- y solo sale jugando desde atrás cuando Bradley baja a recibir entre centrales y lanza el balón largo. El resto depende de los chispazos de Wood, rápido con espacios e irregular en las apariciones para descargar de espaldas, y el descaro de Pulisic. Sea jugando como mediapunta o partiendo desde una banda como ocurrió ante Costa Rica, el jugador del Dortmund se ha echado a su país a las espaldas. Se mueve para recibir el balón entre líneas y lo pide siempre. No se esconde y cuando le llega el esférico es vertical, encara al adversario y a menudo lo regatea con éxito. No obstante, ante Costa Rica acabó desquiciado, sin ayudas de sus compañeros ante un rival solidario: siempre había una camisa roja para socorrer a aquel jugador al que Pulisic regateaba. El borusser podía eliminar a un adversario, pero siempre le salía otro al paso. No puede presumir de ello el sistema defensivo de EEUU, vulnerable sin balón, con jugadores persiguiendo el balón como pollos sin cabeza cuando Costa Rica pausaba las jugadas y poco contundente en su propia área.

Estados Unidos 0
Costa Rica 2 (Ureña 30′, 80′)

Costa Rica vs Estados Unidos - Football tactics and formations

A Costa Rica le bastó con ceder la iniciativa, replegarse de forma ordenada con las líneas juntas y salir a presionar relativamente arriba para desnudar varias de las carencias de Estados Unidos. Luego aprovechó dos pérdidas para sorprender a la zaga estadounidense en sendos contragolpes finalizados por Marco Ureña, que castigó la fragilidad defensiva de los locales. La selección estadounidense mejoró al inicio del segundo tiempo, empujada por la necesidad de empatar el 0-1 costarricense, pero en sus mejores momentos se topó con un monumental Keylor Navas. El portero del Real Madrid frustró las dos mejores oportunidades de los estadounidenses, que acabaron frustrados tras la segunda diana de Ureña en el minuto 80. Acumular efectivos en el área rival le permitió ahogar a Costa Rica durante bastantes minutos, pero no le bastó para marcar. Ni siquiera cuando entró Dempsey. El parcial de los costarricenses en el Hexagonal final contra los Estados Unidos es de 6-0 (4-0 en Costa Rica, 0-2 en EEUU). El equipo estadounidense no perdía dos partidos en casa en la fase clasificatoria para el Mundial desde el ciclo previo a la cita de 1958.

La selección de Bruce Arena descansa en la tercera posición del Hexagonal tras siete partidos disputados, empatada a puntos con Honduras. Sin embargo, también hay buenas noticias para ellos: los dos compromisos ante México y Costa Rica ya han pasado, por lo que el calendario se presume asequible de cara a las últimas tres jornadas. Con tres puestos de acceso directo al Mundial en la CONCACAF, lo normal sería que Estados Unidos evitara la repesca y dispusiera de cierto tiempo para corregir su situación. Sin embargo, los síntomas dan pie a la preocupación. El próximo partido es ante Honduras. Un nuevo tropiezo dejaría a Estados Unidos en una situación tan complicada como la que afrontó México camino al Mundial de 2014. Y si se clasifica, deberá mejorar muchísimo en los próximos meses para mostrarse como un equipo competitivo en Rusia.

*Cuando se publicó el texto, Honduras ganaba por 0-2 a Trinidad y Togabo y no había empezado el México-Panamá.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Vaya drama como pierdan con Honduras. No descarto que de darse ese resultado, México y Costa Rica se “relajen” en sus choques de octubre frente a Honduras

Deja un comentario

*