Inglaterra remonta un susto inicial ante Eslovaquia

Marcus Rashford of England (7) celebrates with his team mates after scoring to make it 2-1 during the 2018 FIFA World Cup Qualifying match at Wembley Stadium, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
04/09/2017

Se enfrentaron en Wembley separados por dos puntos Inglaterra y Eslovaquia, primeros y segundos de grupo. Los eslovacos sorprendieron con un gol tempranero. Inglaterra reaccionó a fuego lento, empatando de córner antes del descanso y consumando la remontada en la segunda parte, y se asentó sobre esa mínima ventaja que le pone con pie y medio en el próximo Mundial. Eslovaquia fue incapaz de dar otro golpe.

Inglaterra 2 (Dier 37′, Rashford 59′)
Eslovaquia 1 (Lobotka 3′)

Inglaterra vs Eslovaquia - Football tactics and formations

Una vez más, los Three Lions han cumplido con su trabajo sin deslumbrar. No juegan bonito; tampoco recurren al pragmatismo. Por ahora ganan, sin más. Pero precisamente eso es lo que piden los aficionados: más. El discurso del seleccionador Gareth Southgate, que en octubre cumplirá un año al frente del combinado nacional, denota una ambición mayor, un deseo por llevar el juego de la selección a otro nivel. Algunos comportamientos de su equipo con balón sí que reflejan esas pretensiones, aunque la reforma de la selección inglesa todavía parece vivir en una etapa preliminar. Es como si en Inglaterra se hubiesen comprado un libro titulado ‘Cómo jugar bien al fútbol’ hace años pero nunca hubiesen tenido ni tiempo ni ganas para abrirlo. Ahora Southgate parece haberse leído el prólogo y dice que tiene buena pinta.

Hoy consiguieron vencer gracias un gol decisivo de Marcus Rashford, que completó un gran encuentro y se retiró ovacionado. El joven atacante de Manchester United (19 años) probablemente sea, junto con Harry Kane (24) y Dele Alli (23), el futbolista que más ilusiona a una hinchada desde hace tiempo desmotivada.

Inglaterra había ganado en su anterior partido en Malta por 4-0, con tres goles marcados en la recta final del encuentro. Southgate había expresado su satisfacción con la actitud del equipo, pero a los Three Lions se les criticó por haber tardado tanto en resolver el partido ante un rival considerablemente inferior. Eslovaquia, por su parte, llegaba a la cita tras haber vencido a su prima de lexema Eslovenia por un ajustado 1-0.

Los aficionados eslovacos desplazados a Londres, ruidosos todos ellos, empezaron el partido saltando y cantando. Qué poco tardaron en llevarse una alegría: en el minuto tres, su selección se adelantó con un gol de Stanislav Lobotka. El mediocentro del Celta de Vigo ya venía de haber completado un gran encuentro ante Eslovenia. Hoy selló la jugada que entusiasmó a toda Eslovaquia: robó en campo contrario, se tiró una pared y finalizó dentro del área.

Stanislav Lobotka adelantó a Eslovaquia. Foto: Focus Images Ltd.
Stanislav Lobotka adelantó a Eslovaquia. Foto: Focus Images Ltd.

Inglaterra no tuvo una primera llegada de peligro hasta que se cumplió el primer cuarto de hora de juego. Entonces Kane aprovechó el fallo de la zaga de Eslovaquia en un balón aéreo para probar portería, pero su disparo fue desviado por un defensor. Apenas un par de minutos después lograron volver a merodear el área rival. Esta vez la jugada, una gran asociación de lado a lado que primero generó murmullos en las líneas de ‘oye, dime quién eres porque esta no es la Inglaterra que yo conozco’ y que después despertó aplausos, culminó con una definición sin acierto de Dele Alli.

Eslovaquia no quiso encerrarse tan pronto. A pesar de ir por delante en el marcador, los hombres de Ján Kozák no echaron el candado para defender su ventaja con uñas y dientes, sino que mantuvieron un planteamiento equilibrado. En defensa achicaban, pero no tendían a retrasar sus líneas en exceso. Luego, cuando tenían la posesión, el balón no les quemaba. Por momentos la movían que daba gusto, los eslovacos. Casi siempre contaban con la intención de darle sentido a sus respuestas en ataque, aunque cometían imprecisiones que limitaban su continuidad. El timón lo llevaban el autor del gol, Lobotka; Hamsik comandaba partiendo desde el centro; los extremos Weiss y Mak desplegaban las velas; y Nemec esperaba avistar portería rival desde la proa. No obstante, el protagonismo del combinado de Europa Central se fue diluyendo a medida que el primer tiempo avanzó. Aunque sí que tuvieron una llegada clara antes del descanso, en la que Weiss pareció quedarse solo ante Hart tras un giro sensacional, pero antes de que pudiera finalizar la perdió.

