Inglaterra sella su billete a Rusia

Marcus Rashford of England (7) celebrates with his team mates after scoring to make it 2-1 during the 2018 FIFA World Cup Qualifying match at Wembley Stadium, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
04/09/2017

Inglaterra selló su clasificación al próximo Mundial de Rusia gracias a una victoria por la mínima ante la selección eslovena. Wembley asistió a un partido que siguió el guión que todo el mundo anticipaba, con Inglaterra dominando y volcando el campo desde el principio hacia la meta de un gran Jan Oblak, y que también tuvo el desenlace que la mayoría preveía, aunque se dilató más de lo previsto. Harry Kane, quién si no, provocó el éxtasis entre los suyos al rematar a gol un centro lateral de Kyle Walker en el último minuto del tiempo añadido y certificó así la participación de su selección en la próxima Copa del Mundo.

Serbia vs Slovenia - Football tactics and formations

La sucesión de acontecimientos sonreía las posibilidades de clasificación de Eslovenia. Con Escocia ganando a Eslovaquia en Glasgow, el conjunto exyugoslavo dependía de sí mismo para alcanzar el segundo puesto que daba posibilidad de repesca. Sin embargo, el cuadro esloveno volvió a evidenciar que sabe mantener una solvencia defensiva aceptable, pero que cuando tiene que generar peligro le cuesta muchísimo. Eslovenia demostró una vez más una enorme dependencia del desequilibrio de Josip Ilicic para armar ataques. Toda vez que Katanec ya ha afirmado que no continuará como seleccionador, será esta la gran tarea del próximo técnico de Eslovenia. Parece que dispondrá de mimbres para ello, dada la notable producción de talento joven del país en los últimos años.

Inglaterra enfrentó el profundo repliegue rival con una actitud loable. No perdió la paciencia y trató de ir llevando el balón a los costados para abrir la estructura rival. Dier y Henderson dirigían el juego con parsimonia y trataban de encontrar a sus jugadores abiertos. Allí, en la banda izquierda, brilló un Marcus Rashford que fue uno de los principales focos de peligro del combinado local. El extremo del Manchester United esperaba pacientemente abierto para recibir y su primer paso hacia dentro hacía precipitar el ataque inglés. Sterling, mediapunta, y Kane, que se alejaba del área para participar, se juntaban para combinar y los dos incisivos laterales se proyectaban para dar profundidad al equipo. Sin ser tampoco una máquina de generar ocasiones, el ataque inglés fluía.

A medida que transcurrieron los minutos, Eslovenia empezó a exponerse más. El empate no le valía para nada y corría el rumor del resultado de Glasgow. El conjunto de Katanec comenzó a situar más hombres por delante de la línea de balón para atacar y, por puro empuje, y con la colaboración de un Birsa que aportó mucha actividad con su entrada, consiguió acercarse más a Hart. Aquello, empero, principalmente sirvió para una cosa: para que Inglaterra encontrara espacios para transitar. El espeso cuadro esloveno no conseguía abrir el bloque local, pero los Rashford, Kane, Sterling y cía sí pudieron empezar a correr y aquello acababa casi siempre en remate a Oblak.

Tras interceptar un saque con la mano del propio mientras el bloque esloveno se desplazaba en manada hacia el ataque, Walker encontró carril para correr y le puso un preciso balón a Kane, que definió con sangre fría a un toque y desequilibró el marcador sin tiempo para la reacción. Inglaterra estará así en Rusia 2018. Su actuación en Wembley fue de las mejores del último ciclo.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*