Grecia-Croacia: en busca de un milagro

General views of Karaiskakis Stadium, Piraeus, Athens.
Picture by Tom Smith/Focus Images Ltd 07545141164
24/02/2014

Si uno excluye el doble enfrentamiento que tuvo ante la recién nacida Gibraltar en la última fase de clasificación, hay que remontarse hasta el 11 de octubre de 2008 para encontrar un resultado en partido oficial que le valiera hoy a Grecia ante Croacia para sellar su billete a la Copa del Mundo de Rusia. Se dio en ante Moldavia, en un encuentro perteneciente a las eliminatorias que daban acceso al Mundial de Sudáfrica que ganaron por 3-0, con dos goles de Charisteas y uno de Katsouranis, auténticos mitos vivientes de la selección helena. Queda claro, por si existía alguna duda, que la especialidad de Grecia no es la de hacer goles. Más bien todo lo contrario. Su capacidad competitiva siempre ha nacido desde la fortaleza defensiva.

Así lo reconocía Michael Skibbe en la rueda de prensa previa al encuentro, a la que acudió con una imborrable sonrisa pese a la enorme decepción vivida hace tres días en Zagreb. “Normalmente, es verdad que el estilo griego de jugar al fútbol es muy defensivo, pero en algunos encuentros hemos estado bien ofensivamente. Mañana queremos reaccionar, tenemos que hacerlo por nosotros y por nuestros aficionados. Es evidente que será complicado, pero a veces en el fútbol hay partidos interesantes.” Skibbe achacó lo ocurrido en Zagreb a los errores individuales, especialmente a los que dieron lugar al primer y al cuarto tanto de Croacia. “No creo que yo haya cometido demasiados fallos”, respondía cuando le cuestionaban si el repentino cambio de esquema a una formación con cinco defensores había sido responsable de la nefasta actuación de su equipo.

El futuro de Skibbe, que acaba contrato en diciembre de este mismo año, está en entredicho tras lo ocurrido el pasado jueves. “Auf Wiedersehen” titulaban esta semana algunos periódicos griegos con cierta sorna, haciendo referencia a que será el último encuentro del entrenador alemán como seleccionador heleno. Lo cierto es que el trabajo del técnico nacido en Gelsenkirchen, si uno excluye la debacle del Maksimir, debe ser catalogado como muy positivo. Skibbe ha construido un colectivo fiel a la identidad futbolística del país, que compitió de forma inapelable durante toda la fase de clasificación. Grecia encajó sólo seis tantos en los diez encuentros de su ruta hacia la Copa del Mundo, le dio guerra en el doble enfrentamiento a toda una Bélgica y transmitió sensaciones de que allí se estaba cociendo un proyecto muy interesante. Sensaciones que saltaron por los aires en el encuentro ante Croacia. Probablemente el futuro de Skibbe dependa mucho de la imagen transmitida hoy en el Georgios Karaïskákis. Al menos Grecia debe vender cara su piel.

Croacia barrió a Grecia en el Maksimir. Foto: Focus Images Ltd
Croacia barrió a Grecia en el Maksimir. Foto: Focus Images Ltd

Las esperanzas helenas de hacer tres goles pasan principalmente por dos hombres. La dosis de creatividad la debe aportar Konstantinos Fortounis, con cierta distancia el futbolista más diferente y genial del equipo en tres cuartos de campo. Y la contundencia rematadora corre a cargo de Kostas Mitroglou, el hombre gol de Grecia, el atacante al que se agarra la afición helena para soñar con marcar tres tantos. Grecia saltará mañana al césped de Atenas con una intensidad desmesurada, y precisa que entre estos dos atacantes sean capaces de sacar petróleo de esos primeros minutos ultraenérgicos.

Croacia es un equipo plagado de futbolistas experimentados, que acostumbra a disputar fases finales y encuentros de esta trascendencia. Cuesta imaginar que se cortocircuite como hizo Grecia el pasado jueves. Además, aterriza al encuentro con la autoestima por las nubes, provocada por los dulces elogios que le ha costado su actuación en Zagreb. La prensa del país, acostumbrada a las decepciones en los últimos tiempos, titulaba que “Croacia se ha roto las cadenas.” “Hacía mucho tiempo que no se veía una Croacia tan agresiva” afirmaba el principal jornal deportivo del país.

Zlatko Dalic, cuyo contrato finaliza tras el encuentro de hoy, ha hecho mucho hincapié en que sus futbolistas no deben perder los nervios. El seleccionador croata confesaba en una entrevista a Sportske Jutarnji una de sus principales indicaciones para el partido de Maksimir. “Lo primero que les dije a mis jugadores fue que estuvieran tranquilos y pacientes. Que no cayeran en la provocación. Les dije a mis muchachos que éramos mejor equipo y que no nos convenía pelearnos y encararnos cuando ellos se fueran al suelo. A los cinco minutos ellos ya estaban rodando en el campo. Afortunadamente, el primer gol cayó rápidamente. Todos los jugadores lo hicieron lo mejor que pudieron, no obtuvieron una sola tarjeta amarilla. No se quejaron ante el juez, ni repentinamente perdieron los nervios y la cabeza. Pueden estar orgullosos de tal comportamiento“. Dalic, además, revelaba que para el encuentro de hoy tiene prevista una táctica muy parecida a la de Maksimir. No va a salir a especular con el resultado.

Croatia vs Away team - Euro 2016 - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*