A Inglaterra, Eslovaquia le daba el margen suficiente para controlar el balón en la medular, pero una vez llegaban a tres cuartos de campo, no le permitían romper sus líneas con facilidad. Ahí es donde los jugadores de segunda línea Dele Alli, Marcus Rashford y Oxlade tenían que ser determinantes inventándose pases y ocupando espacios para poder conectar con Kane. En una de esas aproximaciones en las que le echaron ingenio, los ingleses consiguieron provocar un córner que acto seguido les daría el empate. Eric Dier marcó rematando desde el primer palo y Southgate se aflojó el nudo de la corbata. Si no quería tener una rueda de prensa incómoda, su equipo todavía necesitaba marcar un gol más. Y aun así no le bastaría al técnico inglés para sortear los interrogantes que rodean a la selección. Cuatro goles, eso sí, tres de ellos tardíos, no fueron suficientes en Malta para contentar a la grada y posiblemente una remontada ante Eslovaquia tampoco iba a dejar los ánimos por las nubes. Cuando se trata de su selección, el escepticismo del aficionado inglés parece desde hace ya un tiempo irrevocable.

Los jugadores ingleses celebran el gol decisivo de Marcus Rashford. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
Los jugadores ingleses celebran el gol decisivo de Marcus Rashford. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

Inglaterra dio la impresión de haber arrancado el segundo tiempo muy metida en el partido. Que si una acción individual del descarado Rashford por la izquierda, que si una pared con clase entre Henderson y Oxlade, que si un gambeteo de Kane en el área que acabó con un peligrosísimo centro… Los Three Lions venían augurando un nuevo gol y este no se hizo esperar. Fue Rashford, que apareció por el centro y se sacó un tiro desde la frontal del área, quien adelantó a Inglaterra. Ganaron ritmo los tambores en el fondo de Wembley donde los aficionados locales vestidos con camisetas blancas y rojas generan la bandera nacional. Y pensar que Eslovaquia había estado cerca de arruinarles la fiesta minutos antes. Todavía con el empate en el marcador, los eslovacos habían superado la presión inglesa tras pérdida con un efectivo contragolpe y llegaron al costado izquierdo del último tercio del campo. Desde ahí partió un centro que encontró a Nemec en el segundo palo, pero el remate del ariete del Dinamo de Bucarest lo despejó Hart.

La respuesta inmediata al segundo gol por parte del cuadro visitante fue dar un paso al frente y reclamar el balón. Los atacantes ingleses se frotaron las manos: se avecinaban espacios que aprovechar a la contra. Los tuvieron, mas no consiguieron usarlos para ponerle el broche al partido. Tampoco logró Eslovaquia traducir su dominio de la posesión en ocasiones. Así que la hinchada local pudo cantar a capela el ‘God Save The Queen’ sin mayor apuro, sabiendo que su selección pone pie y medio en Rusia. Los eslovacos siguieron animando aún habiendo perdido y sus jugadores se acercaron para agradecerles el apoyo. Las esperanzas de Eslovaquia ahora se centran en jugar la respesca.

Los aficionados de Eslovaquia no cesaron de animar. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
Los aficionados de Eslovaquia no cesaron de animar. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Alan Stanford/Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Ojito como Esocia venza en Glasgow en ese decisivo Escocia-Eslovaquia ya que entonces el último partido de grupos, ese Eslovenia-Escocia será tremendo, sobretodo si como es previsible no vence Eslovenia a los ingleses en Wembley

El ultimo partido de un Inglaterra vistoso que recuerdo (y puede que hayan habido mas, pero solo recuerdo este) fue el de los octavos de final de Sudáfrica 2010 contra Alemania, en donde la mannschaft los molió a contragolpes, aunque quizá la historia fuese distinta con el gol anulado y que era legal.

Volviendo al grupo, buena definición de los tres que optan por el cupo de repechaje, sobretodo ese Escocia-Eslovaquia, ojala pueda verlo porque seguro que echaran chispas.

Deja un comentario

*